Portada » Maniobra de Hamilton para inducir el parto: ¿en qué consiste?
Salud

Maniobra de Hamilton para inducir el parto: ¿en qué consiste?

La maniobra de Hamilton
La maniobra de Hamilton
Spread the love

Lo que se hace en la maniobra de Hamilton es estimular el útero para que haya liberación natural de prostaglandinas. En esta técnica, se separan manualmente las membranas amnióticas de las paredes del útero. Una vez toca las membranas amnióticas, hace movimientos suaves y circulares para separarla del útero.

La maniobra de Hamilton

¿En qué consiste el desgarro perineal?

La maniobra de Hamilton se puede llevar a cabo para desencadenar el parto en embarazos a término. Asimismo, la maniobra de Hamilton puede recomendarse cuando la madre ha llegado a la semana 40 de gestación y aún no presenta señales de parto. De cualquier manera, el bebé ya debe estar completamente formado.

Otros criterios clínicos

Además, el cuello del útero debe estar blando para reducir cualquier molestia y facilitar el procedimiento. Cuanto más dilatado esté el útero, más altas son las probabilidades de éxito y menos posible que haya complicaciones.

¿Qué riesgos puede tener?

La maniobra de Hamilton

La maniobra de Hamilton genera controversia porque puede provocar sangrado y otras complicaciones. La maniobra de Hamilton no está exenta de riesgos. Para comenzar, quien la lleve a cabo debe tener gran experticia para realizarla de forma conveniente. Este suele ser de color rosa o marrón y se provoca por la ruptura de algún capilar durante la manipulación del útero.

Esto ocurre durante la intervención e, incluso, varias horas después de llevarla a cabo. Además de los efectos indeseados que ya se han mencionado, también existen otros riesgos provocados por la maniobra de Hamilton.

Otros riesgos

Esto lleva a la pérdida del líquido amniótico e impide continuar con la maniobra de Hamilton. La maniobra de Hamilton puede llevar a que esto ocurra antes de que comience el trabajo de parto. No hay estudios disponibles que prueben de manera fehaciente la eficacia de la maniobra de Hamilton. Como se ha visto, esta tampoco está libre de riesgos y complicaciones.

Por lo tanto, la justificación médica para realizarla debe ser muy clara antes de llevarla a cabo.

Una maniobra a aplicar en contados casos

Si el embarazo cursa con normalidad y no ha llegado a la semana 40, no existe ninguna razón que avale la realización de la maniobra de Hamilton. Pese a que la maniobra de Hamilton no es un procedimiento complicado como tal, sí requiere de un consentimiento informado antes de llevarlo a cabo. La gestante debe decidir si acepta someterse a la maniobra de Hamilton y manifestar su decisión antes de esta práctica.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class