Tecnología

Este sensor abre y cierra puertas corredizas al acercar la mano para que no tengas que tocarlas (o para creerte un jedi)

Sensor abre y cierra puertas corredizas
Sensor abre y cierra puertas corredizas
Spread the love

XATAKA

Más de un fan de Star Wars ha hecho gestos con la mano al acercarse a una puerta automática para simular que la está controlando a distancia como un jedi. Ahora realmente lo podrán hacer, no siendo realmente jedis sino gracias a Kinetic Touchless 2.0, un sensor que permite controlar puertas corredizas… sin tocarlas.

El invento ha sido creado por un estudio de diseño de Singapur llamado Stuck Design y que sea 2.0 no es causalidad. Previamente habían desarrollado otra idea para que no tengamos que tocar los botones de ascensores, en esa ocasión el sensor de proximidad presionaba el botón al acerca el dedo a una distancia determinada. ¿Por qué? Cuestión de higiene según indican, el contacto con ítems que muchas personas tocan en público puede ser un entorno ideal para la propagación de gérmenes.

El sensor Kinetic Touchless 2.0 busca reemplazar los sensores de peso o de movimiento que se suelen colocar en las puertas corredizas para abrirlas. En su lugar coloca un pequeño panel con sensor de proximidad en la puerta y a la altura de la mano. Cuando detecta una mano cerca le ofrece el control de la puerta permitiendo abrirla o cerrarla según cómo se mueva la mano.

La tecnología detrás de esto no es nada revolucionaria, estamos ante un sensor de proximidad capaz de entender los movimientos en tres dimensiones. Similar a lo que ofrece el Face ID de los iPhone o por ejemplo Project Soli de Google. Hasta LG colocó algo similar en sus teléfonos para controlarlos por gestos.

Según describen sus creadores, sólo hay que acercarse con la mano al sensor hasta que esté lo suficientemente cerca. A medida que la mano se acerca una animación en el sensor muestra lo que falta que se acerque para otorgarle el control. Posteriormente la animación muestra dos flechas laterales para indicar que se puede desplazar. Donde sea que se mueva la mano, el sensor (y en consecuencia la puerta) le seguirá.

Puertas automáticas vs puertas manuales

La pregunta que surge aquí es por qué molestarse con esto cuando las puertas ya se abren por si solas al acercarse. Sí, es cierto que no es tan cómodo como simplemente acercarse a una puerta. Sin embargo, los creadores de Kinetic Touchless 2.0 apuntan al punto negativo de tener una puerta automática: gasto de energía innecesario.

Las puertas automáticas muchas veces se abren de forma innecesaria y no solamente consumen energía en eso, que es lo de menos, sino también en la climatización del espacio. Si el edificio o la habitación está climatizado cada vez que se abre la puerta se produce una liberación considerable de temperatura hacia el exterior. Una puerta manual como esta en principio ahorra al no abrirse siempre que alguien pasa cerca, quiera o no quiera cruzar la puerta.

Dicho esto, no todo son ventajas con un Kinetic Touchless 2.0. La puerta y su uso puede suponer una dificultad para personas con problemas de accesibilidad que no pueden llegar al sensor por ejemplo. Así mismo, ralentiza el proceso de entrada o salida si hay muchas personas por ejemplo. Eso sí, combinado con las puertas-pantalla de LG desde luego quedaría una puerta de lo más futurista.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class