Tecnología

Dos semanas con el Samsung Galaxy S21 Ultra: ¿merece la pena?

ultra-kkU--620x349@abc
Spread the love

Rodrigo Alonso –  ABC

El dispositivo más competente de la nueva familia de «smartphones» de Samsung brilla por sus cámaras y su gran rendimiento. Aunque tiene debes, como la falta de una entrada física para auriculares y de un enchufe

Las tecnológicas no paran de desarrollar productos ni en medio de una pandemia. Algunas, incluso, consiguen acortar plazas y poner en la calles sus dispositivos más punteros incluso antes de lo que nos tenían acostumbrados cuando la Covid-19 no había desgajado la normalidad. Ese es el caso de Samsung, que escogió el pasado 29 de enero para poner en las calles la nueva versión de su familia de «smartphones» de gama alta: los Samsung Galaxy S21, todos compatibles con conectividad 5G. Dentro de la terna, que está compuesta por tres dispositivos diferenciados por sus prestaciones, el más competente es el modelo Ultra. Que goza de una pantalla infinita de 6.8 pulgadas y una cámara principal de 108 megapíxeles

que ofrece imágenes en una calidad pasmosa. Sin embargo, esto no implica que sea el teléfono indicado para todo tipo de usuarios.

Aunque no resbala, sus dimensiones lo hacen algo incómodo, tanto cuando se está utilizando como cuando se lleva en el bolsillo. Tampoco se puede decir que resulte especialmente ligero. Su peso, de 228 gramos, es el mismo que tiene el iPhone 12 Pro Max. Algo por encima de lo que es habitual entre los «smartphones» más punteros, que suelen tener más peso que sus hermanos pequeño debido a los componentes que albergan. Especialmente en lo que se refiere a la batería, que en el caso del Ultra alcanza los 5.000 mAh. La autonomía del móvil, con un uso normal -tirando a moderado- puede alcanzar los dos días. Sin embargo, si se emplea para escuchar música cuando se está en la calle, o para ver vídeos de YouTube o series en Netflix, hará falta ponerlo a cargar cada 24 horas. El dispositivo cuenta con carga rápida de 25W. En función del enchufe que se emplee, se puede pasar del 5% de batería al 100% en periodos que varían entre una y dos horas y media.

El diseño y los acabados son realmente buenos. El dispositivo está recubierto por cristal Gorilla Glass Victus que ofrece una protección notable contra arañazos. Sin embargo, no es irrompible, por lo que es conveniente que el usuario lleve el dispositivo siempre protegido con una funda. Especialmente para que las cuatro cámaras que luce en la esquina superior izquierda de su trasera no sufran daños por una caída fortuita. Respecto a los colores, el modelo Ultra, en concreto, está disponible en negro y gris en acabados mate. Samsung por fin abandona los tonos metalizados de familias anteriores, que provocaban que los «smartphones» se llenasen de huellas y suciedad con gran facilidad.

Respecto al rendimiento del terminal, está a la altura de lo que el usuario más exigente esperaría de un dispositivo que, no olvidemos, tiene un precio de mercado que parte de los 1.249 euros. Un coste que le deja, virtualmente, fuera del alcance de una parte importante de los consumidores. En concreto, el dispositivo ofrece una resolución en su pantalla Dynamic AMOLED WQHD+ de de 3.200 x 1.440 píxeles en concreto. La tasa de refresco de imagen en pantalla se adapta al contenido que se está consumiendo y alcanza los 120 Hz. En total, el panel representa un 89% del frontal.

Esto, sumado a sus características, y al destacado rendimiento que ofrece su motor, el nuevo Exynos 2100 de 5 nanometros, que fue presentado a mediados de enero por Samsung dentro del marco del (digital) CES 2021, lo convierten en un dispositivo ideal para los grandes consumidores de contenido multimedia. También para los amantes de los videojuegos. Cabe recordar que empresas como Sony, Google, Amazon o, especialmente, Microsoft, están apostando por democratizar el videojuego al máximo posible. Y eso pasa por potenciar el juego en «streaming» desde otras plataformas además de la consola, como es el caso de los teléfonos móviles o las tabletas. Además, a diferencia de sus hermanos, el S21 y S21+, el modelo Ultra es compatible con el S-Pen, el lápiz inteligente de Samsung. Algo que lo convierte en un dispositivo interesante para determinados profesionales, como es el caso de arquitectos o diseñadores.

