Motor

Probamos el BMW Serie 4 Cabrio: vuelve el techo de lona y está más preparado para ofrecer disfrute al volante

El nuevo BMW Serie 4 Cabrio vuelve a los orígenes de los coches descapotables con su techo de lona, pero al mismo tiempo es más tecnológico, práctico y confortable que nunca. Lo hemos probado y te contamos las primeras impresiones.

En 2013 BMW decidió separar los caminos de sus berlinas y coupés medios, dándole entidad propia al Serie 4 separado del Serie 3, de quien dependía hasta aquel momento. Mientras el primero tiene carrocerías berlina y touring (familiar), el segundo se desarrolló con tres variantes: coupé, cabrio y gran coupé.

De las tres versiones de este último se han vendido 800.000 unidades en todo el mundo, y de ellas 15.248 se han quedado en nuestro país. A nivel global la carrocería más vendida del Serie 4 es la Gran Coupé que representa el 45% de las ventas, seguido del Coupé con un 30% y por último con casi idéntica cuota de ventas, el Cabrio con un 25%.

Tras haber probado en noviembre del año pasado el Serie 4 Coupé, ahora le tocaba el turno al nuevo BMW Serie 4 Cabrio, pero antes hagamos un repaso a sus principales novedades.

Diseño y capota de lona

Salta a la vista que el nuevo BMW Serie 4 Cabrio adopta las líneas maestras estrenadas en el Coupé, con una silueta sólida, baja y contundente marcada por su parrilla delantera vertical de doble riñón.

Más allá de eso, el techo duro retráctil de las generaciones anteriores ha desaparecido para dejar paso a un techo de lona, de estilo clásico y con una serie de características que lo hacen igual de válido que el duro, pero un 40% más ligero.

Se abre y se cierra en 18 segundos, operación que puedes hacer con el coche parado desde el mando a distancia o desde un pulsador en el habitáculo situado entre ambos asientos. También puedes abrir o cerrar la capota en marcha siempre y cuando mantengas la velocidad por debajo de 50 km/h.

El techo está formado por varias secciones semi rígidas, recubiertas de tela por dentro y por fuera, de ahí que su capacidad para aislarlo del exterior tanto a nivel acústico como térmico no tenga que envidiar casi nada a una capota dura o incluso al coupé. Es una solución muy similar a la que utiliza Porsche con el 911 Cabrio.

Los mild-hybrid tienen el motor de arranque generador de 48V que asiste al propulsor con su potencia adicional de 8 kW/11 CV

El techo de lona permite contar con un compartimento variable de la capota de lona, gracias al cual se puede aumentar la capacidad del maletero desde los 300 litros (80 litros más que su predecesor) hasta los 385 (15 litros más) con la capota plegada.

En el interior encontramos una serie de elementos específicos para el Cabrio, como el sistema de calefacción para la nuca de los ocupantes de las plazas delanteras, integrado en los reposacabezas delanteros. También se puede montar un paravientos sobre las plazas posteriores, el cual reduce considerablemente las turbulencias que se cuelan en el habitáculo cuando vas descapotado.

Por lo demás, la calidad de los materiales empleados en el habitáculo, es muy alta y la practicidad de todos los mandos es absoluta como nos tiene acostumbrados BMW en los últimos tiempos. Solamente puedes sentirte algo abrumado por el enorme número de botones que tienes a tu alcance, sobre todo en la consola central que separa ambos asientos, donde hay botones para todo.

Mejora de cotas general

El BMW Serie 4 Cabrio mejora sus cotas en todos los sentidos. Si lo comparamos con su hermano berlina el Serie 3, referente entre las berlinas medias más deportivas del mercado con una calidad de rodadura y dinamismo muy destacados, hay cambios sustanciales.

Tomando como base ese modelo, el Serie 4 Cabrio mejora sobre el papel en muchos aspectos. Empezando por el centro de gravedad, este va 21 milímetros más bajo que en la berlina, lo cual redunda en un mayor aplomo.

También ayuda en este sentido el hecho de que el eje posterior es 23 milímetros más ancho que el de la berlina, dándole más apoyo y sustentación a esa parte trasera del coche que también se beneficia del peso de la capota.

En la tapa del maletero, se ha realizado un pequeño rediseño para que haga las funciones de alerón integrado. El extremo de la misma sube ligeramente haciendo que el aire genere más apoyo, sin llegar a desentonar con el estilo clásico y elegante de este modelo.

Por lo demás en el eje delantero se han trabajado en las caídas, que son algo más pronunciadas que en el Serie 3, lo cual unido a una dirección y suspensiones específicas para este Serie 4 Cabrio, debería mejorar su comportamiento dinámico.

En marcha con el BMW Serie 4 Cabrio

La prueba del BMW Serie 4 Cabrio en mi caso tuvo lugar con la versión más alta de la gama, el M440i xDrive de 374 CV. Esta motorización, al igual que las diésel, cuenta con tecnología mild hybrid, de ahí que luzca la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico.

¿Cómo la consigue? Porque monta un potente motor de arranque-generador de 48V y una segunda batería que permite regenerar y almacenar más energía de frenado que se utiliza para alimentar el sistema eléctrico, aligerando la carga de trabajo del motor de combustión y aumentando su potencia en 11 CV.

