Interesante y curioso

Iglesias ataca a la prensa mientras sube el gasto en publicidad de su ministerio

101186_europapress_3566697_secretario_general_podemos_vicepresidente_segundo_gobierno_pablo_iglesias
Spread the love

Ana MartínEsdiario

Horas después de la imputación de Monedero, el vicepresidente segundo desvió el tiro de cámara y acusó en el Congreso a los “poderes mediáticos” de “tutelar las democracias”.

Pablo Iglesias recurrió nuevamente este miércoles al comodín de la “cloaca mediática” para tapar la imputación de Juan Carlos Monedero en el caso Neurona; que se suma a las del secretario de Comunicación del partido, el tesorero y la gerente.

El vicepresidente segundo aprovechó una interpelación del diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz sobre el “ejercicio del periodismo en libertad y sin injerencias políticas” en el Congreso para encender el ventilador contra los que llamó “poderes mediáticos”.

Especialmente contra el “oligopolio” de Mediaset y Atresmedia, al que entre otras cosas culpó del “auge de la extrema derecha”, de “tutelar a las democracias” y de “presionar a los agentes políticos”.

En su disertación no incluyó, no obstante, su pasado como tertuliano de programas de televisión de La Sexta y Cuatro que le permitieron darse a conocer al gran público como líder de un partido recién creado. Tampoco que durante años presentó una tertulia para la televisión del régimen iraní Hispan TV (quien haga política tiene que cabalgar con contradicciones”, dijo una vez al respecto).

Iglesias quiso que pareciera que su discurso era una defensa del periodismo puro y libre de ataduras cuando en realidad llevaba otra intención: justificar el “control democrático” al que a su juicio deben someterse los medios de comunicación. Cuanto antes, mejor. Cuanto más, mejor.

“Es necesario democratizar los poderes mediáticos en España para que haya más pluralidad, para que haya más medios públicos que ¡ojo! no deberían ser correas de transmisión de los partidos políticos sino estar regulados mediante concursos públicos, como siempre hemos defendido”, señaló.

Valiendo de ejemplo TVE, cuando hubo que elegir administrador único Podemos propuso a la entonces directora de Público, Ana Pardo de Vera. Y actualmente el último tramo de las mañanas lo ocupa Jesús Cintora, un periodista muy bien relacionado con el partido morado y en especial con el vicepresidente segundo.

Sucede además que el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 que él dirige ha aumentado este año su partida de publicidad institucional un 28,22%. En concreto, de los 4.650.000 euros que destinó el año pasado a los 5.930.000 de éste, lo que supone 1,3 millones de euros más, según el Plan de Publicidad y Comunicación Institucional aprobado por el Gobierno para este año.

La campaña más cara de Derechos Sociales para este año lleva por título Un país que siempre se levanta y está dotada con 3,6 millones de euros.

El aumento del presupuesto del Gobierno en publicidad de este año, y del ministerio de Iglesias.

Eso en lo que respecta a Iglesias directamente, porque el Ministerio de Igualdad de Irene Montero ha acrecentado la partida publicitaria para este año de crisis un 164,38%, de 5.250.000 euros a 13.880.195.

Durante el debate parlamentario entre Iglesias y el diputado de Cs, este último sugirió que tal vez más que una prensa libre el vicepresidente busque una que no hable de “la palabra Neurona”. Y le recordó que Podemos tiene casi en staff a un “panfleto”, La Última Hora, que ejerce como “brazo mediático” y se dedica a señalar a periodistas “cuando publica algo que a usted no le gusta”.

Durante todo el día Podemos alimentó la campaña contra los “poderes mediáticos” en las redes sociales con mensajes como éste:

Después su portavoz en el Congreso, Pablo Echenique, cerró el círculo anunciando que ya estaban empezando a atacar a Iglesias por su discurso. “Hablar de quiénes son los dueños de los medios y de cómo influyen enormemente en la democracia aunque nadie los haya votado no sale gratis. Romper el tabú se paga”, escribió.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class