Salud

11 procedimientos dentales cosméticos y sus beneficios

Spread the love

Son varios los procedimientos dentales cosméticos que permiten a las personas obtener sonrisas relucientes. En este artículo te contamos cuáles son los más usados y para qué sirven.

Por muchas razones, los dientes pueden estar manchados, rotos, desgastados o desalineados. Pero por fortuna, aplicando procedimientos dentales cosméticos es posible transformar la boca de casi cualquier persona y lograr sonrisas espléndidas y atractivas.

La odontología moderna es capaz de mejorar la apariencia y la imagen. Esto no solo ayuda a tener una cavidad bucal más bonita y saludable. Además, aumenta la autoestima y la seguridad del paciente.

En este artículo detallamos los procedimientos dentales cosméticos que más se utilizan para lograr sonrisas radiantes.

Procedimientos dentales cosméticos

Hoy en día existen muchas alternativas odontológicas que logran buenos resultados estéticos. Pero no todas funcionan de la misma manera.

Será el odontólogo quien asesore al paciente sobre las opciones disponibles para mejorar su sonrisa. Así, la persona podrá elegir lo más conveniente para su boca, de acuerdo a sus necesidades y posibilidades.

1. Blanqueamiento dental

Este procedimiento se utiliza para aclarar las piezas dentarias y darles un aspecto más blanco y brillante. Es útil para mejorar la apariencia de piezas manchadas, teñidas o decoloradas.

Consiste en la aplicación de ciertas sustancias químicas sobre las superficies dentarias. Las más utilizadas son el peróxido de hidrógeno y el peróxido de carbamida.

El producto se coloca sobre los dientes usando férulas especiales diseñadas para cada boca; esto evita lesiones en los tejidos blandos. Se puede realizar en el consultorio, en el hogar bajo las indicaciones del dentista o combinando ambos métodos.

Para este procedimiento dental cosmético es necesario que la cavidad bucal esté en óptimas condiciones de salud. El odontólogo debe evaluar el estado de la boca y solucionar cualquier otra patología activa antes de empezar con el blanqueamiento.

Si bien esta terapéutica puede bajar la tonalidad propia de los elementos dentarios y darles un aspecto más claro, no cambia el color completo. Los cuidados posteriores de higiene bucal y hábitos alimenticios son vitales para mantener los resultados.

2. Implantes dentarios cosméticos

Los implantes dentales son uno de los procedimientos cosméticos que más se están utilizando en la actualidad. Es que son capaces de devolver la estética y la funcionalidad a la boca de manera cómoda y estable.

Se trata de dispositivos metálicos que se colocan en los maxilares con el objetivo de reemplazar piezas dentarias faltantes. En general, están confeccionados de titanio.

Para colocarlos se deben insertar a través de una cirugía en el interior del hueso maxilar. Luego es necesario esperar que el material se integre al tejido óseo. Así podrán actuar como una raíz artificial sobre las que se anclan dientes de reemplazo como coronas, puentes o dentaduras postizas.

Como ya mencionamos, este tipo de rehabilitación de la boca permite volver a tener piezas dentarias artificiales que remplazan a las faltantes de una manera estable y cómoda. Pues al estar fusionados al hueso, las estructuras que sobre ellos se colocan no se mueven ni se desplazan.

No todas las personas pueden recibir implantes. Antes de colocarlos, el odontólogo debe analizar el estado de salud de las encías y el espesor óseo, que tiene que ser capaz de soportar el dispositivo. Además, se debe evaluar el estado de salud general de la persona.

3. Carillas dentales

Las carillas dentales han sido de los procedimientos dentales cosméticos más usados durante años. Se trata de una capa delgada de porcelana o resina compuesta que se cementa sobre la superficie frontal de las piezas dentarias. Se confeccionan a medida y de manera especial para cada elemento dentario.

Son útiles para cubrir defectos dentales como dientes manchados, decolorados, astillados, fracturados y torcidos. También sirven para tapar espacios entre las piezas dentarias.

Para utilizarlas es necesario que el odontólogo realice un pequeño desgaste sobre el esmalte. Además, debe tomar una impresión de la boca para enviar un molde al laboratorio y que se confeccione la carilla de manera personalizada.

En el diseño de estas estructuras se puede cambiar la forma, el tamaño, la longitud y el color del elemento dentario. Las carillas se cementan sobre la parte frontal de los dientes, logrando un aspecto diferente al original.

Si bien este procedimiento es capaz de cambiar la apariencia de una pieza dentaria de manera muy satisfactoria, es irreversible. Pues como ya mencionamos, es necesario el desgaste del diente para colocarlas.

