Nutrición

Éste es el peor turrón duro del supermercado, según la OCU: 550 calorías en un solo bocado

J.A.G.
 

La Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un análisis nutricional y organoléptico de 20 marcas distintas de Calidad Suprema y Extra.

El turrón es, con permiso de los polvorones y los mazapanes, el dulce por excelencia de la Navidad en España. Este bocado tradicional español surge de combinar de forma maléfica azúcar, miel, clara de huevo y almendras. El resultado, no nos engañemos, es espectacular. Sin embargo, se trata de un bocado que debemos restringir a ocasiones contadas debido a la cantidad de calorías que aporta a nuestro organismo en forma de azúcar y grasas.

La Organización de Consumidores y Usuarios publicó la semana pasada un análisis sobre 20 marcas de turrón duro que podemos encontrar en los supermercados. En concreto, el estudio se realizó sobre los turrones que se encontraban en las categorías Calidad Suprema y Calidad Extra. Es decir, variedades que se elaboran con un porcentaje de almendras no inferior al 60% (en el caso de los de Calidad Suprema), y a un 45% (en el caso de los de categoría Extra).

El panel de expertos reunido por la popular organización analizó el valor nutricional de las tabletas, la calidad de sus ingredientes, la presencia de aditivos y la información que se ofrecía al consumidor a través del etiquetado. También, por supuesto, realizó una cata para evaluar los turrones desde el punto de vista organoléptico. “Es precisamente en este último criterio en el que destacan las mejores tabletas, tanto por la presencia de almendras enteras, como por el reparto homogéneo de los ingredientes, su textura firme, el dulzor adecuado y la ausencia de sabores amargos”, dice la OCU en un comunicado.

Así, los tres mejores turrones elegidos Dor Turrón Duro (Lidl), que obtuvo una calificación de 86 puntos; Eroski Seleqtia Turrón de Alicante, con una puntuación de 85; y Antiu Xixona Turrón duro Alicante, que obtuvo una calificación de 81 puntos. En todos ellos destacó su nota en el panel de degustación, así como la calidad de sus azúcares. En el extremo opuesto de este ranking se encuentra El Lobo Turrón de Alicante, al que los expertos otorgaron una calificación de 51 puntos (calidad media) y situaron en el último puesto de este análisis.

Este turrón obtuvo las peores puntuaciones en la valoración nutricional (uno sobre cinco, con 549 kilocalorías, 33 gramos de grasas y 25 de azúcar por cada 100 gramos de producto), en el etiquetado (dos sobre cinco), y en la calidad de los azúcares. Tal y como explica la OCU, el turrón tradicional duro se elabora con azúcar y miel, pero hay ocasiones en las que algunas marcas sustituyen estos ingredientes por jarabes de glucosa y fructosa y azúcar invertido con el objetivo de abaratar costes. El turrón duro El Lobo fue valorado con un tres sobre cinco en la categoría del etiquetado y obtuvo un cinco sobre cinco en la de aditivos.

La OCU señala que, en general, los resultados de su análisis son positivos, ya que la degustación es “como mínimo, aceptable” para todos los turrones y no se encontraron aditivos. “No obstante, 13 de los 20 fabricantes abaratan costes sustituyendo parte de la miel y el azúcar por jarabes de glucosa y azúcares invertidos, un recurso penalizado por la OCU, ya que es posible elaborar turrones con ingredientes tradicionales por un precio razonable”.

Por último, la organización también recuerda que lo ideal es guardar estos alimentos en un lugar fresco y alejado de la humedad, incluso cuando haya sido abierto, “aunque en este caso envuelto”. La nevera puede acabar reblandeciendo la almendra y alterando la calidad del producto al coger olores. “Y recuerde que [el turrón] es un alimento muy calórico, contiene alrededor de 550 kilocalorías por cada 100 gramos, por lo que debería de ser un producto de consumo ocasional”, finaliza.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class