Salud

5 ejercicios para tener una mandíbula definida

Spread the love

La búsqueda de una mandíbula definida a través de la ejercitación es posible. Los ejercicios que aquí te presentamos pretenden moldear el aspecto del rostro con rutinas diseñadas para ello.

Hoy en día hay una gran preocupación por lucir lo mejor posible. Y lo primero que se ve de una persona es su rostro. Por ende, conseguir una mandíbula definida es parte de esta búsqueda de belleza a la que se tiende.

Cuando envejecemos, la forma del rostro cambia. La línea mandibular se torna menos definida porque los músculos se encojen, la grasa se acumula y la piel cede.

También hay factores genéticos que determinan la forma de los huesos de la cara y la apariencia. Pero hay acciones que pueden ayudar a mejorar el aspecto facial y contrarrestar los efectos inevitables de la herencia y del paso del tiempo.

Ejercitar el cuello, la mandíbula, la barbilla y otros músculos de la cara puede generar cambios sutiles en el rostro. Lograr pómulos más afilados y una mandíbula definida es posible con la práctica de movimientos simples. En este artículo te contamos cómo los puedes hacer.

¿Pueden los ejercicios ayudar a mantener una mandíbula definida?

Como ya adelantamos, la manera en que se ve el rostro está influenciada por la genética y por el envejecimiento. De todos modos, el ejercicio de los músculos de la cara ayuda a fortalecerlos, tonificarlos y tener una mandíbula definida.

Los músculos frontales del cuello no se ejercitan con tanta frecuencia, por lo que suelen estar con poco tono y menos desarrollados. Es común observar esta zona flácida y caída. Pero además, la falta de movimientos en este sector está asociada al dolor cervical.

Los ejercicios, como en cualquier entrenamiento, ayudan a los músculos del rostro y del cuello a ganar tonicidad y firmeza. Esto se verá reflejado en el logro de una mandíbula definida, un aspecto más armónico de las facciones de la cara e incluso una apariencia más joven.

Por otro lado, la actividad física de esta zona previene dolores de cuello, de mandíbula y de cabeza. Si, por el contrario, el ejercicio de este sector conlleva molestias e incomodidad, se debe suspender, ya que podría estar realizándose de manera incorrecta, con el riesgo de lesiones.

 

La zona frontal del cuello es una de las más castigadas por las arrugas y la falta de tonicidad que aparece con el paso del tiempo.

Rutina de ejercicios para tener una mandíbula definida

Es importante seguir una rutina a la hora de poner en práctica los ejercicios para lograr una mandíbula definida. Se aconseja realizar los movimientos durante 30 minutos al día, al menos 6 días a la semana, para conseguir resultados.

De todos modos, el entrenamiento debe ser con calma y de manera gradual. Comenzar con algunos minutos al día primero y luego aumentar el tiempo.

Como ya dijimos, estos músculos no están habituados al ejercicio, por lo que iniciar con demasiadas repeticiones, muy rápido y con mucha intensidad podría causar tensiones y daños en las estructuras articulares. Si al realizarlos se nota alguna molestia se debe detener la práctica de inmediato. Si el dolor persiste hay que consultar con un médico.

A continuación explicamos algunos ejercicios para buscar una mandíbula definida.

1. Curl up de cuello

Se trata de un ejercicio similar a un rizo abdominal, pero en el cuello. Para realizarlo hay que acostarse boca arriba y presionar el paladar con la lengua para activar los músculos frontales del cuello.

Luego hay que llevar la barbilla hacia el pecho y despegar la cabeza del suelo unos 5 o 6 centímetros. Se baja lentamente la cabeza hacia abajo y se repite.

Hay que concentrarse en no sacar la barbilla hacia afuera y no levantar el estómago. Para comenzar, 3 series de 10 repeticiones es suficiente. Luego se pueden aumentar de manera gradual.

2. Respaldo de la clavícula

Este ejercicio involucra los músculos que se encuentran debajo de la barbilla y que sostienen la mandíbula. Se puede hacer sentado, de pie o acostado boca arriba.

La cabeza se debe echar hacia atrás varios centímetros, manteniendo la barbilla paralela al suelo durante el movimiento. Hay que sentir que los músculos de ambos lados de la garganta se contraen.

Es necesario mantener el pecho lo más quieto posible, la cabeza nivelada y que las orejas permanezcan sobre los hombros.

