Historia

La reunión histórica entre Juana La Loca y los comuneros que pudo resquebrajar un imperio

El escritor Francisco Egido publica ‘El blasón de la reina’ (Derviche), una novela sobre el legendario objeto de la Reina

La Revuelta de los Comuneros dio lugar a una encrucijada capaz de cambiar por completo la historia de España en el verano de 1520. Los comuneros consumaron el peor de los temores de Carlos I al apoderarse del palacio de Tordesillas, donde estaba internada la Reina Juana La Loca. Afortunadamente para la causa del Rey, los rebeldes no lograron sacar a la Reina madre de su apatía en los 65 días que permaneció la villa bajo su control.

Pese a preocuparle probablemente la invasión de consejeros flamencos tanto como al resto de castellanos; pese al mal trato que le dispensaban sus carceleros; pese a las sospechas de que la locura de la Reina había sido transitoria; pese a

todo ello, Juana se limitó a pedir que «no la revolviese nadie contra su hijo» cuando los comuneros reclamaron su ayuda para destronar a Carlos. Aquella era la mejor de las pruebas de que su locura no era tan honda como a los intereses de Fernando y de Carlos les convenía.

«Juana tuvo que decidir entre su papel de madre y su responsabilidad como Reina. Si ella hubiera tomado la decisión de respaldar a los comuneros, la legitimidad de Carlos, uno de los hombres más poderosos de su tiempo, hubiera quedado dañada para siempre», explica el escritor Francisco Egido, que ha escogido este episodio histórico para ambientar su tercera novela.

‘El blasón de la reina’ (Derviche) cuenta la historia de Juan Manuel López Atienza, un afamado escritor que sigue el rastro de un objeto legendario que perteneció supuestamente a la Reina Juana de Castilla y que pudo haber cambiado la historia de todo un imperio. «La novela habla de este blasón de la Reina, que nadie ha podido probar si existió o no, pero que pudo tener una importancia fundamental en el desarrollo de la Guerra de las Comunidades», señala Francisco Egido, que firma una obra con «mucha acción y ritmo».

Una novela solidaria

De la investigación presente la trama salta al pasado, concretamente al siglo XVI, para redescubrir instantes, ciudades y lugares de la historia de España a través de personajes como Juana, Carlos I o Juan Bravo. «Siempre me gustó la historia y me llamó la atención la figura del Emperador Carlos, pero no fue hasta un viaje al palacio de Yuste, que me transmite mucha paz, cuando se me ocurrió la idea de una novela que conectara Extremadura, Segovia, Toledo… territorios que tuvieron gran importancia en su vida. El rompecabezas fue encajando y vi clara las posibilidades de esta ficción», apunta el autor.

la llegada de Carlos I, que no conocía el país ni el idioma, el Monarca se presentó rodeado de una corte de asesores flamencos, que fue acaparando los puestos de responsabilidad. «En Castilla se le vió como un Rey extraño, lo cual produjo un sentimiento de ocupación que derivó en la revuelta. Los comuneros vieron, sin embargo, en Juana a uno de los suyos, a la hija de los Reyes Católicos, educada en España y que representaba lo que era Castilla en aquel tiempo», considera este escritor para justificar el interés de los comuneros por reunirse con la legítima Reina de este territorio.

Francisco Egido se muestra en contra de los juicios históricos, pero a favor de alumbrar los territorios menos conocidos del pasado de España: «La historia hay que conocerla. Hay que contextualizar los hechos y la mentalidad de cada época. Lo peor que podemos hacer es que caiga en el olvido. Es algo fundamental para comprender el presente y construir un futuro mejor».

«La historia hay que conocerla. Hay que contextualizar los hechos y la mentalidad de cada época»

La novela forma parte de un proyecto solidario en el que participan de forma altruista muchas personas e instituciones con el fin de recaudar fondos para ayudar a las personas más afectadas por la pandemia. Todos los ingresos generados por los derechos de autor serán donados íntegramente a Cáritas. La marca Alimentos de Segovia también se ha comprometido a donar 200 kg de alimentos que serán distribuidos por Cáritas.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class