La Cocinita

Cómo aliñar ostras, cuatro recetas fáciles para triunfar

Clara Villalón 

Las amas o las odias, pues no son para todos los gustos. Vamos a ver cómo aliñar ostras de cuatro formas diferentes a cada cual más irresistible.

El marisco en España está ligado a ocasiones especiales y, entre ellas, sobre todo a la Navidad y a las fiestas. Aunque, precisamente, en esta época es cuando más suben los precios y a veces resulta casi imposible de comprarlos.

Ingredientes

  • Ostras, 16 ud
  • Pimienta negra molida, una pizca
  • Limón, 1 ud

Para la salsa ponzu

  • Salsa de soja, 50 ml
  • Mirin, 20 ml
  • Zumo de yuzu, 1 cucharada

Para el sabayón:

  • Yemas de huevo, 2 ud
  • Brandy, 1 cucharadita
  • Mantequilla clarificada, 20 g

Aún así, marisco bueno hay todos los meses que tengan R y, si no, en España, la Navidad es la fiesta en la que más marisco se consume y quizás sea porque en estas fiestas hay que ser feliz comiendo y bebiendo lo que sea; permitiéndonos dando algún que otro caprichito a base de gambas, percebes u ostras.

O no. También las podemos dejar para cualquier otro día del año, pero su precio oscila entre los 1,5 € y los 5 € así que una, al menos, deberíamos probar en la vida.  Sin duda las ostras son unas de las reinas indiscutibles del concepto de lujo y sofisticación y son muy consumidas en estas fechas alrededor de todo el mundo de muchas formas diferentes.

En esta ocasión queremos abrir el abanico de posibilidades ante este molusco y por ello las hemos preparado de cuatro formas para aprender cómo aliñar ostras: al natural, con limón y pimienta, con salsa ponzu y con un sabayón (similar a una holandesa).

Muy apreciado y valorado para algunos, este marisco se convierte en la pesadilla de otros por su intenso sabor a mar y su textura viscosa. Aún así hay quien, a la hora de la verdad, no sabe muy bien qué hacer a la hora de comprar o enfrentarse a un ostión (así lo conocen en América Latina). Cuando uno llega a casa, lo primero que ha de hacer es saber si las va a consumir al momento o las va a dejar para dentro de un día (o dos a lo sumo).

En este caso, lo mejor es dejarlas en la caja con un trapo húmedo que iremos cambiando cada pocas horas para evitar que se abran y se puedan estropear. Llegado el momento de consumirlas, es importante abrirlas sin romperlas con un cuchillo de punta fina, corta y resistente (es probable que se rompa); se coge un trapo para sujetar la ostra sin hacernos daño y, con decisión, se clava la punta por el extremo pequeño y se destapa como si de un tapón se tratara.

Cómo aliñar ostras

 

A partir de aquí es cuando podemos comerla tal cual o aliñarla como más nos guste: con un poquito de limón, sal y pimienta; con unas gotas de tabasco al más puro estilo de Baltimore; con ponzu para ese punto asiático; o, de forma más lujosa, con una salsita sabayón trufada.

Las opciones son bastante amplias y adaptables al gusto de cada uno. ¿Lo más importante? Disfrutar. Bien en casa (y ojo que si uno no se atreve a abrirlas o es demasiado trabajo con todo el festín navideño, hay restaurantes que te las llevan a domicilio) o en los mejores restaurantes-ostrerías de España, comer ostras es un auténtico placer.

Paso 1

Para preparar la salsa ponzu lo único que hay que hacer es mezclar todos los ingredientes.

Paso 2

Para preparar el sabayón hay que montar las yemas de huevo con las varillas eléctricas al baño maría, poniendo un bol sobre un cazo con agua hirviendo suave. Las yemas tienen que espumar y doblar su tamaño. Incorporar el brandy también y añadir en este momento poco a poco la mantequilla en hilo fino. Mantener siempre al baño maría para que no se corte la emulsión, no podemos tampoco subir mucho la temperatura.

Paso 3

Con cuidado abrir las ostras una a una, separarlas bien de la concha y retirar también todas las posibles cascarillas que hayan podido quedar.

Paso 4

Condimentar las ostras con pimienta negra y limón, otras con la salsa ponzu y otras con el sabayón. Comer inmediatamente.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class