Las cámaras, su principal punto fuerte

El rendimiento que ofrecen las cámaras de un «smartphone» es uno de los puntos que más interés despiertan entre los potenciales usuarios. En el caso del Samsung S21 Ultra, el desempeño que ofrecen es sobresaliente independientemente de las condiciones de luz. En concreto, el dispositivo cuenta con cuatro sensores alojados en un módulo rectangular en la esquina superior izquierda del dispositivo: un sensor principal, que es el que más destaca, y ofrece una resolución de 108 megapíxeles, un ultra gran angular de 12 MP y dos teleobjetivos de 10 MP cada uno.

Imagen tomada con el sensor principla del Galaxy S21 Ultra
Imagen tomada con el sensor principla del Galaxy S21 Ultra – R.Alonso

 

 

Imagen tomada con 30 aumentos digitales
Imagen tomada con 30 aumentos digitales – R.Alonso

 

La cámara del modelo Ultra de los S21, como ocurría con su antecesor dentro de la familia S20, cuenta con un zoom que puede alcanzar los 100 aumentos. Pero que no ofrece resultados destacados y no figura entre las grandes motivaciones que deberían llevar a un usuario a desembolsar el precio que se pide por el terminal. Hasta los 30 aumentos, sí que podemos decir que los resultados que ofrece el dispositivo son más que satisfactorios. Lo mismo se pasa de la cámara para «selfies» que aloja en la parte delantera y alcanza los 40 MP. Ideal para estos tiempos de pandemia, en la que buena parte de los usuarios se han visto a vivir entre conferencias. La grabación de vídeo, llegando a alcanzar, inclusive el 8K.

Imagen tomada con 100X
Imagen tomada con 100X – R.Alonso

Sin enchufe y sin entrada de auriculares

A diferencia de los S20, la nueva familia de S21 no tiene ranura para tarjeta SD. Esto no es un gran problema, ya que el modelo Ultra cuenta con versiones de 12 y 16 GB de RAM y 128, 256 o 512 GB de memoria interna. Más problemático puede resultar el que el dispositivo no venga con enchufe o no cuente con entrada de tipo «jack» para los auriculares. Lo que obligará al usuario a rascarse de más el bolsillo y adquirir unos dispositivos de este tipo que cuenten con conexión por bluetooth. Acompañando el lanzamiento de sus nuevos «smartphones» de gama alta, Samsung ha puesto en el mercado los nuevos Galaxy Buds Pro. Un «gadget» que ofrece un gran sonido envolvente y una cancelación de ruido inteligente muy lograda.

En concreto, los auriculares cuentan con un woofer de 11 milímetros para unos graves más profundos y un tweeter de 6,5 milímetros para unos agudos más nítidos con la mínima distorsión. Además, cuentan con tres micrófonos y una unidad de captación de voz (VPU), que ofrecen mayor claridad de voz posible al usuario cuando los emplea durante una llamada. Los dispositivos, además, cuentan con la funcionalidad Sonido Ambiente, que permite personalizar la experiencia para que el usuario que lo desee puede aumentar en más de 20 decibelios el sonido ambiente. Esta característica es ideal para personas ocupadas que realizan múltiples tareas, o para dar un paseo o salir a hacer ejercicio sin perder la percepción de lo que ocurre a nuestro alrededor.

Son muy cómodos y fáciles de usar. Nada más sacarlos de su estuche, que ofrece una autonomía de 20 horas, el S21 es capaz de reconocerlos y, directamente, ofrece al usuario la posibilidad de asociarlos. La configuración del dispositivo se puede realizar desde la «app» Galaxy Wearable, donde, además, se muestra la carga que tienen tanto los auriculares como el estuche.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class