Nutrición

“¿Me salto la comida un día o hago dieta a diario?”: el único modo rápido de adelgazar

Aunque el ayuno intermitente es visto como la panacea para perder peso y mejorar la salud, sus beneficios se han estado exagerando.

Durante los últimos años, el ayuno intermitente ha ido cobrando protagonismo social en España, dados sus diversos beneficios a nivel metabólico y de salud en general. Sin embargo, y a pesar de que algunos trabajos sugieren que esta herramienta nutricional puede ayudar a perder peso, no es la panacea.

Así lo sugiere un nuevo estudio publicado recientemente en Science Translational Medicine, el cual desdeñaría la creencia popular de que las dietas basadas en ayuno intermitente, sobre todo el ayuno alterno como el 5:2, serían una forma más eficaz de perder peso a corto plazo que las dietas tradicionales.

Si bien es cierto que el ayuno intermitente ha demostrado algunos beneficios a nivel metabólico, su potencial adelgazante parece haberse exagerado. La evidencia hasta la fecha sobre el ayuno intermitente, en comparación con otras dietas tradicionales basadas en restricción calórica, indicaría que esta herramienta no sería mejor ni superior a estas dietas “viejas conocidas”.

Al menos eso afirmarían los fisiólogos de la Universidad de Bath, responsables del nuevo trabajo: no habría “nada especial” en el ayuno. Para llegar a tal conclusión, el equipo del Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath (CNEM) llevó a cabo un ensayo clínico aleatorizado, dividiendo a 36 participantes con un IMC normal (20-25) en tres grupos:

– El grupo 1 ayunó a días alternos, con su día de ayuno seguido de un día de comer un 50% más de su ingesta habitual.

– El grupo 2 redujo las calorías de cada día en un 25%.

– El grupo 3 ayunó a días alternos, pero siguió su día de ayuno con un día comiendo un 100% más de lo habitual.

Los participantes de todos los grupos consumían una dieta típica de 2000-2500 kcal diarias. Los dos grupos que redujeron calorías (grupo 1 y 2) bajaron a 1500-2000 kcal de promedio.

Según los resultados del estudio, el grupo 2 (sin ayuno, pero con restricción calórica) perdió 1.9 kg en solo tres semanas, y los escáneres corporales DEXA revelaron que casi la totalidad de pérdida de peso fue de grasa corporal.

En la otra cara de la moneda, el grupo 1, que experimentó una restricción calórica similar de media (ayudando a días alternos y aumentando su ingesta calórica en un 50% los días sin ayuno) perdió una cantidad de peso corporal similar, con una media de 1.6 kg. Sin embargo, solo la mitad de esta pérdida de peso fue en forma de grasa, mientras que el resto fue en forma de masa muscular.

Finalmente, el grupo 3, que ayunó a días alternos pero aumento su ingesta en un 100% los días sin ayuno, no perdió peso o las pérdidas fueron insignificantes.

Según James Betts, director del CNEM y director del presente estudio, estos resultados indicarían que el ayuno no es una forma especialmente efectiva para perder peso, al menos en comparación a las dietas tradicionales con restricción calórica típica. E incluso podrían perjudicar a largo plazo.

Para finalizar, el propio Betts comenta que los periodos de ayuno prolongados podrían incluso dificultar el mantenimiento de la masa muscular y los niveles de actividad física, ambos factores esenciales para la salud a largo plazo.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class