Portada » Otoscopio: preparativos y posibles complicaciones
Salud

Otoscopio: preparativos y posibles complicaciones

Otoscopia
Otoscopia
Spread the love

El examen con otoscopio es uno de los exámenes más utilizados en las consultas de otorrinolaringología y atención primaria. Se utiliza para examinar la parte más externa del oído desde el oído hasta la membrana timpánica. Esto es muy útil porque las enfermedades del oído (como las infecciones) son muy comunes en la población general. Esto es cierto para los tapones de cera e incluso para los tímpanos perforados. La ventaja de la otoscopia es que es un método de prueba rápido, sencillo y seguro. Por eso en este artículo te explicamos cómo se hace, de qué tipo es y para qué sirve.

¿Qué es un otoscopio? Como señalamos en la introducción, la otoscopia es un procedimiento que se puede utilizar para estudiar el oído externo y la membrana timpánica. El término deriva de la palabra griega otos, que significa “oír” y skopetin, que significa “comprobar”. Según un artículo de “Comprehensive Pediatrics”, los otoscopios también pueden ayudar a evaluar el oído medio. Esto se debe a que, aunque no entra en dicha cavidad, nos permite ver si hay alguna secreción en su interior. También comprobará si el tímpano está perforado y, de ser así, cuál es la mucosa del oído medio.

Se utiliza un instrumento llamado otoscopio para realizar un examen con otoscopio. Es un dispositivo con un grosor de 2 cm, con un cabezal hueco desechable. La cabeza puede tener diferentes diámetros para adaptarse mejor a cada paciente. La lente de la oreja tiene una lente transparente que le permite observar el interior de la oreja. Además, tiene luz propia que puede iluminar el canal auditivo. La verdad es que hoy en día existen diferentes formas. Sin embargo, todos tienen estructuras más o menos similares. El examen con otoscopio también puede usar un microscopio o endoscopio. Son dispositivos que pueden obtener imágenes más claras.

Oído Interno

¿Por qué se requiere esta prueba? El otoscopio es una prueba sencilla e indolora de gran utilidad. Como señalamos, cualquier médico puede realizar esta prueba. Sin embargo, es más común que se realice en una consulta de otorrinolaringología, pediatría o atención primaria. Esto es muy común en pediatría, porque los niños a menudo padecen enfermedades relacionadas con el oído. Por ejemplo, las infecciones son comunes. Según explican los expertos del Teatro Tenor de Valencia, una de las principales indicaciones es evaluar la integridad del tímpano. Las perforaciones pueden ocurrir por muchas razones, como el uso de tapones para los oídos o tumores.

Además, el examen con otoscopio nos permite observar la presencia de tapones de cera, lo cual es muy común. Los tapones para los oídos pueden causar pérdida de audición. Algunas personas tienen cierta tendencia a enfermarse. Esto se debe a que producen cerumen más rápido de lo que eliminan el cerumen. Cualquier otro cambio que afecte al oído externo puede evaluarse mediante otoscopia. Por ejemplo, hay algún tipo de lesión u objetos extraños, como insectos. También se utiliza para detectar tumores, como el colesteatoma. ¿Cómo se realiza un otoscopio? Para realizar un otoscopio, es importante hablar con el paciente de antemano y comprender sus síntomas y posibles molestias. Además, antes de comenzar la prueba, se debe explorar el oído y toda la zona.

Cuando se sospecha una infección, el método ideal es iniciar un otoscopio con oídos sanos. Generalmente, no daña ni produce otros síntomas. De esta manera, el examen mismo evita que la infección se propague de un oído a otro. Por otro lado, en estos casos también se recomienda sustituir la cabeza desechable del otoscopio. Debemos recordar que la mayoría de las infecciones del oído externo provocan dolor. Es por eso que debe tener mucho cuidado al hacer esto. En los adultos, las orejas deben levantarse hacia atrás y hacia arriba. Después de hacer este gesto, inserte el otoscopio y observe el interior. Por el contrario, para los niños, debe tirar hacia adelante y hacia atrás. Ver todo el conducto auditivo externo. Es importante comprobar si hay lesiones, tapones de cera y si el color de la mucosa es normal. Luego, debes estudiar la membrana timpánica. Si está integrado, cuál es su color y transparencia.

¿Qué tipos existen? Actualmente, dependiendo del paciente y de lo que se quiera estudiar, la otoscopia se puede realizar de diferentes formas. Según un estudio de la Asociación Española de Pediatría, existen dos tipos principales de otoscopios: pediátrico y neumático. El otoscopio pediátrico es adecuado para niños. Los bebés tienen canales auditivos más cortos que los adultos. Además, su diámetro también es pequeño, por lo que el equipo debe ser pequeño. Por otro lado, el ángulo del tímpano es diferente al de un adulto. Por lo tanto, al realizar un examen con otoscopio, la aurícula debe tirarse hacia abajo y hacia atrás. Si recordamos, es ascendente entre los adultos. El otoscopio neumático se utiliza para evaluar la membrana timpánica y el oído medio. Tiene un dispositivo adecuado para el canal auditivo, que puede hacerlo hermético. De esta forma, la presión en el oído cambia.

De esta manera, puede verificar si la membrana timpánica se está moviendo y ver si hay una perforación o lesión. Comparada con la prueba normal, esta prueba es un poco desagradable, pero es muy útil.

Tipos de otoscopio Actualmente, existen muchos tipos de otoscopios que pueden hacer que la prueba sea más precisa y más fácil de realizar. El más utilizado es el otoscopio eléctrico. Con la ayuda de lámparas halógenas, puede iluminar el interior del meato auditivo externo. La intensidad de esta luz es mayor que la de las bombillas ordinarias, por lo que la observación es muy clara. Está conectado al enchufe. Por otro lado, encontramos un otoscopio. Este es un dispositivo que puede realizar exámenes otoscópicos más específicos. Por lo general, se usa en situaciones que requieren cirugía o para estudiar tumores. El video otoscopio es un otoscopio ordinario con una pequeña cámara al final. De esta manera, las imágenes se pueden mostrar en una pantalla al mismo tiempo para ampliar la imagen.

Otoscopia

Posibles complicaciones de la otoscopia El examen con otoscopio es un examen simple y generalmente no causa complicaciones. Sin embargo, algunos riesgos son importantes. Uno de ellos es el hecho de que se utiliza el mismo otoscopio para transferir la infección de un oído a otro. Por lo tanto, como mencionamos al principio, se recomienda comenzar con oídos sanos para examen o reemplazo de cabeza. Después del examen con otoscopio, el área también puede sentir molestias o dolor. En casos raros, incluso puede ocurrir una perforación de la membrana timpánica. Sin embargo, esto es muy raro.

El otoscopio es una prueba rápida y sencilla El examen con otoscopio es un examen que se realiza con frecuencia en medicina. El paciente no necesita ningún tipo de preparación previa. Además, lleva poco tiempo y no suele ocasionar complicaciones. Debemos recordar que los otoscopios se utilizan para diagnosticar muchas patologías auditivas. Por ejemplo, puede observar perforaciones del tímpano, tapones de cera, infecciones y cuerpos extraños.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class