Famosos y Cotilleos

Mountbatten, el apellido ‘repudiado’ de Felipe de Edimburgo que ahora lleva la hija de Meghan y Harry

El duque tuvo que prescindir de este apellido, que está ligado, además, a varios escándalos nazis por parte de sus hermanas.

Meghan Markle (39 años) y Harry de Inglaterra (36) se convertían el pasado viernes en padres de su segunda hija en común, Lilibet Diana Mountbatten-Windsor. Uno de los aspectos más comentados en las últimas horas, más allá del alumbramiento en sí, ha sido la elección del nombre, con un claro guiño a la reina Isabel II (95). No en vano, Lilibet -o ‘Lili’, como aseguran que llamarán a la niña de forma privada- es un homenaje a la longeva monarca porque su nombre de pila es Elizabeth. No obstante, existe otro guiño especial, en esta ocasión entre los apellidos de la recién nacida.

De este modo, los duques de Sussex se han querido acordar del duque de Edimburgo, fallecido el pasado 9 de abril a los 99 años. El hecho de que Lilibet se apellide Mountbatten tiene mucha historia. Ese era el apellido que adoptó Felipe de Edimburgo, y el que él quiso ostentar tras la coronación de la Reina, pero no le dejaron. A lo largo de los años, la hemeroteca recogió los múltiples desaires que la Corona le hizo al duque en vida. Este fue uno de ellos.

Si bien el duque tuvo que renunciar a su carrera en la Marina -sin que se le ofreciera otra alternativa que la de ejercer de consorte-, el mayor de los desplantes, según la historia, tuvo lugar cuando, siguiendo con la tradición de la monarquía de aquellos años, la pareja dejó de ser llamada ‘Los Edimburgo’: la ya Reina, aleccionada por la corte, se negó a renunciar al apellido Windsor, legendario en su familia desde 1917, en detrimento del Mountbatten que había adoptado Felipe. Otro desaire en su cartera. Fue entonces cuando Felipe pronunció aquella célebre frase de ser una “condenada ameba”: “Soy el único hombre en el país al que no se le permite darles su nombre a sus hijos”. Por esta razón, los Sussex, tal y como hicieran también con su primera hija, Archie, en 2019, han querido a través del Mountbatten-Windsor reivindicar la figura de Felipe de Edimburgo. En otro orden de cosas, los medios de comunicación han puesto el acento, a raíz de este homenaje, en el pasado de la familia del duque. Se debe puntualizar que Felipe, de sangre germana, adoptó la nacionalidad británica pese a nacer en Grecia.

Hace unos años, se estrenó en Reino Unido el documental Prince Philip: The Plot To Make a King, en el que se ahondaba sobre sus orígenes y árbol genealógico. Corría el año 1937 y un joven Felipe asistía al funeral de su hermana Cecile, quien perdió la vida en un accidente de aviación. Ya en ese momento, se podía observar cómo los uniformes familiares lucían el escudo nazi. Ahí no se detenía la vinculación de este apellido con el estado alemán de antaño. En otra imagen del documental se puede ver a otra hermana de Felipe, Sophie, compartiendo plano con Adolf Hitler.

Así y todo, tres de las cuatro hermanas del duque contrajeron matrimonio con aristócratas que tuvieron vinculación con ese partido. En la antípoda de sus hermanas, según la hemeroteca, Felipe de Edimburgo batalló en las filas británicas contra los alemanes. Pese a este paso al frente del marido de Isabel II, aquella férrea posición familiar le pasó un serio y duro peaje.

Fue en 2006 cuando Felipe abordó su pasado nazi durante una entrevista que recogió el libro Royals and the Reich. Entre sus líneas, el duque sostuvo: “Había un sentido de esperanza después del deprimente caos de la república de Weimar. Puedo entender a la gente que se aferraba a algo o a alguien que llamaba a su patriotismo e intentaba que las cosas funcionaran”.

Las reacciones al nacimiento de Lilibet

 

Tras el nacimiento de la segunda hija de Harry y Meghan, las felicitaciones desde el palacio de Buckingham no se han hecho esperar. “La reina, el príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles y los duques de Cambridge han sido informados y están encantados con la noticia del nacimiento de la hija de los duques de Sussex”, ha señalado la portavoz de la familia real a los medios británicos en un escueto comunicado.

El príncipe de Gales, padre del príncipe Enrique, tuiteó “felicitaciones” a la familia “por la llegada de la bebé Lilibet Diana. Les deseamos todo lo mejor en este momento especial”. Asimismo, los duques de Cambridge, Guillermo (38) y Kate Middleton (39), señalan en su cuenta oficial de Twitter que están “encantados” por “la buena noticia del nacimiento de la bebé Lili. Felicidades a Harry, Meghan y Archie” (el hijo de dos años de los duques de Sussex). El primer ministro británico, Boris Johnson (56), tuiteó la “enhorabuena” a los duques por el nacimiento de su hija.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class