El movimiento se repite, pero en sentido contrario, empujando la cabeza hacia adelante. Para comenzar se aconseja hacer 3 series de 10 repeticiones y luego avanzar de manera progresiva hasta poder sostener la posición por 30 segundos.

3. Trabalenguas

Se utiliza para trabajar los músculos del mentón y tonificar la línea de la mandíbula. Para comenzar se debe colocar la lengua en el paladar, detrás de los dientes, y ejercer presión sobre el mismo para cerrarlo y agregar tensión.

En esta posición empezar a tararear y hacer sonidos vibrantes para activar los músculos. Se deben completar 3 series de 15.

4. Sonidos de vocales

El objetivo aquí es movilizar los músculos alrededor de los labios. Consiste en pronunciar las vocales y estirar la boca.

Se debe abrir grande la boca y decir “O” exagerando el movimiento, pero sin mostrar ni tocar los dientes. De la misma manera se prosigue con el sonido “E”. Realizar 3 series de 15.

5. Chin up

Son dominadas para los músculos faciales de la mitad inferior de la cara y de la mandíbula. Con la boca cerrada se debe empujar lentamente el maxilar inferior hacia afuera. Luego levantar y empujar el labio inferior.

Hay que sentir un estiramiento debajo del mentón y en la línea de la mandíbula. Sostener la posición durante 10 a 15 segundos y luego relajar. Realizar 3 series de 15.

 

Otros ejercicios para lograr una mandíbula definida

Los ejercicios que hasta aquí mencionamos pueden requerir cierta práctica y dedicación. Pero hay otras acciones comunes que también ayudan a mantener una mandíbula definida:

  • Sonreír: la sonrisa no solo mejora el estado de ánimo, sino que también ejercita los músculos de la cara.
  • Apretar y soltar la mandíbula: generar tensión en la mandíbula, apretándola por 10 segundos y luego relajándola, ayuda a tonificar los músculos de la zona. Esto se puede repetir varias veces y es un buen ejercicio para hacer en cualquier momento y lugar, ya que pasa desapercibido.
  • Masajear las sienes: dar pequeños masajes en las sienes y estirar la frente estimula la circulación sanguínea en la zona. Se realiza con movimientos circulares con dos dedos de la mano por 30 segundos.
  • Hacer cara de pez: consiste en meter las mejillas hacia adentro de la boca y tratar de sonreír. Esta posición se debe sostener por al menos 5 segundos, haciendo 10 repeticiones.

Cómo complementar estos ejercicios

Más allá de los ejercicios que se puedan realizar en búsqueda de una mandíbula definida, el estilo de vida de la persona también tiene mucha influencia en el aspecto de la cara.

Es por eso que es conveniente llevar una dieta sana y equilibrada y hacer gimnasia de manera regular. Una vida saludable se traducirá en un rostro más joven.

Poner en práctica los siguientes consejos será de gran utilidad, ya sea que se desee complementar la realización de los ejercicios específicos de definición de la zona maxilar o que se pretenda cuidar la estética del rostro.

Hidratarse

El agua es indispensable para el funcionamiento del organismo. El rostro no escapa a los beneficios del líquido y su ingesta adecuada.

Si bien una mandíbula definida no dependerá en exclusiva del consumo de agua, es necesario mantener una buena hidratación para que la piel tenga turgencia y para que se retrase la aparición de arrugas y líneas de expresión. Del mismo modo, los músculos necesitan de los electrolitos presentes en el agua para un correcto funcionamiento.

Hacer ejercicios, sea cual fueren, sin hidratarse, es peligroso. Aunque la recomendación habitual es ingerir dos litros diarios, eso debe adaptarse a las condiciones particulares. Una persona con vida activa y residente de un clima cálido necesitará más.

Reducir el consumo de sal

Una dieta adecuada complementa la hidratación para el sostenimiento de los ejercicios que buscan una mandíbula definida. Es una recomendación importante a considerar que reduzcamos la cantidad de sal de las comidas.

Para lograrlo se puede evitar el agregado de la sustancia cuando estamos realizando las preparaciones, así como limitar la ingesta de embutidos y snacks, que ya poseen una concentración alta de sodio.

Descansar lo suficiente

Las personas con rutinas específicas de gimnasio que buscan aumentar su masa muscular saben que tienen que dormir bastantes horas para lograr su cometido. Esto es porque durante la noche y con el sueño suceden procesos metabólicos musculares que fortalecen las fibras.

