Salud

Cómo cuidar el pecho operado tras un aumento

La mujer experimenta a lo largo de su vida numerosos cambios en su cuerpo. El embarazo y la lactancia suponen una transformación en su anatomía, que en muchos casos es irreversible. El pecho es una de esas partes del cuerpo donde más se nota el paso del tiempo. La lactancia, los cambios de peso o enfermedades como el cáncer determinan que, a cierta edad, la mujer quiera recurrir a la cirugía estética para sentirse más segura y cómoda.

Los cuidados del pecho operado son básicos. Hay que llevar una vida normal como cualquier persona, pero evitando cualquier tipo de golpe fuerte para no sufrir traumatismos

La cirugía de aumento de pecho es una intervención muy sencilla que permite elevar su volumen, colocando implantes de mama permanentes. La intervención dura alrededor de una hora y se realiza en quirófano con anestesia general, o local y sedación. Este tipo de cirugías es ambulatoria, no suele presentar complicaciones y permite hacer vida normal transcurrida una semana. Pero, ¿son para siempre sus resultados?

Cómo cuidar el pecho operado: consejos básicos

Para cuidar el pecho operado y que la intervención sea un éxito a largo plazo, es importante tener en cuenta, una vez realizada la cirugía, una serie de recomendaciones.

  • No fumar ni antes ni después de la cirugía. Fumar reduce el flujo sanguíneo en la piel y en los pezones, y aumenta el riesgo de que surjan complicaciones en la cicatrización de la herida.
  • No levantar los brazos por encima del nivel de los senos hasta pasado 5 ó 6 días.
  • Utilizar un vendaje compresivo elástico tras la intervención.
  • Mes y medio con un sujetador específico día y noche.
  • Mes y medio después con sujetador de tipo deportivo, sin aros y con tirante ajustable, siendo una talla inferior a la idealizada antes de la intervención.
  • Evitar los baños hasta que le sean quitados los puntos. Ducha, a partir del cuarto día.
  • Cuando se lo indique su cirujano comenzar a partir del tercer día con drenajes linfáticos manuales.
  • 30 días eludiendo cualquier circunstancia que pueda acarrear un trauma violento al pecho como el deporte, baile, hípica o natación.
  • Dormir boca arriba, usando almohadas para mantener elevada la parte superior de su cuerpo.

La evolución del aumento de pecho: ¿cómo han cambiado las prótesis?

Ángel Martín Hernández, cirujano estético y fundador y director de Clínica Menorca desde 1990, especializada en aumento de senos, comenta los avances de este tipo de intervenciones.

El doctor Martín considera que los cambios en el tratamiento postoperatorio en el aumento de mama en los últimos años no han variado mucho, aunque se han actualizado los protocolos postquirúrgicos para reducir el proceso inflamatorio. En opinión de este especialista, “las prótesis actuales son mejores, ya que tienen más durabilidad, son más seguras y disminuyen el encapsulamiento”.

Las prótesis actuales son mejores, ya que tienen más durabilidad, son más seguras y disminuyen el encapsulamiento

El cirujano destaca la necesidad de tomar una serie de precauciones para que las prótesis sean para toda la vida. “Los cuidados del pecho operado son básicos. Hay que llevar una vida normal como cualquier persona, pero evitar en lo posible la posibilidad de un traumatismo en el pecho”. El doctor Martín también señala que las pruebas diagnósticas de control periódico que se realicen las pacientes sean ecográficas o con resonancia magnética, evitando en lo posible las mamografías, ya que se pueden producir roturas.

Respecto a las causas más comunes para recurrir al cambio de prótesis, el experto destaca que las más habituales son encapsulamiento de la prótesis y los cambios corporales debidos sobre todo al envejecimiento. También subraya la importancia que tiene la elección del profesional para este tipo de intervenciones. “En cirugía estética es importante ponerse en mano de profesionales cualificados. En salud hay que priorizar la calidad antes que el precio”, dice el doctor Martín, que considera además que estas prótesis están diseñadas para que duren toda la vida, aunque “el recambio está más ligado al envejecimiento del paciente que al del implante mamario”.

Si a causa del envejecimiento de una paciente es necesario sustituir las prótesis, lo habitual es que no sea igual a la que tenía colocada. “Se hace un estudio médico para decidir cuál es la más idónea para la paciente y ver cual es la que mejor se adapta en forma, acabado, perfíl, diámetro, etc, a la situación corporal actual”, comenta el doctor. Cuando una mujer envejece, lo habitual es que las mamas hayan cambiado su forma y volumen al igual que su complexión, por lo que es inusual que un recambio de prótesis sea con una idéntica a la que tenía.

Respecto al rango de edad, depende del grado de envejecimiento, del cuidado de la prótesis y del tiempo que lleve con ella. “Lo más habitual es que los recambios se realicen a partir de los 45 años, aunque si un paciente con esa edad se ha realizado una cirugía mamaria con prótesis hace tres años, es evidente que no necesita cambiar tres años más tarde. Sin embargo, una paciente que se operó con 26 años, seguramente con 45 ó 50 debería ir a una revisión para valorar si es necesario ese recambio”, concluye el cirujano.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class