Interesante y curioso

El PSOE estira la comisión Kitchen con tretas ante su nulo éxito

La izquierda fuerza el aplazamiento de la comparecencia de Cospedal en el Congreso tras su imputación judicial y para mantener esa soga a Casado. Inicialmente acababa el jueves 10 con Rajoy.

El PSOE y Unidas Podemos han visto en la imputación de María Dolores de Cospedal y su marido en la operación Kitchen la coartada que buscaban para alargar, artificialmente, la comisión de investigación que se está desarrollando en el Congreso al respecto.

Semanas o incluso meses. Como pronto, hasta después de que el 29 de junio la exnúmero dos de los populares declare ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón. Aunque podría ser hasta después del verano.

Y ello con el fin último de controlar los tiempos y mantener esa soga al cuello del actual presidente del PPPablo Casado, al que Adriana Lastra pidió este miércoles que dé la cara y asuma “responsabilidades”. “La corrupción es el pasado y el presente del PP“, señaló la portavoz del PSOE en la Cámara Baja.

Las comparecencias iban a acabar el jueves 10 con Mariano Rajoy y Jorge Fernández

La función estaba cerca de echar el telón: las comparecencias de dicha comisión, de escaso éxito y limitada repercusión mediática, inicialmente iban a acabar el jueves de la próxima semana, día 10 de junio, con Mariano Rajoy y el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Hasta la aparición del auto del juez García Castellón.

En esa estrategia de dilación se encuadra la polémica decisión de la Mesa de la comisión, presidida por la socialista Isaura Leal, de suspender la declaración de la exsecretaria general de los populares -prevista para las 15.30 horas- en una votación a puerta cerrada celebrada al término de las comparecencias de su marido, Ignacio López del Hierro, y del exsecretario de Estado de Seguridad José Antonio Nieto, pasadas las 14 horas. Tan imprevista que el portavoz de Vox no participó porque ya no se hallaba en la sala.

El motivo oficial aportado es que el cambio en la situación procesal de Cospedal afectaba a su comparecencia y era mejor posponerla. Pero la explicación hace agua, puesto que este mismo martes compareció en la comisión parlamentaria el exsecretario de Estado Francisco Martínez, que está imputado desde enero de 2020.

En el PP hablan de tropelía y treta

Los populares hablan abiertamente de “tropelía”, “abuso” y treta para mantener con vida una comisión que no estaba yendo como el PSOE y Unidas Podemos esperaban. Para más inri, Cospedal acudió al Congreso como estaba previsto porque nadie la avisó de la suspensión precipitada y allí se encontró con que no había ni un letrado en la sala para recibirla. No quedaba nadie.

Por email y sin apenas antelación

Desde la Mesa de la comisión sostienen que avisaron a la secretaria de Cospedal, que mandaron un correo electrónico… tarde y mal, mientras ella se encontraba en un acto. La compareciente, indignada, presentó un escrito de queja a la letrada de asistencia parlamentaria, según fuentes de la Cámara consultadas por ESdiario.

Desde el entorno de la exsecretaria general del PP explican que ésta no tenía intención de acogerse a su derecho de no declarar al estar imputada en una causa judicial (como por ejemplo hicieron Manuel Chaves y José Antonio Griñán en la comisión de investigación de los EREs en el Senado). Iba a responder a las preguntas de Gabriel Rufián y el resto de portavoces.

Este jueves a las 11 horas se ha convocado una nueva reunión de la Mesa de la comisión Kitchen para decidir cuándo citar de nuevo a Cospedal. En ningún caso será antes del 29 de junio, aunque los populares se malician que socialistas y morados intentarán todo tipo de artimañas para dilatar los plazos hasta el inicio del próximo curso. La izquierda tiene mayoría y, con ella, la sartén por el mango.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class