Portada » Las siete reglas que debes seguir para hacer el sándwich mixto perfecto
La Cocinita

Las siete reglas que debes seguir para hacer el sándwich mixto perfecto

Sándwich mixto perfecto
Sándwich mixto perfecto
Spread the love

Directo al PALADAR

El sándwich de jamón y queso a la plancha, sándwich mixto, también conocido como bikini en Cataluña, es uno de los emparedados o sándwiches más populares y más fáciles de hacer. Hoy te contamos las siete reglas que debes seguir para hacer el sándwich mixto perfecto.

Poniendo un poco de atención a la técnica de su elaboración, utilizando buenos ingredientes de calidad y haciéndolo con cariño, ya verás cómo mejoran tus sándwiches mixtos en casa, cuando apliques estas claves.

Los ingredientes

Son cuatro los ingredientes que usaremos para hacer un sándwich mixto. El pan de molde, la mantequilla, el jamón cocido o jamón York y el queso. Es importante elegir productos de calidad y no usar fiambres envasados o ahorrar unos céntimos comprando otros más económicos porque el resultado será muy diferente.

a) El pan de molde

El pan de molde

El pan de molde ideal sería el pan de molde casero, pero si elegimos un pan de molde industrial, tenemos muchas opciones. Personalmente, yo prefiero utilizar los que tienen forma de pan horneado, antes que los panes cuadrados.

¿Con corteza o sin corteza?

Pan de sandwich

Es un tema de gustos, y siempre nos queda la opción de recortar las cortezas del sándwich una vez preparado, pero dado que buscamos una cobertura crujiente y jugosa, mi recomendación es que uséis siempre pan con corteza para estas elaboraciones calientes, dejando el pan de molde sin corteza para emparedados fríos, bocaditos de té y similares.

b) La mantequilla

Mantequilla

Para conseguir un tostado bonito y a la vez jugoso, tenemos que untar las rebanadas de pan de molde con mantequilla. Procurad usar una buena mantequilla o si podéis con mantequilla casera. Para una buena distribución y además para reducir la cantidad, es preferible tener la mantequilla a temperatura ambiente durante unos 20 minutos antes de hacer los sándwiches.

Pan de sandwich con mantequilla

Así podremos untar bien las rebanadas sin afectar a su forma y además podremos poner una cantidad mínima en cada cara. Sí, es conveniente dar mantequilla al pan tanto en su cara exterior, que entrará en contacto con la plancha, como en la cara interior del sándwich mixto.

c) El queso para fundir

Es importante utilizar quesos que fundan bien como el gouda, el emmental, el havarti o el gruyère, y evitar las lonchitas de preparado de queso envueltas en plástico que tienen poco de queso, por bien que se fundan. En un sándwich mixto, esas sabanitas prácticamente desaparecen y se convierten en un líquido que puede provocar quemaduras sin aportar los deliciosos hilos fundentes de las variedades de queso que os he aconsejado.

Pan de sandwich con queso fundido

Mi recomendación es poner queso en ambas caras del pan. Así habremos formado un sándwich de mantequilla, pan, mantequilla, queso, jamón, más jamón, queso, mantequilla, pan y mantequilla. De esta manera, el queso envolverá al jamón tanto por arriba como por abajo, en una proporción perfecta.

d) El jamón cocido

Jamón cocido

Es junto al queso el ingrediente principal de este sándwich por lo que es importante que compréis un buen jamón cocido o de York, el mejor que os podáis permitir. No uséis fiambre de jamón o cualquier otro preparado cárnico sino jamón cocido de verdad.

Pan de sandwich con jamón

A la hora de comprarlo, pedid al charcutero que lo corte muy fino. Es preferible poner tres o cuatro lonchas muy finas que una gruesa, la cual no aportará ventajas y lo hará más basto. Al colocar el jamón, podéis formar olas con las distintas lonchas para dar volumen al sándwich y hacer que parezca más cargado. El resultado será un sándwich más jugoso.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Pan de molde en rebanadas2
  • Mantequilla atemperada
  • Queso Gouda en lonchas generosas (o emmental o gruyère)2
  • Jamón cocido en lonchas finas (o de York)3

Cómo hacer sándwich mixto

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total15 m
  • Elaboraciónm
  • Cocción10 m

Cortamos el pan en rebanadas de un dedo de grosor, conservando la corteza. Untamos ambas caras de las dos rebanadas con la mantequilla blanda, repartiéndola generosamente por toda la superficie.

