Interesante y curioso

¿Cómo puede ser una mala noticia abrir un hospital dedicado a la pandemia?

Spread the love

La campaña del Gobierno contra la Comunidad de Madrid alcanza el delirio más bochornoso con sus críticas a un servicio que debería extenderse en todas las regiones.

La apertura en Madrid del hospital “Enfermera Isabel Zendal”, público y centrado en la atención de la pandemia; ha evidenciado todo el sectarismo que supura el Gobierno de España y la formidable plataforma de partidos, organizaciones y altavoces que le soportan y auxilian.

Simplemente es un delirio, cuando no una vergüenza, intentar hacerle creer a la ciudadanía que es una mala noticia la apertura de un gran espacio especializado en atender un drama sanitario que, por las imprevisiones y negligencias de Moncloa, está provocando en España los mayores estragos humanos y económicos del mundo.

Por defectos que tenga y problemas laborales por resolver; poner a disposición de Madrid y del resto de España un espacio de 80.000 m2 destinado a atender pacientes y a liberar de ese trabajo a otros hospitales es una gran noticia que, en realidad, lanza una pregunta al aire al resto de Comunidades: ¿Por qué no hacen todos lo mismo?

Si se pueden levantar hospitales en tres meses, con un presupuesto máximo de cien millones, ¿no deberían buscarlos todas las regiones, priorizando esa inversión sobre tantos otros gastos superfluos que mantienen? Un ejemplo resume esto: Cataluña bien podría dedicar a esto el derroche que perpetra cada año en mantener una red de “embajadas” secesionistas en el extranjero.

Es un delirio intentar hacerle creer a la ciudadanía que un hospital centrado en pandemias es un problema

O el que cada Autonomía dedica a financiar televisiones públicas generalmente innecesarias y convertidas en meros aparatos de propaganda del Gobierno de turno. ¿Se atreve el Gobierno de España a preguntarle a los ciudadanos cuáles son las prioridades de gasto para ellos?

La campaña contra Madrid ha intentado proseguir oscureciendo una buena noticia, con la misma estrategia de acoso político iniciada prácticamente desde marzo, resumida en la imposición unilateral de un estado de alarma individualizado, con datos falsos o antiguos y a sabiendas de la razonable evolución sanitaria de la región.

La ausencia del propio ministro de Sanidad en el estreno simboliza la degradación política de un Gobierno que no es capaz ni de contar los muertos reales de la pandemia pero pretende convertir en un escándalo que falten, sobren o se trasladen a unos pocos médicos para atender un servicio crucial e innovador en Madrid. Lamentable.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class