Puede parecer una cifra insignificante, pero lo cierto es que en marcha se llega a apreciar ese empuje extra, especialmente en situaciones de alta demanda, como adelantamientos o incorporaciones en carriles de aceleración.

Nos sentamos en el asiento del conductor y un brazo desplegable nos acerca el cinturón de seguridad hasta la altura del hombro para que abrocharlo sea sencillo.

Comenzamos la prueba de este M440i xDrive con el motor de seis cilindros circulando con la capota cerrada por autovía. Sinceramente, creo que el nivel de aislamiento del techo es tan bueno que no echarás apenas en falta el Coupé si te decantas por uno de estos.

A ritmo alto permite disfrutar de un confort realmente destacado, sin presencia de ruidos mecánicos ni aerodinámicos en el habitáculo. Por otro lado, el carácter más rutero y más GT que le han dado al Serie 4 en esta última generación, hacen de él un coche perfectamente válido para largos viajes con total confort y una calidad sorprendente incluso en esta versión que debería tener un talante más deportivo, como indica la M en el nombre.

Las suspensiones filtran las irregularidades de la carretera, y lo hacen con un nivel bastante equilibrado de actuación para que no sientas que estás desconectado del coche como ocurre con otros modelos. Siempre tienes una dirección comunicativa y un tacto y conexión con el coche, que ofrece mucha confianza.

La caja de cambios Steptronic de ocho velocidades es maravillosa y se encarga de llevar el motor siempre en el régimen óptimo, minimizando de carga a la mecánica cuando no le estamos exigiendo una respuesta muy destacada, pero al mismo tiempo ofreciendo respuesta cuando pisamos a fondo el acelerador de nuevo.

El bloque de seis cilindros demuestra su contundencia con 500 Nm de par disponibles entre 1.900 y 5.000 RPM y eso hace que sea muy sencillo encontrar el régimen necesario para obtener respuesta.

Brillante en curvas a cielo abierto

Alejándonos de la autovía, abrimos el techo. Lo hacemos desde el mando situado entre ambos asientos, sin detener la marcha manteniendo una velocidad inferior a los 50 km/h, que casualmente es lo que marcaba la limitación de la carretera nacional por la que estábamos circulando.

Es entonces cuando realmente se empieza a disfrutar del carácter y sentido de este coche, dejando que el aire sea el compañero de viaje. Llevábamos el deflector de aire opcional que se monta sobre las plazas posteriores y limita notablemente las turbulencias en el interior.

Pasando al modo Sport, el coche cambia mucho su carácter. Deja de ser ese cómodo GT con el que no es impedimento hacer largos viajes con comodidad y pasa a ser un coche con el que puedes moverte a ritmo muy alto en curvas.

Notas cómo la dirección gana un punto de dureza, cómo las suspensiones se tensan y cómo la respuesta del coche es más enérgica en todo momento.

El M440i acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos

Esta versión M440i lleva un tarado de suspensiones específico de M, que busca un carácter deportivo, y realmente lo obtiene, aunque solo lo deja ver en conducción deportiva. Cuenta con tracción a las cuatro ruedas, pero se siente que es el eje posterior el que manda y con el que se van manejando los 374 CV de potencia.

Tras unos cuantos kilómetros a ritmo ágil, corroboro que es un coche con un punto de precisión notable, mucho más directo de lo que esperaba y muy eficaz. Puedes llevar ritmos muy altos, hacer conducción deportiva y divertirte al volante, que es de lo que realmente se trata.

Como novedad, el Serie 4 Cabrio incorpora un modo de la caja de cambios llamado Sprint. Básicamente consiste en que, si pulsas la leva izquierda del cambio, motor y cambio maximicen el rendimiento dinámico, el segundo bajando varias marchas y el segundo dando una respuesta más inmediata.

Es el equivalente al botón Sport Response de Porsche, y con él es más rápido, seguro, ágil y sencillo hacer adelantamientos, incorporarse a la velocidad adecuada a una vía de alta velocidad, o simplemente pasártelo bien de repente.

Conclusiones y precios del BMW Serie 4 Cabrio

Tras esta toma de contacto creo que el nuevo BMW Serie 4 Cabrio ha mejorado en todo. Deshacerse del techo duro retráctil ha sido todo un acierto, tanto por lo que supone sobre la báscula como por el aspecto más clásico y elegante que le da la lona, sin empeorar con ella el confort de marcha.

Si a todo eso unimos que dinámicamente es un coche mucho más rápido, ágil y preciso que antes y que cuenta con muchos más elementos tecnológicos que su predecesor, es justo decir que estamos ante un coche más completo y mejor, un coche preparado para su objetivo, que es el de hacer disfrutar a todo aquel que lo conduzca, ya sea a cielo abierto o con el techo cerrado disfrutando de niveles de confort similares al Serie 4 Coupé.

CILINDRADAPOTENCIAPAR MOTORETIQUETAPRECIO
420I1.998 c.c184 CV300 NmC57.300 €
430I1.998 c.c258 CV400 NmC61.400 €
M440I XDRIVE2.998 c.c374 CV500 NmECO83.400 €
420D1.998 c.c190 CV400 NmECO58.250 €
430D2.993 c.c286 CV650 NmECOPRÓXIMAMENTE
M440D XDRIVE2.993 c.c340 CV700 NmECOPRÓXIMAMENTE
Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class