4. Coronas dentales cosméticas

Las coronas dentales son tapones que cubren la totalidad de una pieza dentaria para devolverle su forma y anatomía perdida. Son fabricadas a medida en un laboratorio dental. Sus materiales son el metal, la porcelana fusionada con metal, la resina, el acrílico o la cerámica. Así se combina estética con la capacidad de soportar las fuerzas masticatorias.

Se utilizan para solucionar problemas de dientes con caries muy extensas, rotos, astillados o con grandes empastes. También para cubrir espacios entre piezas dentarias.

Luego de tratar el problema de base del elemento dentario, el mismo se desgasta, se toma una impresión de la boca y se manda a confeccionar la corona al laboratorio dental. La misma se cementa sobre el remanente de diente, que se cubre por completo, mejorando su forma, tamaño, resistencia y apariencia.

5. Modelado cosmético de dientes

Es un procedimiento dental cosmético que realiza el odontólogo de manera rápida, sin provocar dolor y dando resultados inmediatos. Se utiliza para corregir pequeños defectos, como piezas dentarias ligeramente apiñadas o dientes desiguales.

Esta técnica consiste en limar y desgastar parte del esmalte para mejorar la apariencia de las piezas dentarias. Como el nombre lo indica, se trata de remodelar y mejorar la forma de los dientes naturales.

6. Empastes y adhesión cosmética de los dientes

Consiste en la restauración de las piezas dentarias manchadas, cariadas, rotas, deformadas, astilladas o fracturadas con materiales estéticos. También es una alternativa a los empastes de amalgamas. Se utilizan productos a base de resina, del mismo color de la pieza dentaria, que a través de un sistema de adhesión se unen al diente.

Este material tiene una consistencia similar a la masilla, lo que le permite al odontólogo moldearlo y darle el aspecto que desee. Luego se aplica una luz especial que lo endurece y favorece su unión. El dentista pule y desgasta el material para darle la forma y el acabado final.

Con la adhesión dental se puede reparar un diente dañado o mejorar la apariencia de una pieza dentaria de manera sencilla, económica y rápida. La desventaja es que la vida útil del material no es tan larga como la de las carillas y coronas, y a veces se salen o despegan.

7. Abrasión del esmalte

Es otro procedimiento dental cosmético que se utiliza para eliminar decoloraciones y manchas superficiales de los dientes. Consiste en utilizar piedra pómez fina con una máquina de microabrasión para eliminar los pigmentos de la superficie.

Es útil para limpiar de manera exhaustiva los dientes y quitar pigmentos provenientes de alimentos, bebidas y tabaco. No se puede usar para aquellas manchas intrínsecas o que se originan en el interior de la pieza. Se suele realizar como parte de las limpiezas y profilaxis profesionales, luego de eliminar el sarro.

8. Ortodoncia cosmética

Los aparatos también son parte de los procedimientos dentales cosméticos. Con la ortodoncia es posible mejorar el aspecto de la sonrisa al resolver problemas de dientes torcidos, salidos, apiñados o separados.

Además, se mejora la mordida, la alimentación, la higiene oral y la funcionalidad de la boca en general. También, al tratar estos problemas de oclusión cambia el aspecto y la fisionomía de la cara. Se resuelven dolores de cabeza, de cuello y mandíbula originados por estas alteraciones.

Los frenillos actúan aplicando presión y fuerzas constantes sobre las piezas dentarias para movilizarlas a lo largo del tiempo al sitio deseado. Estudios específicos del caso clínico y una planificación adecuada son necesarios para llevar a cabo esta terapéutica.

Llevar aparatología para mejorar el aspecto de la boca no implica usar los clásicos brackets y alambres metálicos que podrían ocasionar un rechazo de estos tratamientos. Pues en la actualidad hay muchas opciones estéticas que permiten realizar la terapéutica de manera muy discreta y casi imperceptible:

  • Alineadores invisibles tipo Invisalign: se trata de cubetas transparentes confeccionadas de manera específica para la boca de cada paciente. Las mismas se van cambiando de manera progresiva para que apliquen las fuerzas necesarias para movilizar las piezas dentarias. Son removibles, es decir, el paciente se las puede quitar para comer, higienizarse o ir a algún evento social. De todos modos, para el éxito del tratamiento deberá usarlas la mayor parte del día.
  • Brackets cerámicos y de zafiro: son opciones estéticas a los clásicos brackets de la ortodoncia fija. Están confeccionados de materiales que mejoran la apariencia del aparato, siendo menos notorios. Los cerámicos pueden pigmentarse con el tiempo, pero los de zafiro logran una traslucidez muy efectiva.
  • Brackets linguales: en este caso, los brackets se cementan a las caras linguales de las piezas dentarias, es decir, el aparato se lleva por dentro. Es así que se puede realizar el tratamiento sin que nadie note que hay aparatología en las piezas dentarias.

