Mundo

Merkel presiona para que EE.UU. reabra de una vez las fronteras con Europa

La canciller es la primera líder de Europa en visitar al nuevo presidenteen la Casa Blanca

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió ayer a Joe Biden en una visita a la Casa Blanca que haga lo posible por reabrir las fronteras de Estados Unidos, tras más de un año de cierre a viajes no esenciales por la pandemia. «Es algo que estamos considerando, y tomaremos una decisión en los próximos días», dijo el presidente Biden en rueda de prensa. Merkel respondió que tiene confianza en el proceso y en que EE.UU. tomará una decisión adecuada para ambas partes. Desde hace apenas un mes, la Unión Europea abrió sus fronteras a estadounidenses vacunados, pero no ha habido recriprocidad.

Con la amistosa visita de ayer, Biden volvió a tender ayer la mano a Europa, tras los atribulados años de disputas y tensiones de Donald Trump. Merkel es la primera mandataria del viejo continente en visitar al nuevo presidente en la Casa Blanca, algo que hizo ayer con todos los honores, tras los viajes de los líderes de Japón, Corea del Sur, Israel y Afganistán. Poco a poco, el lazo trasatlántico vuelve a la normalidad, con un punto restante de tensión entre Washington y Berlín: el gasoducto Nord Stream 2, que se está construyendo de Rusia a Alemania y que refuerza la relación de ese país europeo con Vladimir Putin. EE.UU. todavía maniobra para impedir su culminación, que es inminente.

Ayuda frente a Rusia

El presidente norteamericano pidió a Merkel ayuda para responder a los ciberataques y el chantaje procedente de Rusia, que ha afectado gravemente al suministro de la gasolina, a plantas cárnicas y otros negocios. También trataron los dos mandatarios las ansias expansionistas del Kremlin, y el apoyo a Ucrania, donde el conflicto instigado por separatistas prorrusos sigue abierto. Un punto especial de interés para Biden, según dijo, es la creciente influencia comercial china, y su desembargo en la tecnología 5G en Europa, que desde EE.UU. se ve con preocupación al percibirlo como un riesgo para la seguridad nacional.

Queda atrás la gran tensión que hubo entre Merkel y Donald Trump. Según varias filtraciones, este último fue extremadamente agresivo con la canciller alemana, y hasta llegó a calificarla de «estúpida». Ha pasado a la posteridad una foto de Merkel, abalanzada sobre una mesa ante Trump, con este último cruzado de brazos, mientras le miraba atentamente lo más nutrido de la comunidad internacional. Fue tomada en una cumbre del G7 en Canadá en 2018.

Ayer Merkel llegó a la Casa Blanca con todos los honores. No la recibió Biden a la puerta del Ala Oeste, como sí hizo Trump en 2017. Pero ya dentro del despacho Oval el ambiente era de gran cordialidad. «Ahora tenemos la oportunidad de hablar más sobre nuestra relación bilateral, la relación entre Alemania y América, obviamente siempre en el contexto de los asuntos europeos», dijo Merkel.

Biden, sonriente, le tendió la mano a la canciller: «Es un gran placer dar la bienvenida a la canciller Merkel de regreso a la Casa Blanca, ha estado en el despacho Oval muchas veces. Es una gran amiga personal y una amiga de EE.UU.».

Los dos mandatarios firmaron lo que la Casa Blanca presentó como «la Declaración de Washington», un documento que establece los principios y valores generales de la relación bilateral en un contexto de auge de los populismos a ambos lados del Atlántico: el compromiso compartido con los principios, valores e instituciones democráticos y los derechos humanos; la preservación de los tratados internacionales; la defensa de la economía de mercado, y la importancia de la cooperación transatlántica.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class