Portada » El sector del lujo experimenta una de sus mayores crisis: ¿el fin de una era?
Non Plus Ultra

El sector del lujo experimenta una de sus mayores crisis: ¿el fin de una era?

El lujo se ha visto muy perjudicado con el coronavirus
El lujo se ha visto muy perjudicado con el coronavirus
Spread the love

ABC

La industria ha experimentado una gran caída con el coronavirus que ha hecho que las firmas planteen otras alternativas

El 2020 está siendo el año de lo inesperado y los cambios, pues no hay duda la crisis económica provocada por la pandemia está afectando a todos los sectores. En lo que al comercio respecta, las firmas han optado por eso de “renovarse o morir” para sobrellevar el cambio de la mejor manera posible siendo la digitalización una parte crucial en este tránsito, tanto a la hora de consumir información como en el proceso de compra, lo que ha supuesto también una serie de cambios logísticos y en la imagen de marca.

Otra de las grandes incógnitas era ver cómo el sector del lujo se adaptaría a estos requerimientos, y el resultado es desalentador, aunque se plantea con cierta esperanza de cara a los próximos años. Así lo señala el estudio del mercado del lujo realizado por la consultora Bain & Company, y la Fondazione Altagamma dedicada a la industria de fabricantes de artículos de lujo italianos.

En dicha publicación se llega a una serie de conclusiones de lo más interesantes para entender su evolución en el futuro que comienza con un análisis de los datos de este año en el que se ha experimentado la caída más fuerte desde el 2009 con un 23% menos de ventas, lo que supondría una caída de 217.000 millones de euros. Respecto a lo que queda de 2020 prevé una caída del 10% mientras que, en líneas generales, en 2021 se espera que el mercado recupere el 50 por ciento de la pérdida de beneficios de 2020, que seguirá todavía por debajo de los niveles de 2019.

Las firmas de lujo se enfrentan a uno de sus mayores restos

“Si bien la industria ha sufrido una pausa en los viajes globales y los bloqueos continuos, creemos que tiene la capacidad de recuperación necesaria para superar la crisis. Tenemos fe en su capacidad para transformar sus operaciones y redefinir su propósito para satisfacer las nuevas demandas de los clientes y mantener su relevancia, especialmente para las generaciones más jóvenes” cuenta Claudia, D’Arpizio, socia de Bain & Company y una de las autoras del estudio.

Europa ha sido la más afectada con esta crisis, que también ha azotado fuertemente a Estados Unidos, con una caída del 21% mientras que en China se ha producido un aumento de las ventas del 45%. Las causas de su “éxito” pueden deberse a la capacidad de hacer frente relativamente rápido a la pandemia y al aumento del turismo interno que a su vez fomenta las compras dentro de sus territorios.

En la investigación añaden que en general la venta de todos los artículos de lujo ha habido un descenso, pero que dentro de esta disminución los sectores que mejor han sabido mantenerse han sido la venta de zapatillas y la joyería, que han visto en el canal online su fuente de salvación.

Una recuperación “casi” total en 2023

De cara a los próximos años la compañía cree que habrá un crecimiento de aproximadamente el 12 y el 20% que dependerá del marco macroeconómico, la recuperación del turismo y la confianza en los canales de compra offline. Señalan que el proceso durará varios años y que para alcanzar los niveles de antes de la pandemia habrá que esperar a finales de 2022 o principios de 2023. Del mismo modo, Bain & Company espera que no aumente el número de tiendas operadas directamente por las marcas en 2020 y que se registre una posible disminución de las redes de tiendas en 2021.

En el mercado de lujo, en 2020 las ventas online ascendieron a 49.000 millones de euros frente a los 33.000 millones registrados en 2019 ya que la proporción de compras realizadas en Internet se duplicó del 12% en 2019 al 23% en 2020. No hay duda de que los e-commerce serán clave para que siga mejorando el mercado del lujo y supondrá un desafío para las marcas que tendrán que cambiar su visión centrada en el offline y la experiencia de compra presencial para satisfacer los nuevos requerimientos.

Giorgio Armani

“Hacia 2030, esta industria se transformará drásticamente. Ya no hablaremos de la industria del lujo, sino del mercado de la excelencia cultural y creativa. En este nuevo espacio ampliado, las marcas ganadoras serán aquellas que construyan sobre su excelencia un futuro con una mentalidad insurgente. Las marcas de lujo deberán pensar con valentía para reescribir las reglas del juego”, ha declarado otra de las socias de Bain & Company, Federica Levato.

Es más, cada sector tendrá que hacer frente a un reto diferente. Según la consultora, los que más fácil lo tendrán serán el mercado automovilístico, el del arte y las bebidas alcohólicas así como los yates y jets de lujo. Una incógnita que solo podremos confirmar con el paso del tiempo.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class