Escapadas y Viajes

El nuevo puente de El Saltillo y siete pueblos mágicos de la Axarquía

Una escapada con siete pueblos clave en la agenda para conocer esta comarca malagueña repleta de historia, naturaleza y gastronomía

Situada al este de Málaga, la Axarquía es una comarca repleta de contrastes que van desde el paisaje abrupto y montañoso de sus sierras hasta sus fértiles vegas. Tierra de reminiscencias árabes y moriscas, de pueblos blancos instalados casi mágicamente en las laderas y de cultivos ancestrales y modernos como el aceite, la pasa, el vino, la miel, el aguacate y el mango. Siempre entre la montaña y el mar.

Frigiliana, el pueblo de los artesanos

Es todo un referente arquitectónico y cultural de la comarca, que ha atraído a decenas de extranjeros como segunda residencia. Muchos artesanos han instalado aquí sus talleres. Situado en el Parque Natural de las Sierras Almijara, de Tejeda y de Alhama, Frigiliana seduce por su laberinto de calles estrechas, sinuosas y empinadas que conducen al Barribarto, el barrio alto que sirvió de refugio a los últimos moriscos que habitaron esta villa.

El Saltillo, en Canillas de Aceituno

En la misma Sierra Tejeda se alza Canillas de Aceituno, rodeado por el pico de la Maroma, el pico del Fuerte y Rompealbaldas. También de origen morisco, ha vivido casi exclusivamente de la vid y del olivo, con sus calles sin plazas decoradas con cientos de flores en sus fachadas blancas. De aquí se sale para ir al Saltillo, ‘el otro caminito del Rey’ en Málaga, muy de moda en los últimos por su puente voladizo de 54 metros de longitud que conecta los términos municipales de Sedella y Canillas de Aceituno.

Tour del aceite en Periana

Es el punto ideal para descubrir la ruta del aceite y de los montes. Un auténtico mirador para admirar los bellos paisajes que lo rodean, como el embalse de la Viñuela o la depresión del río Guaro. Hay algunos casas señoriales en su trazado urbano, pero lo más destacado se encuentra en su olivar centenario de alta montaña, con ejemplares excepcionales como el ‘olivo caracol’, el más monumental de España, o el ‘olivo del escondido’, este último en la pedanía de Mondrón.

Comares, el balcón de la Axarquía

Llegar a Comares, a 23 kilómetros de Periana, es ascender al cielo de la comarca y disfrutar desde arriba de sus cultivos de almendros, vid, algarrobos y olivos. A Comares se le considera ‘el balcón de La Axarquía’, en la cima de una montaña, sobre unas impresionantes paredes verticales de piedra viva, inexpugnable defensa natural. En la Puerta del Agua, está la tirolina más larga de España en anclaje natural (436 metros) y se puede subir por tres vías ferratas totalmente acondicionadas para su uso: Fuente Gorda, Cueva de la Ventana y Puerta del Agua.

Almáchar, la villa del ajoblanco

A 45 minutos en coche de Comares se halla Almáchar, alrededor de unas tierras que antaño eran muy apreciadas por su fertilidad y por las pasas de la variedad lexía que allí se producían. Todavía hoy se cultivan -cada vez es más difícil- estas uvas pasas que son seleccionadas minuciosamente a mano cuando se cortan de los racimos. Almáchar es una de los eslabones de la Ruta de la Pasa junto a Moclinejo y El Borge, pero también tiene fama por su fiesta del ajoblanco, el primer sábado de septiembre.

Moclinejo, mosaicos y bodega centenaria

Moclinejo, mosaicos y bodega centenaria. En Moclinejo, donde brillan los mosaicos de sus casas, hay que visitar la bodega centenaria de Antonio Muñoz Cabrera, para conocer su museo y comprobar cómo ha evolucionado la elaboración del vino desde 1927 hasta la actualidad. Antonio Muñoz Anaya, descendiente del fundador, ha reunido las viejas herramientas de esta pequeña bodega y muestra sus caldos más afamados de Pedro Ximenez con una antigüedad de 50 años, y los más recientes.

Vélez-Málaga, la capital

Su casco antiguo está declarado Conjunto Histórico Artístico, pero también cuenta con 20 km de playa -Torre del Mar es una referencia- y una gran extensión de zona cultivada con frutales y hortalizas subtropicales que crecen gracias al microclima de las Sierras del Parque Natural de Tejeda y Almijara y al agua del embalse de La Viñuela. En el pueblo hay que visitar su fortaleza árabe, construida a partir del siglo X; o la ermita de la Virgen de los Remedios, en cuyo interior destacan las colosales pinturas de Evaristo Guerra.

Para dormir: Bou Hotel Cortijo Bravo, en Vélez-Málaga, y Bou La Viñuela Hotel & Spa, en el embalse de La Viñuela.

Para comer: Chivo al horno en El Bodegón de Juan María, en Canillas de Aceituno.

Más: www.axarquiacostadelsol.es / www.visitacostadelsol.com

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class