Mundo

Macron se reúne con cinco presidentes del Sahel para decidir la nueva presencia militar de Francia

Tras el fin de la operación de presencia masiva de soldados, París parece apostar por el uso de «unidades especiales»

Emmanuel Macron recibirá este viernes a los presidentes del G-5 africano (Niger, Mauritania, Mali, Burkina Faso y Tchad), con el fin de «armonizar» posiciones en materia de seguridad en el corazón estratégico de Sahel, la inmensa franja desértica, subsahariana, percibida como semillero de grupúsculos terroristas islámicos.

El presidente Macron anunció el diez de junio pasado el fin de la Operación Barkane, que asumía la seguridad regional desde el 2014. Cinco mil soldados franceses y varios centenares de soldados españoles, ingleses, daneses, checos y estonios, colaboraban con los ejércitos de los países del G-5 con el fin de estabilizar militarmente el gigantesco coladero yihadista de Sahel.

La sucesión de golpes de Estado en Mali, y la incertidumbre de la mera estabilización militar de esa región estratégica, han incitado a Emmanuel Macron a revisar la estrategia militar francesa.

El presidente francés discutirá con el presidente de la República de Niger, Mohamed Bazoum, el presidente de la República islámica de Mauritania, Mohamed Ould Cheikh El Ghazouani, el presidente de la Transición de la República de Mali, coronel, Assimi Goïta, el presidente de Burkina Faso, Roch Marc Christian Kabore, el presidente del Consejo militar de Transición del Tchad, general Mahamat Idriss Déby, las nuevas modalidades de la colaboración militar francesa con los miembros del G-5, en un plano estrictamente militar.

Podría tratarse de un cambio de doctrina estratégica destinada a la contención de las amenazas terroristas islámicas. La Operación Barkane fue concebida como presencia militar masiva y permanente. Una gran mayoría de miembros de la UE, comenzando por Alemania, decidió no participar significativamente. Barkane podría ser sustituida por una presencia militar de otra naturaleza: equipos y unidades especiales que comenzaron a trabajar hace un año con el nombre de Takuba.

Desde hace un año, Francia ha intentado contar con la posible presencia de aliados europeos en la emergente operación Takuba. En principio, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Noruega, Holanda, Portugal, la República Checa, el Reino Unidos, Suecia y España, habrían aceptado la participación de unidades especiales propias. Queda por vez la naturaleza final del nuevo compromiso militar de Francia con el G-5.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class