Interesante y curioso

Sánchez estudia ascender a Iceta a vicepresidente para la “operación Cataluña”

El presidente sigue instalado en la gestualidad y el simbolismo, y en ésas entraría el movimiento. Zapatero ya elevó la política territorial a rango de vicepresidencia con Chaves.

No hay marcha atrás. El informe del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, avalando los indultos a los cabecillas del procés encarcelados llegará a la mesa del Consejo de Ministros en cualquier momento. “No tardarán mucho”, auguró este jueves la vicepresidenta Carmen Calvo.

Tal vez antes de la reunión que este mes de junio mantendrán Pedro Sánchez y Pere Aragonés en Moncloa o tal vez después, pero en cuestión de semanas.

En la ingeniería de toda esta operación de reencuentro está teniendo un papel clave el ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, el primero que rompió el hielo públicamente cuando a finales de mayo acudió a la toma de posesión del nuevo presidente de la Generalitat y saludó efusivamente, entre otros, a Jordi Cuixart, condenado a nueve años de prisión por sedición.

El presidente sigue abonado a la gestualidad

Sánchez sigue en la gestualidad y el simbolismo, a los que confiere gran importancia. Es por eso que, dentro de los cambios que el presidente medita para dar un nuevo impulso a su Gobierno, está ascender a Iceta a la categoría de vicepresidente.

Pros: será el líder del PSC quien en buena medida lleve el día a día de la mesa de diálogo con el Govern catalán, en la que no estará Oriol Junqueras. Contras: el ala más radical del independentismo no tiene ninguna simpatía por él, a quien considera del clan del 155.

Los ojos y oídos de Sánchez

Iceta siempre ha sido los ojos y los oídos de Sánchez en Cataluña, y su influencia en el presidente del Gobierno es indiscutible. De hecho fue el ahora ministro fue el primero que apostó por los indultos en el ya lejano diciembre de 2017, cuando los líderes independentistas ni siquiera habían sido condenados y gobernaba Mariano Rajoy.

Entonces afirmó, para escándalo en el PSOE (ahora ya no lo es): “Sin ningún tipo de duda, yo pediría el indulto porque en este país tendremos que cerrar heridas que tienen un origen político”. Y añadió: “La democracia tiene mecanismos para suavizar, aligerar y coser heridas que tienen un origen político, aunque hayan llevado eventualmente a la comisión de algún delito”.

José Luis Rodríguez Zapatero ya elevó la política territorial al rango de vicepresidencia en su segunda legislatura, cuando designó para el cargo a Manuel Chaves, que era presidente de la Junta de Andalucía. Claro que entonces el presidente socialista tenía, con ésa, tres vicepresidencias (ocupadas por María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y el andaluz).

Actualmente Sánchez tiene cuatro, y la que ostenta Yolanda Díaz no es negociable porque es la cuota que le corresponde a Unidas Podemos. Así que ascender a Iceta supondría rebajar a alguna de las otras vicepresidentas (son Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera).

En cualquier caso, de momento todo son especulaciones en torno a una crisis de gobierno con una única certeza: haberla la habrá; no se sabe si antes o después del verano y la magnitud de ésta.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class