9. Puentes cosméticos

Se trata de una solución ideal para reemplazar uno o dos dientes perdidos con un método fijo y estéticoConsiste en insertar una o dos coronas sobre dientes sanos, unidas a dientes artificiales que reemplazan a los faltantes.

Las piezas dentarias sanas sobre las que se cementa el puente son llamadas pilares. Estas deben ser desgastadas para recibir las coronas que las cubrirán. Están a cada lado del espacio dejado por los elementos faltantes.

Se pueden confeccionar con materiales estéticos como porcelana o acrílico, devolviendo funcionalidad y estética a la cavidad bucal. Tienen como desventaja el hecho de obligar a desgastar dientes sanos, pero son una opción más económica que los implantes.

10. Dentaduras postizas

Es el remplazo removible de dientes faltantes y del tejido circundante. Pueden ser completas, cuando faltan todos los dientes de la arcada, o parciales cuando quedan algunos elementos naturales en la boca y solo se reponen piezas puntuales.

Es una opción aceptable para devolver la funcionalidad a la boca y mejorar el aspecto de la sonrisa y la cara.

11. Remodelado e injerto de encía

Mejorar el aspecto de las encías es parte de los procedimientos dentales cosméticos. Puede ser necesario para casos de sonrisas gingivales o para retracciones gingivales.

En el primer caso, los dientes parecen demasiado cortos o al sonreír se ve demasiada encía. Para solucionarlo se extrae y se contornea la encía misma (y si es necesario también el tejido óseo en exceso), exponiendo más superficie dentaria.

Por el contrario, cuando hay retracciones gingivales y se ven las raíces de los dientes, el tratamiento de elección es el injerto. Con esta terapéutica se logra cubrir la zona radicular expuesta.

De esta manera, no solo se mejora el aspecto de los dientes que se ven más largos de lo normal. También se evita la sensibilidad dentaria, la pérdida ósea y se disminuye el riesgo de caries de raíz.

 

Los casos de retracción gingival se pueden abordar con un remodelado o injerto de encías. Es un procedimiento cosmético que mejora el aspecto de la sonrisa.

¿Cuándo se recomiendan los procedimientos dentales cosméticos?

Ya hemos mencionado las utilidades específicas de cada tratamiento en particular. De todos modos, el objetivo principal de aplicar estos procedimientos dentales cosméticos es mejorar el aspecto de la sonrisa y la apariencia de la persona en general.

Es que con una sonrisa alineada, limpia y brillante mejora la imagen de toda la persona. El rostro es la carta de presentación y lucir bien aumenta la aceptación social y la autoestima.

Es así que los procedimientos dentales cosméticos son útiles para tratar todos aquellos defectos y problemas que puedan alterar el aspecto de la boca:

  • Dientes manchados, pigmentados y decolorados.
  • Problemas de maloclusión, mordidas abiertas, cruzadas, prognatismos, dientes torcidos, salidos, apiñados o separados.
  • Caries, fracturas, dientes rotos o astillados.
  • Ausencia de piezas dentarias.
  • Encías retraídas o exceso de tejido gingival.

Actuar sobre estos aspectos no solo mejorará la imagen de la persona. También, en muchos casos, devolverá las funciones a la boca. El paciente podrá masticar, comer y hablar de manera correcta.

Por otro lado, la implicancia social de estos tratamientos es notoria. Los pacientes, al encontrarse a gusto con el aspecto de su cavidad oral, recuperan la confianza en sí mismos, se sienten seguros y aumenta su autoestima. El impacto y aceptación social suelen ser muy positivas también.

Por todo esto, aunque estas terapéuticas parezcan estéticas, en realidad intervienen en muchos aspectos que llevan a la persona a estar más saludable.

El cuidado de la boca es fundamental

Hay algunas problemáticas que afectan el aspecto de la boca que no se pueden evitar. Pero el cuidado y la atención de la salud oral mejoran el estado de la cavidad bucal y evitan muchos problemas que repercuten en la estética.

Preocuparse por una adecuada higiene dental, llevar una dieta sana y nutritiva, evitar alimentos coloridos y el tabaco son aspectos que se deben considerar para tener una boca sana y bonita. Visitar al odontólogo de manera frecuente y regular también es esencial para cuidar la sonrisa.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class