Mundo

La llamada de Trump para alterar las elecciones en Georgia: «Solo quiero que me encuentres 11.780 votos»

David Alandete

El presidente Donald Trump hizo el sábado un último intento por impedir que Joe Biden ocupe la presidencia: llamó personalmente al secretario de Estado de Georgia para instarle a que recule, anuncie que ha cambiado de opinión sobre los resultados y le entregue la victoria en el estado.

Georgia es un estado tradicionalmente conservador en el que ganó Biden de forma sorprendente. Es el secretario de Estado el que debe certificar los resultados de las elecciones y quien los envía al Capitolio. «Todo lo que quiero hacer es esto. Solo quiero que me encuentres 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos. Porque ganamos el estado», le dice Trump a Brad Raffensperger en esa llamada, filtrada este domingo al diario «The Washington Post».

«La gente en Georgia está enfadada, la gente de este país está enfadada, y no hay nada malo en admitir que has hecho un nuevo cálculo», dice Trump a Raffensperger, quien le responde: «Señor presidente, con todos los respetos, los datos que usted tiene son equivocados».

El estado de Georgia certificó en diciembre los resultados electorales que muestran que Biden ganó las elecciones estatales del 3 de noviembre por 11.779 votos. Aun ganando en Georgia, Trump necesitaría de otros estados para mantenerse en la Casa Blanca. El presidente ha denunciado fraude en todos los estados que ganó en 2016 pero perdió en 2020: aparte de Georgia, en Michigan, Pensilvania, Wisconsin y Arizona.

Ayer precisamente era el día en que los nuevos diputados y senadores tomaron posesión de sus escaños. Varios demócratas acusaron a Trump de haber cometido un delito merecedor de la destitución. Según dijo la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, en circunstancias normales el presidente debería ser sometido de nuevo al «impeachment» o juicio político. Lo cierto es que Trump ya fue sometido a uno por una llamada al presidente de Ucrania, y fue exonerado por el Senado, que tenía mayoría republicana.

La llamada, en la que participan varias personas, dura una hora. En ella, Trump repite sus denuncias de fraude, que han sido desestimadas por los juzgados. Afirma varias veces que hay un elevado número de personas que no pudo votar porque otros lo habían hecho en su lugar antes de forma ilegal. «Hemos ganado estas elecciones», dice el presidente en varias ocasiones.

En algún momento, Trump parece amenazar a Raffensperger, al advertirle que el certificar los resultados a favor de Biden «puede acarrear graves consecuencias». «Puede ser un delito», dice el presidente en la llamada. Raffensperger, que es republicano, ha recibido amenazas de muerte después de que Trump le haya criticado abundantemente en las redes sociales.

El mismo domingo por la mañana, Trump criticó a Raffensperger en un mensaje en Twitter en el que dijo que este «no tiene ni idea» de lo que en realidad sucedió en las elecciones en Georgia. Horas después «The Washington Post» publicó íntegramente la llamada, que parece grabada desde donde está en secretario de Estado de Georgia con sus abogados. En esa llamada, Raffensperger y los letrados dicen en varias ocasiones que no hay pruebas válidas de ese supuesto fraude electoral.

En su conversación Trump insiste en que no le parece creíble haber perdido en Georgia. «Mira el tamaño de mis mítines», dice en varias ocasiones. «Es imposible haber perdido ahí», añade.

Este lunes, el presidente regresa a ese estado a dar un mitin a favor de los dos senadores republicanos que se juegan el escaño en una segunda vuelta. Estas elecciones en Georgia revisten gran importancia y podrían marcar el tono de la próxima legislatura. Si ganaran los demócratas esos dos escaños el Senado quedaría con un empate 50-50 con los republicanos. Pero como la futura vicepresidenta, Kamala Harris, ejercerá también como presidenta de la cámara alta, sería ella quien inclinaría la balanza en caso de empate en las votaciones.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class