Salud

Riesgos que no conocías de comer masa cruda de galletas

Isabel Gallardo Ponce

Cuando cocinamos en casa un bizcocho o unas galletas hay quien siempre rebaña el molde. Pero esa primera mezcla sin cocinar puede llegar a estar tan rica que hay quien consume la masa cruda. Lo avisaban nuestras abuelas: “no comas eso que es indigesto y te puedes poner malo”.

¿Es esto cierto? Guadalupe Blay Cortés, responsable del Grupo de Trabajo de Endocrinología y Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), nos resuelve las dudas: La masa cruda -de cualquier alimento como el pan, las pizzas, las galletas o bizcochos- puede contener bacterias que causan enfermedades.

El problema radica en que al cocinar las masas se eliminan las bacterias que pueda contener. La harina puede contener Escherichia Coli (E.coli), “que produce la toxina Shiga, que causa intoxicaciones alimentarias”, dice Blay.

Andrea Marqués, dietista-nutricionista del Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), añade que esta bacteria “suele encontrarse en ambientes húmedos y sobrevive muy bien en la harina”. Junto a ella, si la masa contiene huevos también puede encontrarse la salmonella.

Cómo evitar la presencia de bacterias en la masa cruda

Las técnicas que incluyen hervir, hornear, asar, freír y cocinar la comida en el microondas, esterilizan el alimento con harina. “Sin embargo, la masa cruda no se ha sometido a ningún paso de esterilización”, recuerda Blay. Cuando se trata de masas en las que se han pasteurizado los huevos se evita el peligro de que aparezca la salmonelosis. Lo mismo ocurre si se prescinde de ellos o al hacer un pretratamiento térmico de la harina, que se elimina la presencia de E.coli.

Y aunque hay quien cree que cocinarlas un poco o consumirlas semicrudas puede eliminar las bacterias, Marqués aconseja no hacerlo porque “las bacterias pueden terminar de fermentar en nuestro estómago y liberar gases de fermentación que provocan fuertes dolores de estómago”.

De ello ya advirtieron hace un tiempo los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en sus siglas en inglés) y la Agencia de la alimentación y el medicamento en Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés), entidades que amplían esta precaución a no dar a los niños masas crudas que contengan harina para hacer manualidades. 

Síntomas de intoxicación  por masa cruda

No obstante, si hemos ingerido masa cruda que resulta estar intoxicada pueden aparecer los siguientes síntomas entre seis horas y cuatro días después, comunes en la intoxicación por E.coli y salmonella:

  • Diarrea (a menudo con sangre).

  • Cólicos abdominales.

  • Fiebre.

  • Vómitos.

“La mayoría de las personas se recuperan en una semana. No obstante, algunos síntomas pueden durar más tiempo y agravarse, dando lugar a un tipo de insuficiencia renal denominado síndrome urémico hemolítico (SHU)”, explica Blay.

¿Cómo tratar una intoxicación alimentaria por estas bacterias?

Cuando aparece una intoxicación alimentaria producida tanto por E.coli como por salmonella hay que llevar a cabo ciertas medidas:

  • Líquidos para ayudar a prevenir la deshidratación y la fatiga.

  • Evitar tomar medicamentos antidiarreicos, pues desaceleran el aparato digestivo y no permiten al cuerpo deshacerse de las toxinas.

  • En general, no se recomiendan los antibióticos porque pueden aumentar el riesgo de complicaciones graves.

  • En los casos en los que sea necesario, si se administra un antibiótico se aconseja que sea con espectro para bacterias Gram negativas. 

  • Vigilar las constantes como la fiebre, la tensión arterial y los signos de deshidratación.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class