Escapadas y Viajes

Los consejos que debes seguir para hacer el Camino de Santiago con seguridad

Desde precauciones básicas a aplicaciones para reserva en los albergues: pistas y consejos para hacer el Camino este año sin correr riesgos

Este es, sin duda, el Año Xacobeo más complicado de las últimas décadas. La pandemia ha supuesto trabas para los peregrinos y, aunque la excepcional ampliación del Xacobeo hasta el 2022 dará más oportunidades para hacer la peregrinación una vez que las vacunas hayan reducido los riesgos, las autoridades y asociaciones relacionadas con el Camino de Santiago han creado protocolos y recomendaciones para aumentar la seguridad, tanto durante los trayectos como en los albergues.

Lo cierto es que, en muchos aspectos, el Camino de Santiago es un refugio inherentemente bueno contra el Covid-19. «Tenemos claro que uno de los espacios más seguros que puede haber hoy en día, con la pandemia, a la hora de viajar y de salir a

la naturaleza es precisamente el Camino de Santiago», nos dice Miguel Pérez, de la secretaría técnica de la Asociación de Municipios del Camino de Santiago. Al transcurrir en su mayor parte por áreas rurales, resulta muy sencillo mantener el distanciamiento social durante el trayecto. Y el mero hecho de salir a la naturaleza, en paz y reencontrándonos con nosotros mismos es beneficioso en sí mismo. «El Camino de Santiago tiene la parte espiritualmente sanadora, pero en este caso creemos que también una parte físicamente sanadora», comenta Pérez, y, por ello, la intención es «volver al Camino, recuperarlo como ese lugar de encuentro de todos y, a la vez, de encuentro con uno mismo».

Para ayudar a esa recuperación, la Asociación de Municipios ha reactivado dos campañas que ya pusieron en marcha el pasado verano (y que se complementan con otras del Consejo Jacobeo, de las diferentes asociaciones de amigos del Camino o de la Xunta de Galicia): «Albergues Seguros» y «Respira Hondo». Buena parte de las recomendaciones van dirigidas a los responsables y voluntarios de los albergues –tanto públicos, como privados o de la Iglesia– y se refieren a restricciones de aforo, formas correctas de realizar la limpieza y la desinfección, y medidas para prevenir contagios. Pero también hay un buen número de recomendaciones destinadas a los peregrinos.

Medidas básicas

Por supuesto, durante el Camino se siguen aplicando las medidas de precaución que bien conocemos porque llevamos aplicándolas durante un año: llevar mascarilla (quirúrgica o higiénica) y no tocarla, no tocarse la cara, llevar gel hidroalcóholico, toser o estornudarse en el codo, usar guantes cuando se vayan a tocar superficies posiblemente contaminadas y lavarse las manos siempre que se pueda, mantener una distancia de seguridad de al menos un metro y medio en lugares con aglomeración de gente… Todo ello sigue siendo de aplicación para los peregrinos.

Comprobar las restricciones

Aunque, con el fin del estado de alarma, la circulación sea ahora más libre, sigue habiendo restricciones de movimiento a nivel autonómico y municipal que pueden afectar a los peregrinos. En su página web, la Asociación de Municipios del Camino de Santiago va actualizando cada semana un mapa de las restricciones en el recorrido del Camino Francés. En él se muestran los municipios confinados, los cierres perimetrales y los lugares en los que no se permite el consumo en el interior de bares y restaurantes.

Consultar la disponibilidad de albergues

Muchos de los albergues para peregrinos ya han vuelto a abrir, pero con limitaciones en cuanto a aforo y apertura de cocinas y zonas comunes. Por ello, es importante poder comprobar con antelación si vamos a tener camas libres en el albergue en el que tengamos previsto pernoctar, para así evitarnos caminatas infructuosas y poder pensar en opciones alternativas. Para ello, se han puesto en marcha varias herramientas, como Albergues LOT (de la Asociación de Municipios), que da información en tiempo real de los albergues del Camino Francés. O en la web alberguesxacobeo.gal, que permite reservar plaza en los albergues públicos gestionados por la Xunta de Galicia. La asociación gallega de albergues privados (Agalber) también ofrece en su web un mapa y un listado de sus miembros. Y la Red de Albergues del Camino ha creado una app para hacer su información más accesible.

Llevar material propio

Para reducir el intercambio de enseres que podrían transmitir el virus, la mochila para el Camino tendrá que ser este año un poco más pesada que otras veces. Es muy importante, por ejemplo, llevar un buen saco de dormir, para reducir el uso de la ropa de cama de los albergues, que podrán cobrar extra por proporcionarla debido a los costes de desinfección (además, muchos albergues no van a proporcionar mantas). También se recomienda encarecidamente llevar suficientes bolsas de basura para guardar dentro la mochila, las botas, la ropa sucia y otros enseres cuando se esté en los albergues. También sería bueno llevar zapatillas o calzado cómodo para usar dentro de los albergues. Asimismo, se debe llevar un vaso o cantimplora propios para beber en las fuentes (también conviene desinfectarse las manos antes y después de usarlas y no tocar el grifo) y es recomendable llevar también platos y cubiertos. También bolígrafos, para no tener que compartirlos al firmar en los albergues. Y, por supuesto, una buena provisión de marcarillas, gel hidroalcohólico y desinfectante.

Precauciones en los albergues

Aunque los albergues tienen un protocolo muy detallado para prevenir contagios, nunca viene mal que los peregrinos pongan su grano de arena. Al llegar, usar los felpudos desinfectantes, dejar las botas y las mochilas en los lugares que se les indiquen (después de desinfectarlas y preferiblemente dentro de bolsas limpias) y lavarse las manos con gel. En las habitaciones, se recomienda cambiarse de ropa lo antes posible, no tocar las camas o literas ajenas ni las vacías, pulverizar con desinfectante las superficies que se vayan a tocar y usar siempre las papeleras. En los baños, entrar con toalla o ropa limpia, lavarse las manos antes de entrar y de salir y pulverizar con desinfectante manillas, retretes, mandos de duchas y otras superficies. Y usar chanclas en la ducha. En las cocinas, comedores y zonas comunes –en el caso de que estén abiertos–, respetar estrictamente el aforo y no dejar objetos personales encima de las mesas.

Recoger la Compostela

Una vez en Santiago, se ha modificado el procedimiento para recoger la Compostela, que acredita que hemos completado el Camino. Se seguirá recogiendo, como de costumbre, en la Oficina del Peregrino de la calle Carretas (abierta de 10.00 a 16.00 horas), pero será necesario completar un prerregistro en su web, retirar un ticket en la oficina con un código QR que indicará a qué hora se puede recoger la Compostela y acudir de nuevo a la oficina a la hora indicada, para evitar aglomeraciones.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class