Salud

Soluciones para tratar el resfriado

María R. Lagoa

Los adultos pueden sufrir hasta cuatro resfriados al año y los niños hasta diez. Es una afección muy frecuente y sobre los remedios para atajarla o paliarla se ha escrito mucho. La sabiduría popular está repleta de recetas para el catarro, muchas veces contradictorias. Tampoco hay unanimidad entre los médicos, sobre todo en lo que respecta a los remedios caseros. Sí la hay sobre los fármacos que contribuyen a aliviar los síntomas y sobre la ineficacia absoluta de los antibióticos. CuídatePlus busca respuestas con la ayuda de Guadalupe Blay, responsable del Grupo de Trabajo de Endocrinología y Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), y Rosendo Bugarín, médico de familia en Monforte de Lemos (Lugo).

Sí al paracetamol y no a los antibióticos

“Lo primero y fundamental es que los antibióticos no funcionan”, subraya Rosendo Bugarín, una aseveración que cien por cien suscribe Guadalupe Blay y toda la literatura científica. Los virus son la causa del catarro común y no responden al mecanismo de acción de los antibióticos, dirigidos exclusivamente a batallar contra las bacterias.

El paracetamol, los anticatarrales clásicos y los antiretrovirales, por este orden según la gravedad del caso”, son los fármacos adecuados para el resfriado a juicio de la portavoz de la SEMG. Bugarín añade que hay ensayos clínicos que concluyen que el Naproxeno puede funcionar también. En cualquier caso, advierte que estas son medidas de soporte para pasar mejor la enfermedad, ya que el resfriado no se cura.

Para la congestión nasal o taponamiento, los descongestionantes son eficaces, pero no deben utilizarse más de tres días porque se puede producir un efecto rebote. Los lavados de agua con sal, que se pueden preparar en casa o adquirir los preparados en la farmacia, son otra solución.

El tabaco aumenta la duración

Una recomendación importante es no fumar. Existe evidencia de que el tabaco aumenta la duración del catarro porque deteriora la mucosa respiratoria. “Si no fumas, te curas antes, es un factor a tener muy en cuenta”, comenta el médico de familia de Monforte.

Los remedios caseros

Sobre los remedios caseros nuestros expertos muestran discrepancias. Mientras Rosendo Bugarín no confía en la utilidad de ninguno, Guadalupe Blay señala que, por ejemplo, los vahos de eucalipto han demostrado que pueden aliviar los síntomas en adolescentes y niños con rapidez, pero también en este caso deben limitarse a tres días porque su uso durante más tiempo puede causar irritación.

Ambos médicos coinciden en que no funciona colocar una cebolla en la mesita de noche para aplacar la tos ni abrigarse para sudar. Es conveniente el reposo y no son aconsejables los cambios bruscos de temperaturas ni los ambientes cargados.

Hidratación

“La hidratación con agua o caldos permitirá que la mucosidad vaya desapareciendo y ayudará a prevenir bloqueos en los senos nasales y el aumento de la irritación”, señala Guadalupe Blay, para quien beber agua y caldos es la mejor manera de hidratarse cuando se está pasando por un catarro. Rosendo Bugarín está de acuerdo pero alerta de la “hiperhidratación”: “Hay casos, sobre todo en gente mayor, que se ha visto que disminuye la concentración de sodio en sangre. Hay que beber pero dentro de un límite”.

Alimentos que ayudan

La responsable del Grupo de Trabajo de Endocrinología y Nutrición de la SEMG revela que existen una serie de alimentos beneficiosos. En primer lugar coloca los caldos calientes que, además de ser una fuente de hidratación, permiten mantener la temperatura corporal en 37 grados.

La calabaza porque su betacaroteno se transforma en vitamina A tras ser absorbido por el organismo. Esta vitamina favorece el buen estado del sistema inmune, ya que refuerza las defensas y ayuda a prevenir enfermedades, especialmente del aparato respiratorio.

La granada es una fruta también muy rica en vitamina C, cubre las necesidades diarias de ácido fólico y es tres veces más antioxidante que el té verde. Por su parte, el kiwi aporta más del doble de vitamina C que la naranja, favorece la absorción de hierro y estimula el sistema inmunitario para prevenir posible infecciones como resfriados y gripes.

El huevo es otro alimento recomendado. Tiene selenio y zinc, que ayudan a mantener el sistema inmunológico sano.

El ajo incrementa las defensas y mejora la respuesta del organismo ante el ataque de virus y bacterias, sirve para tratar infecciones respiratorias y plantarle cara a la tos. Sus propiedades mucolíticas ayudan a expulsar los mocos en procesos gripales y catarrales.  Asimismo, la cebolla ayuda a fortalecer el sistema inmunitario y a aliviar la inflamación de garganta.

La manzanilla es una hierba que ayuda frente a la tos, según Blay, y la eficacia de la miel como antitusígeno en niños ha sido avalada frente al placebo y a la ausencia de tratamiento.

Controversia sobre la vitamina C, la echinacea y el zinc

Existe controversia sobre la utilidad de la vitamina C, la echinacea y los suplementos de zinc. La responsable del Grupo de Trabajo de Endocrinología y Nutrición de SEMG explica que la vitamina C contribuye al mantenimiento de las barreras naturales contra las infecciones, “por lo que nos defiende de éstas y es un poderoso antioxidante”.

Con respecto a los suplementos de zinc, señala que el posible efecto protector del zinc se deriva de estudios realizados con pocos participantes, lo cuales concluyeron que evita que se multiplique el rinovirus y que se sitúe en las membranas mucosas de la garganta y la nariz. “No son concluyentes, consumir suplementos más allá de consumo diario aconsejado no es recomendable”, acota Blay.

Por último,  no hay consenso sobre cuáles son exactamente los ingredientes de la equinacea que podrían prevenir o ayudar en la recuperación de un resfriado o si la clave está en la combinación de los ingredientes: “En el análisis de varios ensayos, ninguno mostró por sí solo que la equinacea evitara los catarros”.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class