Salud

Cocina navideña internacional: platos más y menos saludables

María Sánchez-Monge

La cocina navideña internacional ofrece una amplia gama de platos salados y dulces para todos los gustos. Algunos de ellos son razonablemente sanos y ligeros, otros son algo menos recomendables y, finalmente, una gran proporción de ellos pueden calificarse como bombas calóricas. Te proponemos un viaje gastronómico por diferentes países y sus propuestas para la Navidad. El dietista-nutricionista Ramón de Cangas, doctor en Biología Molecular y Funcional y miembro del Comité Asesor del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, comenta las características nutricionales de cada plato y su contenido calórico.

Pavlova (Australia)

La Pavlova es un postre australiano que debe su nombre a la bailarina Anna Pavlova. Al parecer, se inventó durante una de las giras por Oceanía de la estrella rusa. Es una torta merengada suave, crujiente, dulce y fresca. No hay que olvidar que en Australia hace calor en Navidad. Se suele acompañar con frutas del bosque.

El veredicto del dietista-nutricionista no es muy positivo: “Es un dulce demasiado rico en azúcares libres (del merengue y de la nata montada) y grasa saturada (de la grasa láctea, que además está fuera de su matriz completa).

Las hallacas venezolanas se envuelven en hojas de plátano.

Hallacas (Venezuela)

Las hallacas constituyen uno de los platos tradicionales que no pueden faltar en Navidad en los hogares venezolanos. Se hacen de forma diferente en cada región del país, pero la base es la misma: una masa de pan de maíz pintada con un pigmento natural, el onoto, que se rellena con un guiso de carne de res, cerdo o pollo -y, a veces, pescado- y pueden añadirse otros ingredientes, como aceitunas, pasas, alcaparras o cebolla. Finalmente, cada hallaca se envuelve con una hoja de plátano.

Este plato es, según de Cangas, “especialmente rico en hidratos de carbono, pero sin azúcares libres y con poca grasa. Es saludable y no muy calórico si no abusamos de la cantidad (y de las partes grasas) de la carne de cerdo.

Cappelletti en caldo (Italia)

Los capelletti en caldo –cappelletti in brodo– son un clásico de la cocina italiana y se preparan especialmente en Navidad, sobre todo en el centro del país. Viene a ser una sopa de pasta rellena (con carne de cerdo, ternera y pollo, fundamentalmente).

De Cangas apunta que, “aunque no es una de las versiones más saludables en cuanto a platos de pasta, es cierto que, en comparación con otras recetas propias de estas fechas, no es una de las peores opciones”.

Las galletas conocidas como Spéculoos se decoran con motivos alusivos a la vida de San Nicolás.

Spéculoos (Bélgica y Holanda)

Los spéculoos o speculaas son unas galletas navideñas muy típicas en Bélgica y Holanda que suelen tener formas o motivos decorativos que aluden a la historia de San Nicolás. Azúcar, mantequilla, jengibre y diversas especias (clavo, pimienta blanca, nuez moscada, anís, cardamomo) son algunos de los ingredientes con los que se elaboran. Su popularidad se ha extendido por toda Europa y se pueden encontrar tanto en los mercados navideños como en las cafeterías, servidas con el café.

Este dulce navideño debe consumirse con moderación. “Son unas galletas de mantequilla, lo cual dispara su valor calórico”, asevera de Cangas.

El bacalao con broa de portugal lleva una costra de pan de maíz.

Bacalao con broa

En Portugal es tradicional preparar en las fiestas navideñas bacalao con broa. La broa es un pan de maíz típico de este país y también de Galicia. El plato se elabora con aceite de oliva, huevos, cebolla, ajo, patatas y perejil. El bacalao se cocina al horno y se cubre con pan de broa desmigado, que forma una costra.

Esta receta se acerca bastante a los requerimientos de un menú ligero y saludable. “Si no abusamos del aceite de oliva en la receta, es un plato con un contenido calórico moderado y relativamente bajo en grasa”, apostilla el dietista-nutricionista.

Pan dulce de Navidad (Bolivia)

El pan dulce de Navidad, muy característico de Bolivia, se prepara con múltiples ingredientes: coñac, huevo, mantequilla, uvas pasas, cáscara de naranja, almendras picadas…

De Cangas aconseja cautela con los platos de repostería tan propios de estas fechas y, en particular, con este: “Aún siendo menos calórico que otros muchos dulces típicos navideños, es demasiado rico en azúcares libres y, por ello, debe ser para un consumo puntual”.

El verivorst es una morcilla típica de Estonia.

Verivorst (Estonia)

Una de las delicias que se degustan en Estonia durante las fiestas navideñas es el verivorst, que es una salchicha de sangre, es decir, una morcilla. Otro de sus ingrediente estrella es la cebada. Se suele freír o cocinar al horno y a menudo se sirve con salsa de arándanos o mermelada de frutos rojos.

El experto en nutrición tiene claro que no es una opción de consumo habitual: “No deja de ser una morcilla que, además, lleva cebada. Como todas las carnes procesadas, es solo para ocasiones especiales”.

El pavo relleno es un plato típico de Navidad en varios países.

Pavo relleno (Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y otros países)

¿Con qué se rellena el pavo de Acción de Gracias y Navidad? Hay múltiples recetas, unas más innovadoras y otras más tradicionales. Manzana, pan viejo, frutas deshidratadas, panceta y caldo son algunos de los ingredientes más empleados.

De Cangas valora muy positivamente este plato, aunque con una puntualización: “Si no abusamos de la panceta es una opción saludable, moderada en energía y grasa”. De hecho, cree que es “una de las mejores opciones”.

Vitel toné (Italia)

Un entrante frío que se suele servir en Italia en Navidad, y que también es muy popular en Argentina, es el vitello tonnato o vitel toné. Es un redondo de ternera que se marina y cocina y, posteriormente, se corta como si fuera un fiambre. Se sirve con una salsa de atún y anchoas.

“Si el corte de ternera es magro y no se abusa de las salsas, es una receta razonable en cuanto a su aporte calórico y contenido graso”, señala el asesor del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas.

La kutiá es un plato ruso con un marcado carácter simbólico.

Kutiá (Rusia, Ucrania y Bielorrusia)

La kutiá se prepara en Rusia en dos vísperas clave, la del día de Navidad y la de la Fiesta de la Epifanía. Los ingredientes de este plato tienen un carácter simbólico: el trigo es el domingo, la miel es la salud y fortaleza del espíritu, la amapola es la riqueza y las pasas y las nueces son la prosperidad y la longevidad de los parientes y familiares. Es muy dulce porque se añade azúcar, miel, azúcar avainillada…

“Es una papilla demasiado rica en azúcares libres. Por eso, su consumo debe limitarse a momentos puntuales”, dictamina de Cangas.

Ganzeltopf o ganso asado (Francia y Alemania)

El ganzeltopf es un plato típico tradicional alsaciano. El ganso se prepara como un confit, se calienta lentamente al horno y se sirve aderezado con patatas, frutas y verduras de invierno, entre otras posibilidades.

“La guarnición con manzana asada, lombarda y puré de castaña es saludable y moderadamente calórica, pero la carne de ganso es muy rica en grasa saturada, lo que dispara las calorías del plato”, resalta el experto.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class