Non Plus Ultra

La lista de prendas que debes hacer desaparecer ya de tu armario

Renueva tu armario
Renueva tu armario

ABC

Nunca es tarde para hacer una buena limpia con la que hacer hueco para todas las novedades

Nos hemos levantado con ganas de hablar de las reliquias que solemos guardar en el armario. Hay quien cree que ‘algún día se pondrán de moda de nuevo’. Otros que ‘da pena tirarlas’. Puede que tú seas de los que piensa que ‘ya no los hacen como estos’, o quizá seas del ‘por si acaso un día los necesito’ y ese día nunca ha llegado desde la primera vez que lo dijiste allá por 1993.

Seguramente hay muchas ‘joyas’ más que estas que te enumeramos a continuación, pero después de una ardua puesta en común hemos elaborado una lista con las que son muy habituales. Es una lista abierta, así que sentiros libres de completarla y ampliarla una vez la leáis y no podáis evitar sacar el tema en la oficina o en la próxima quedada (al aire libre) con familia o amigos.

Tus vaqueros de los 90

Te crees que tus jeans sientan igual que entonces porque la tendencia noventera vuelve a estar de moda pero luego te los pones y resulta que te llevas un chasco. Ya no es que se vean viejos al lado de los comprados ayer que están inspirados en aquella época, es que no se parecen tanto como tú creías porque hay detalles que sí cambian. Esto de la moda es algo parecido a lo que pasa con el arte cuando se empeñan en reconstruir una obra de otro tiempo de forma idéntica. No funciona. Por eso una cosa es beber de tendencias pasadas y otra reproducirlas tal cual.

Calcetines viejos

Les tienes cariño y, de verdad, lo entendemos. Pero ya. La nostalgia es buena hasta que deja de serlo. Y unos calcetines desbocados, con pelotillas y que han perdido el color original de tanto lavado no te hacen ningún bien. Hazle un favor a tu autoestima y a tu imagen: coge una bolsa de basura, vuelva el cajón entero de calcetines, compra nuevos ahora que hay opciones para todos los gustos, y pasa página. Por favor, te lo rogamos. Y tu zapatero (y tu pareja) también.

Camisetas de propaganda

La etiqueta de Fruit of the loom te trae recuerdos agradables a veranos de playa, piscina, campo o pueblo con las camisetas de propaganda más variopintas de cada época, pero llega un momento que ya no aguantan el tipo ni como ropa de estar por casa. Seguro que tienes candidatas de sobra para ocupar su sitio. Como mucho, si quieres seguir teniéndolas en tu vida, puedes hacer trapos con ellas para darle una última vida. Pero no dan para más.

Pijama de hace diez años

Otro clásico del armario viejuno que urge renovar es el pijama de la década pasada. Suele tener algún agujerito por aquí o por allí, más o menos disimulado; puede incluso que le falte una prenda si era un dos piezas; o esté descolorido y lleno de pelotillas. Pero ahí sigues, poniéndotelo semana sí y semana no porque toca lavarlo, que si pudieras te lo pondrías siempre. Ya ni siquiera tienes la excusa de que apenas se venden pijamas que te gusten porque los tienen hasta las firmas low cost más conocidas.

Jerséis con pelotillas

¿Qué te lleva a creer que nadie se dará cuenta de que tu jersey favorito está lleno de pelotillas invierno tras invierno? Si tú mismo te pones delante del espejo y lo notas hasta sin gafas, por qué los demás no iban a notarlo, ¿no? Poco más que añadir que no sepas al respecto. Toca retirada para tu viejo amigo.

Camisas con los cuellos amarillentos y deformados

Da igual si te las has puesto 4 veces o 400, si una camisa se tiñe en la zona del cuello de amarillo desagrable (bien podría ser un nuevo tono de este color) o simplemente se deforma su cuello, te está pidiendo a gritos la jubilación anticipada aunque trates de ponerle remedio con lejía. Pocas pocas menos estilosas que llevar una camisa así. ¡Ni con el mejor traje ni la percha se arregla!

Zapatos con la suela consumida

En los zapatos y las botas lo más que puede pasar, que no es poco, es que te resbales y el trastazo sea importante, pero por lo menos no suelen desgastarse por el lado por el que más pisas como ocurre con las deportivas. Y es que en estas últimas es un clamor cuando observas con detenimiento una zapatilla que está inclinada. Por muy buen aspecto que tenga en general, si lo está, toca cambiarla. Ya no es es solo por imagen, también por salud.

La americana que ya no te vale

Pasa con todas las prendas, pero especialmente con las blazers porque se suelen tener ‘por si acaso’. Y de repente llega el día que necesitas echar mano de alguna de ellas y o no entras o te queda como una manta. Pero no como las americanas «oversize» que se llevan ahora, no, como una manta literal. Así que no está de más que de vez en cuando hagas repaso en el armario de americanas y lo pongas al día para evitar disgustos cuando ya no tengan remedio

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class