Mundo

Netanyahu no se da por vencido: llama a bloquear en el parlamento el nuevo gobierno de coalición

El primer ministro alerta de que Israel está a las puertas del «fraude del siglo» y pide a los diputados conservadores que rechacen en la votación el acuerdo al que llegaron ocho partidos para apartarle del poder

Parece que al mago Benjamín Netanyahu se le agota la magia y necesita un golpe de efecto para intentar frenar la creación del gobierno de coalición impulsado por ocho partidos que amenaza con apartarle del poder. El primer ministro en funciones recurrió a Twitter para criticar ese gobierno que, aunque estará dirigido los dos primeros años por el ultranacionalista Naftali Bennett, considera «de izquierdas» y «peligroso».

Netanyahu sigue el estilo de su admirado Donald Trump cuando ve acercarse la derrota y alerta de que Israel está a las puertas del «fraude del siglo». Para evitarlo, convocó de urgencia a las fuerzas conservadoras aliadas para intentar bloquear el cambio liderado por Bennett y Yair Lapid en la decisiva votación del parlamento.

Tras la firma in extremis del acuerdo la noche del miércoles, media hora antes del final del plazo, el parlamento tiene ahora la palabra y se ha convertido en el nuevo campo de batalla.

La coalición, que busca poner fin a la era Netanyahu, inició los trámites para cambiar al presidente de la cámara, Yariv Levin, miembro del Likud que podría intentar retrasar al máximo la votación con el objetivo de que Netanyahu tenga tiempo de lanzar alguna maniobra que acabe con el consenso de una oposición tan heterogénea. Partidos de extrema derecha, derecha, centro, izquierda e islamistas solo tienen en común el deseo de acabar con Netanyahu.

Ante las dudas internas en Yamina sobre la necesidad de remover a Levin de su puesto, la Lista Conjunta árabe mostró su apoyo a Lapid y aseguró que sus diputados están dispuestos a votar a favor del reemplazo para colocar a Mickey Levy, de Yesh Atid, al frente de la cámara. El lunes podría producirse el relevo, según los planes de la coalición.

Presión y amenazas

El plan del Likud pasa por aumentar al límite la presión sobre los siete diputados de Yamina, partido de Bennett en el que no todos ven con buenos ojos la estrategia de su líder. Matan Kahana, miembro de la formación que apunta a próximo ministro de Asuntos Religiosos, declaró al diario Israel ‘Hayom’ que «estamos bajo una presión enorme» para votar en contra del nuevo gobierno. «Está por todas partes, redes sociales, llamadas telefónicas, protestas delante de nuestras casas… hasta el punto de que se están cruzando líneas rojas. Algunos diputados sienten que hasta sus hijos están en peligro», denunció Kahana.

«Estamos bajo una presión enorme»

El grado de las amenazas desde la ultraderecha israelí llevó a las autoridades a transferir al Shin Bet, servicio de inteligencia doméstica, la seguridad personal de Bennett, que a partir de ahora recibe la misma protección que el primer ministro del país.

Cercado por sus excolaboradores

Después de doce años al frente de Israel, el primer ministro puede perder el poder a manos de políticos que fueron durante años estrechos colaboradoresBennett fue su jefe de gabinete y ministro de Educación o Defensa, Avigdor Lieberman, también fue jefe de Gabinete y ministro de Defensa, Gideon Sa’ar estuvo al frente de Educación e Interior y Lapid y Benny Gantz también han ocupado cargos ministeriales bajo el mando de una persona a la que ahora quieren apartar de la primera línea de la política.

«Venganza contra el hombre que una y otra vez les engañó o quemó directamente»

«Nada explica mejor la formación de esta nueva coalición con partidos tan opuestos, que la animosidad de unos líderes políticos que exigen venganza contra el hombre que una y otra vez les engañó o quemó directamente», apuntó Marwan Bishara, analista del canal Al Yasira para valorar la sorprendente coalición que dirigirá un ultranacionalista y tendrá el apoyo de los islamistas de Mansour Abbas.

La oposición ha dado un primer paso importante, pero nadie subestima a Netanyahu y son conscientes que hará todo lo que esté en su mano hasta el mismo instante en que Bennett sea investido nuevo primer ministro.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class