Tecnología

Todo lo que un cinéfilo y serieadicto debe tener en cuenta cuando renueva su televisor

¿Remáster u original? ¿Oscuridad total o iluminación ambiental? ¿Las palomitas son necesarias o hacer ruido en mitad de una peli es causa de expulsión de la sala? Las preguntas que dividen a los cinéfilos son numerosas, pero, si les preguntáramos, todos ellos estarían de acuerdo en algo: una cosa es tener un televisor para ver la tele y otra muy distinta usarlo para ver cine.

Esto se extiende también a las series de televisión, que desde que alcanzamos el momento «Peak TV» hace ya más de una década, nada tienen que envidiar a las mejores producciones de Hollywood. Fotografía, maquilla, vestuario e incluso efectos especiales están a un altísimo nivel, hasta el punto de que comprar una tele cualquiera para ver nuestras series favoritas puede ser un grave error.

Hay que conocer bien las especificaciones técnicas de cada modelo e incluso nuestras circunstancias personales. Porque igual que no todas las teles son iguales, tampoco lo son todos los salones. Y lo mismo sucede con sus espectadores. ¿Ves la tele solo y al mediodía o por las noches y con la familia? ¿Juegas además a los videojuegos? ¿Usas streaming o sigues fiel a los discos ópticos? Estas y otras cuestiones deben ser examinadas antes de hacer la compra. Veámoslas con calma.

El tamaño importa tanto como la distancia

Cuando hablamos de teles… ¿se aplica eso de «caballo grande, ande o no ande»? Eso es algo que depende mucho de la tecnología. Y también del espacio que tengamos para su instalación. Más allá de criterios estéticos, como poner una tele muy grande o muy pequeña en un mueble de dimensiones claramente poco acogedoras para el aparato, hay que tener en cuenta aspectos como la densidad de píxeles y la distancia de visionado.

Según los expertos de la Society of Motion Picture & Television Engineers (SMPTE), para un uso mixto, lo ideal es que la pantalla ocupe aproximadamente 30º de nuestro campo de visión. Así, un televisor de 75 pulgadas deberíamos verlo desde aproximadamente 3 metros de distancia, por ejemplo. Pero claro, también hay que considerar la posible pixelación.

Una pantalla 4K UHD posee 3.840 x 2.160 píxeles visibles, y cuanto más grande sea la pantalla o más cerca nos encontremos de la misma, más apreciables serán. La guía práctica de LG indica que un televisor de 75 pulgadas se puede ver conservando la máxima calidad de imagen desde una distancia de 2 a 3,2 metros. Si bajamos a 55 pulgadas, estaríamos hablando de entre 1,4 a 2,4 metros de distancia, aproximadamente.

Lo interesante del asunto es que los televisores 8K (7.680 x 4.320) como el LG QNED MiniLED 99 y el LG OLED Z1 no tienen esta limitación. Su enorme densidad de píxeles a cualquier tamaño hace que estos puntos individuales sean invisibles a cualquier distancia de visionado razonable, por lo que técnicamente podríamos ver la tele desde un metro de distancia y no se apreciaría pérdida de definición alguna.

Resumiendo, para disfrutar de la máxima calidad de imagen con un televisor 4K, es necesario tener en cuenta la separación que vamos a tener entre la tele y el sofá antes de decidirnos por un tamaño u otro. En los modelos 8K, este aspecto ya no tiene importancia, así que podemos elegir una tele todo lo grande que queramos que no notaremos la diferencia. Tan solo puede ser interesante recordar la recomendación de los 30º para un uso mixto.

¿LG QNED MiniLED, OLED o LCD LED? Un televisor para cada salón

Dentro de la gama de televisores de LG encontraremos además diversas tecnologías de pantalla. En la cima se sitúa el OLED, el único que presume de negro puro y maravilloso contraste, seguido por los paneles LG QNED MiniLED y los tradicionales LCD LED, que pueden brindar una buena calidad de imagen gracias a los últimos avances de la compañía. ¿Cómo saber cuál es el mejor para cada hogar? Estos son sus puntos fuertes:

-OLED: Los paneles orgánicos OLED utilizan tecnología emisiva, por lo que cada píxel brilla de forma independiente y también puede apagarse para generar el negro más puro imaginable. Por este motivo, se dice que tienen un constraste infinito. Esto implica unos colores increíblemente vibrantes y la ausencia absoluta de defectos como el blooming, esos halos blanquecinos que se generan por el uso de sistemas de retroiluminación LED y que resultan especialmente molestos cuando vemos la tele a oscuras.

Dada su elevadísima fidelidad cromática y su incomparable contraste, OLED es la tecnología favorita de cinéfilos y amantes de las series. Además, tiene una elevada motion resolution. Sus píxeles cambian de color con mayor velocidad que en los paneles LCD, por lo que, unido a los nuevos modelos de 100 Hz, proporcionan una imagen en movimiento increíblemente definida, sin estelas ni emborronamientos, pero también muy, muy suave, totalmente desprovista de tirones.

Los últimos modelos OLED de LG esconden, además, un as en la manga: Filmmaker Mode. Esta tecnología, apoyada por cineastas como Martin Scorsese, James Cameron, Christopher Nolan y Paul Thomas Anderson, desactiva el posprocesado innecesario de vídeo para lograr la calidad de imagen que se deseaba durante la producción de una película, respetando así la visión original de su director. Con solo activar esta característica, se respeta el color, el contraste, la tasa de fotogramas y la relación de aspecto, convirtiendo el televisor en una pantalla de cine calibrada para cada film.