Si estás haciendo ejercicios para definir la mandíbula, entonces procura que tus horas de descanso no desciendan de 7-8 al día. De este modo, el metabolismo de las células musculares de la región maxilar contribuirá a su fortalecimiento.

Dejar el tabaco

El cigarrillo es una práctica nociva en todo sentido. Múltiples patologías se derivan de su uso recreacional y los efectos negativos permanecen a largo plazo en el cuerpo.

En cuanto a la cavidad bucal, el tabaco está relacionado con enfermedades de los dientes, de los tejidos blandos internos y de la piel de los labios. Toda la región de la cara sufre los problemas que genera el humo directo sobre la epidermis.

En vistas a tener una mandíbula definida por motivos estéticos, no sería lógico perpetuar un hábito que se asocia al envejecimiento prematuro. La piel del rostro de los fumadores tiene mayor cantidad de arrugas, menos tonicidad y padece cambios de coloración.

Hay un efecto del tabaco sobre el rostro que es notorio. Esto afecta el aspecto de la cara.

Masticar chicle

Los chicles o gomas de mascar son un complemento a los ejercicios para definir la mandíbula que resultan cómodos. El mismo hecho de masticar el producto representa una ejercitación para los músculos de la zona.

Debes cuidar de no elegir gomas de mascar que contengan altas cantidades de azúcar, pues la intención no es generar un daño agregado. Los chicles con demasiado dulce en su composición favorecen la proliferación de bacterias y, por ende, la aparición de caries.

Moldear la barba

En los varones, la barba define el estilo de la mandíbula. Tanto por su presencia como por su ausencia.

Un truco estético consiste en disimular las líneas maxilares que no están definidas con la forma de los vellos de la cara. De este modo, se recomienda equiparar el tamaño de la barba a las dimensiones del cráneo para generar contraste. Es decir, una cara grande necesita vellos largos para que todo el rostro parezca reducido, y viceversa.

También es cierto que, si se desea llamar la atención con la mandíbula, lo esperable es que la barba esté cuidada. Un aspecto desaliñado no contribuye al fin último de dotar a la región maxilar con un estilo notorio y marcado.

Utilizar hidratantes

Siguiendo con el cuidado de la piel del rostro para acentuar la mandíbula definida, hay que considerar que el mercado de la belleza personal abunda en productos. Debemos saber elegir para no gastar dinero de forma innecesaria.

Los hidratantes para la piel, los tónicos para la barba y las cremas con colágeno son alternativas que pueden ayudar en este sentido. Se trata de un agregado artificial para mejorar las condiciones de la zona maxilar, aunque no siempre hay resultados evidentes.

Esto debe enmarcarse en una rutina mayor de protección de la piel de todo el cuerpo, por lo que también podemos mencionar a los protectores solares. Evitar que la radiación ultravioleta dañina penetre la cara es favorable en términos de prevenir el cáncer dermatológico, pero también para evitar manchas en el rostro.

En línea con lo anterior, el uso de gorros y sombreros adecuados en las horas de mayor radiación solar, al realizar trabajos en el exterior o actividades al aire libre es una recomendación ineludible.

Valerse de los cosméticos

Finalmente, la opción de maquillarse para acentuar la definición de la mandíbula depende de los gustos personales. No hace falta que sea algo demasiado notorio, pero existen formas de remarcar las líneas naturales del rostro con mayor o menor fuerza.

El bronceador es el cosmético que más se presta para esta tarea. Quienes lo emplean lo colocan como una línea por encima del borde de la mandíbula, pretendiendo que la misma se haga más evidente.

Lo estético y lo saludable en la búsqueda de una mandíbula definida

Vale mencionar, al final, la existencia de una opción quirúrgica para definir la mandíbula. Se trata de la liposucción. De todas maneras, hay que considerar que se trata de una cirugía y que tiene sus riesgos.

En este punto hay que evaluar cuál es la razón de fondo para pretender que las líneas del maxilar inferior resalten; si se trata de un deseo estético que pretendemos alcanzar más allá de todo o si lo enmarcamos en un estilo de vida saludable.

Por eso es importante combinar los ejercicios para una mandíbula definida con los consejos que te brindamos y que apuntalan una forma de estar bien con el cuerpo. Hidratarse, comer con menos sal, proteger la piel de la radiación ultravioleta y abandonar el tabaco son caminos que tienen beneficios en el rostro y en el resto del organismo.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class