Montamos el interior del sándwich colocando primero una loncha de queso sin corteza, y encima el jamón fino formando olas para aportar textura. Disponemos sobre el jamón la otra loncha de queso y cerramos con la segunda rebanada de pan.

Calentamos una plancha antiadherente o carmela acanalada con marcas de grill, a temperatura muy baja, y colocamos el sándwich, presionando suavemente para que se vaya tostando y fundiendo el queso. Si se usa sandwichera, pondremos el termostato al mínimo.

Mantenemos la potencia suave y damos la vuelta al pan con la espátula para dorarlo por la otra cara y terminar de fundir el queso. Servimos inmediatamente, cortando el sándwich por la mitad, en diagonal si es cuadrado.

La técnica para hacer el sándwich

1) ¿Dónde hacer el sándwich?

Podemos utilizar una sandwichera eléctrica, una plancha o una sartén. Si usamos la sanwichera, hay muchas que dan buenos resultados, aunque en mi opinión hay que usarla con el termostato al mínimo para que antes de que se tueste el pan de más, haya dado tiempo a que se funda el queso en el interior.

Sandwich tostado

Si optamos por usar una plancha, una sartén o una carmela o sartén acanalada debemos cocinar el sándwich en una cocción muy lenta. Usaremos la carmela o parrilla si queremos obtener sándwiches con el rayado característico, aunque este utensilio de cocina no deja los sándwiches homogéneamente tostados.

Sandwich tostado

Para mí, los mejores resultados se producen utilizando la plancha, con el fuego al mínimo, dando tiempo a que el pan se tueste de manera uniforme y que los ingredientes se hagan lentamente hasta conseguir el sándwich mixto perfecto.

2) La temperatura

Sandwich en la plancha

Si hacemos el sándwich muy despacio, con el fuego muy bajo, a la vez que se va tostando el pan iremos fundiendo el queso situado más cerca de la plancha. Al dar la vuelta al sándwich para tostar la otra cara, la otra loncha de queso se fundirá también, calentando bien el jamón por ambos lados.

Si utilizamos un fuego muy alto, nuestros sándwiches estarán hechos antes pero veremos más quemado el sándwich en su interior y sin embargo estará menos cocinado por dentro.

Con qué acompañar el sándwich mixto

Puedes servir el sándwich acompañado de patatas fritas –recuerda cómo hacer para que queden perfectas– o con un poco de ensalada, pero en general, basta con servir el sándwich mixto, sin más guarnición.

Sandwich

Es tradición servir el sándwich cortado por la mitad, -en diagonal, si son panes de moldes cuadrados- para que el comensal pueda ver el corte con abundante jamón y para que al apretarlo con las manos, observe cómo sale el queso fundido al exterior.

Si se quiere dar un toque más de elegancia, se pueden envolver las mitades de sándwich en servilletas de papel para que sean más cómodos de comer. El sándwich mixto se puede comer con cuchillo y tenedor pero en mi opinión, se disfruta mucho más comiéndolo con las manos.

Variaciones sobre el sándwich mixto

Sandwich

Aunque el sándwich mixto clásico es el más efectivo, fácil de hacer y el que más gusta, también puedes preparar el sándwich mixto con algunas variaciones, añadiendo un huevo cocinado a la plancha sobre el pan y cubriendo con otro pan al con un agujero circular para dejar ver la yema, añadiendo ensalada de lechuga y tomate como en el caso del famoso sándwich Club.

También puedes jugar con los ingredientes cambiando el tipo de pan, introduciendo bacon, pavo o usar otras variedades de queso como queso azul, mozzarella, queso crema, o incluso variarlo por completo como en el sándwich de la foto que lleva rebanadas de pan casero, bacon, pera y queso gorgonzola.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class