Como remarca Cameron, el objetivo es ser fieles a la película que el director rodó. «Pasamos mucho tiempo pensando en ellas. Tomamos miles de decisiones al día, literalmente, sobre el sonido, el color, la luz, las sombras, la actuación, la emoción… Eso es lo que hacemos y lo que hace que la película sea lo que es. Es importante que los fabricantes de los dispositivos que permiten verla (..) honren lo que pretendía el cineasta».

Por si esto no fuera suficiente, los paneles OLED emiten un 50% menos de luz azul, lo que, en combinación con su alta tasa de refresco y gran fluidez de imagen, evita el cansancio ocular y la aparición de cefaleas. Ver una temporada entera de un tirón o hacer un ciclo de un director concreto nunca más te dejará tirado en el sofá con las manos en la cabeza y la sensación de estar terriblemente cansado pese a no haberte movido.

Es una característica bautizada desde LG como Guardián Ocular, que ofrece una forma más cómoda de ver la tele durante más tiempo. Para refrendarlo, los dispositivos LG OLED cuentan con la certificación de las agencias TÜV Rheinland  y Underwriter Laboratories, que destaca sus «bajas emisiones en luz azul, sin parpadeos y sin reflejos molestos», y de la Eyesafe® desarrollada por TUV-Eyesafe®.

-QNED MiniLED: La tecnología LG QNED MiniLED es una de las revelaciones de este año. Exclusivas de LG, estas pantallas combinan paneles LCD NanoCell de alta calidad con puntos cuánticos. Estas partículas pueden cambiar su color al recibir un estímulo eléctrico y permiten que los televisores LG QNED MiniLED muestren un mayor número de colores. Son, además, televisores increíblemente brillantes, puesto que poseen un sistema de iluminación de matriz completa compuesto por casi 30.000 diodos Mini LED para generar unas 2.500 zonas de atenuación.

El uso de la tecnología MiniLED permite mejorar el contraste y reducir el blooming. También aumenta la luminosidad de los televisores LG QNED MiniLED, que se ven perfectamente con todas las persianas hasta arriba. El OLED, por contra, se recomienda disfrutarlo con una iluminación más ambiental, dado que su tecnología es algo menos luminosa.

-LCD LED: La familia de televisores LG UP demuestra que es posible disfrutar de una buena calidad de imagen con la tecnología LCD LED. Estos televisores UHD de entre 43 y 86 pulgadas brindan una velocidad de refresco máxima de 100 Hz en los modelos de mayor tamaño (82 y 96 pulgadas), así como la tecnología IPS y un procesador que facilita el escalado de contenidos Full HD a 4K sin pérdida de calidad de imagen.

También muy luminosos (son compatibles con HDR 10 Pro), estos televisores son más asequibles y se orientan como opción polivalente para todos los públicos. Además, el uso de un panel de tipo IPS garantiza unos ángulos de visión muy amplios. Esto hace que sean la opción perfecta si vamos a ver series y pelis en familia o con un gran grupo de amigos, puesto que la calidad de imagen no mermará desde su punto de vista aunque se encuentren algo dispersos.

¿Necesito una Smart TV si quiero ver películas y series en mi televisor?

Respuesta rápida: Sí. Respuesta larga: Sí, siempre. Actualmente (y desde hace ya bastantes años) no se fabrican televisores que no sean inteligentes, por lo que cualquier modelo que no tenga este tipo de funciones estará basado en tecnologías antiguas y desfasadas. Pero, además, hoy en día la mayor parte de los contenidos se consume en streaming, por lo que necesitaremos poder acceder a las principales plataformas de contenidos. Esto será más cierto que nunca conforme los televisores 8K se hagan con el mercado, relegando al mercado del coleccionismo formatos como el Blu-ray.

Los televisores de LG están dotados con la plataforma inteligente webOS 6.0 Premium, un sistema operativo rápido e intuitivo que permite localizar y organizar nuestras apps favoritas mediante un sistema de tarjetas muy visual. En su tienda de aplicaciones encontraremos las apps de contenidos más demandadas, como las de Netflix, beIN Connect, Amazon Video, Movistar, Disney+, HBO, YouTube, A3Player, RTVE y muchas más.

El objetivo es facilitar el acceso instantáneo a las aplicaciones más demandadas, de modo que sea más sencillo descubrir nuevos contenidos afines al usuario, su historial de visualizaciones o aquellas series, películas o programas que el sistema de recomendaciones irá mostrando.

Plataformas como Netflix se pueden ver además en 4K nativo si nuestra conexión a Internet es lo suficientemente rápida, y televisores 8K como los LG QNED MiniLED 99 y LG OLED Z1 pueden aprovechar esta circunstancia para escalar la imagen con la máxima calidad posible.

El manejo de WebOS 6.0 Premium se realiza usando el mando a distancia Magic Remote de LG. De diseño compacto, solo posee el número justo de botones, puesto que la interfaz del televisor se encarga de mostrar las opciones necesarias de forma ordenada para no tener que estar buscando dónde poner el dedo. Posee, además, accesos directos para lanzar nuestros contenidos favoritos con un toque, y gracias a la tecnología NFC, facilita la visualización de aquellos que tengamos en nuestro teléfono móvil en la pantalla del televisor. Solo será necesario pasar el smartphone por encima del mando para verlos en gran formato. Todo un lujo.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class