Interesante y curioso

Los vocales de PSOE maniobran contra Lesmes para forzar la dimisión del CGPJ

Spread the love

J.R.V

El exdiputado socialista Álvaro Puerta lidera el motín de los representantes del Poder Judicial afines al Gobierno, alentando una escisión que favorece los intereses de Moncloa.

A la misma hora en que la gran mayoría de vocales del Poder Judicial, un total de 16, plantaban cara al 155 judicial que el Gobierno de PSOE y Podemos tramitan de urgencia en el Congreso para neutralizar al actual CGPJ en funciones, cinco de sus compañeros protagonizaban una escisión para forzar una dimisión inmediata y completa del órgano que preside Carlos Lesmes.

Casual o no, lo cierto es que ha sido el exdiputado y exportavoz de Justicia del PSOE en el Congreso durante la etapa de José Luis Rodríguez ZapateroÁlvaro Cuesta, el muñidor de este cisma que favorece a Moncloa ya que obligaría al PP a ceder y sumarse a la estrategia de Pedro Sánchez para llevar al próximo órgano de gobierno de los jueces vocales designados por Podemos y por Esquerra.

Así, los cinco vocales del llamado sector progresista defienden que los 21 miembros del pleno renuncien con efectos de 1 de enero de 2021 para obligar al Congreso y al Senado a llegar a los necesarios acuerdos para renovar la institución.

La propuesta ha sido lanzada por Cuesta y respaldada por Clara Martínez de CareagaPilar SepúlvedaRafael Mozo -todos ellos también designados por el PSOE– y Concepción Sáez, que lo fue por Izquierda Unida.

El contenido de esta enmienda será trasladado por Cuesta a un voto particular que apoyarán el resto de vocales afines al actual Ejecutivo. Que son precisamente los mismos que han votado en contra del acuerdo apoyado por los otros 16 exigiendo al Congreso que recabe la opinión del Consejo de Europa antes de proceder a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que les impedirá hacer nombramientos discrecionales estando en funciones.

Según la iniciativa del exdiputado socialista, renovar en el plazo legal las Altas Instituciones del Estado, y en concreto, el Consejo General del Poder Judicial “es un imperativo constitucional, un Derecho-Deber de las Cámaras Congreso y Senado, tal como en reiteradas ocasiones ha afirmado el Tribunal Constitucional”.

Para los progresistas, y en una velada crítica al PP, obstaculizar dicha renovación constituye “un grave atentado a la estabilidad del sistema democrático español, que contribuye al desprestigio de las instituciones democráticas y de los órganos constitucionales”, además de un intento “artero e irresponsable de manipulación del Consejo General del Poder Judicial y de la Independencia del Poder Judicial.

“Quien bloquee la renovación del Consejo General del Poder Judicial, debe perder toda esperanza de sacar rédito político de su irresponsable conducta”, añaden, en clara alusión a Pablo Casado, aunque sin citarlo.

Y añade Cuesta y sus compañeros de corriente que condicionar la renovación de un órgano constitucional a la exclusión de miembros o grupos en la participación en las decisiones de las Cámaras -en referencia al veto del PP a que Podemos entre en el CGPJ- supone “un comportamiento arbitrario y un ataque a la esencia del sistema parlamentario”. Las maniobras desde Moncloa han convertido al Poder Judicial en un polvorín.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class