Famosos y Cotilleos

María Casado estrena proyecto: “No echo de menos mi trabajo en la tele. Solo a mis buenos amigos”

Spread the love

Jesús Carmona 

La presentadora y Banderas presentan ‘Escena en blanco y negro’, un proyecto ambicioso. JALEOS charla con Casado.

María Casado (42 años) está feliz y viviendo uno de sus momentos más excelsos a nivel profesional. Este año ha sido tan convulso como excitante para ella. Hasta el pasado mes de mayo estaba presentando su programa La mañana en TVE y, de repente, la vida dio un golpe de timón que la llevó a Málaga, como directora audiovisual de SohoTV, la nueva productora que ha puesto en pie Antonio Banderas (59) en su teatro. Que TVE decidiera prescindir de sus servicios fue una bendición.

Se cerró esa puerta y se abrió Antonio Banderas, con una llamada que lo cambió todo. Le propuso enrolarse en su productora, María dijo sí, hizo una pequeña maleta y se fue a Andalucía, cargada de ilusiones. Ahora, seis meses después Casado y Banderas han “parido a su hijo”: Escena en blanco y negro. Un proyecto audiovisual ambicioso, diferente, rompedor, que se ha grabado en el teatro, y ha contado con figuras de la música de relumbrón, como David Bisbal (41), Pablo Alborán (31), Pasión Vega (44), Rozalén (34) o Vanesa Martín (40), entre otros.

María Casado y Antonio Banderas durante su entrevista en ‘Escena en blanco y negro’. 
Un espacio de música íntimo, con actuaciones en directo y charlas distendidas sobre la música y la carrera, sí, pero también sobre la vida y sus luces y sombras. Banderas lo presenta y Casado es la encargada de realizar las entrevistas. Ella es la responsable de crear ese ambiente propicio y relajado. En conversación con JALEOS, María asegura que gracias a este proyecto ha podido conocer y experimentar lo que hay ‘detrás de las cámaras’. Para ella, este trabajo junto a Banderas ha sido como un máster de seis meses, acelerado y frenético. Atiende a este medio tras un día duro de promoción. Se coloca una desenfadada coleta y, vía Zoom, da lo mejor de sí.

Por fin llega ‘Escena en blanco y negro’

Por fin, ha sido muy bonito. Esto es como cuando le enseñas a la familia el niño después del parto. Muy contentos, con todos los niños limpitos y aseados.

¿Cómo se encuentra?

Muy feliz, porque en este proyecto van seis meses de mi vida, dedicados de lunes a domingo, casi sin descanso, pero ha valido la pena. Es un programa que se ha puesto en pie en 40 días. Me parecía algo increíble, imposible. Solo el montar y cuadrar todo, y con los artistazos que han venido… Pero ha sido una maravillosa locura de la que he aprendido muchísimo.

Ha estado tanto delante como detrás de cámara

He estado delante y detrás, he tenido la inmensa suerte de ver nacer esto. Por eso digo que es el proyecto más bonito en el que he trabajado nunca porque de cara a lo que se va a ver en televisión es, sin duda, mi mejor trabajo. De eso soy consciente, es un trabajo especial. Pero detrás he tenido la oportunidad de estar en todos los procesos, estar con Antonio coordinando, codirigiendo con él. Hemos estado codo con codo en todo, desde la llamada a los artistas, hasta mejorar los rótulos junto al equipo. O sea, hemos estado en todo juntos, en todo el proceso de empaquetado del programa. Por eso ha sido apasionante el aprendizaje, un máster de seis meses.

¿Cuándo se emite y dónde? 

Se emite el 15 de diciembre en Amazon Prime, y lo bonito es que hemos tenido la suerte de que ponen la serie entera, para que no te quedes con las ganas, porque vas a ver uno y va a ser como las pipas. ¡Los querrás ver todos!

¿Por qué en blanco y negro?

Esa es la gran pregunta que yo le hice a Antonio cuando me explicó el proyecto. Él tenía muy claro este proyecto, y siempre me contó dos ideas. Hay una parte como más poética en la que me dice que cuando era chiquitín la tele era en blanco y negro, los estudios uno… Era un poco como volver a esa parte más poética de los inicios de la tele. Y la otra parte, me explicó que lo tenía clarísimo lo del blanco y negro porque le concentra mucho en el sujeto. Es una narrativa visual diferente, y se va a ver en Escena en blanco y negro. Ya no solo es el blanco y negro, hemos mezclado cine, televisión, publicidad…

Menudo despliegue

Hay montajes que parecen anuncios, hemos traído a gente que ha trabajado en publicidad. Y también hemos metido, de repente, un fogonazo de color en mitad de una actuación…Y te da la sensación al verlo de que el mundo al final ahí fuera es a color. Porque no te acuerdas una vez que te metes en el programa.

Usted entrevistará a los artistas 

Más que entrevistas al uso, yo les decía a ellos que serían charlas. A ellos no los conocía de nada y lo que les pedí al principio es que ellos se sintieran con la libertad de que, al igual que yo les pregunto, ellos también lo hicieran. Ese era mi punto de partida, eso generó una sensación muy bonita de compartir. Nos hemos reído, alguno me ha hecho llorar… He acabado entrevistas llorando.

Confesiones íntimas…

Ha habido confesiones muy bonitas. Cosas de mí que nunca había contado. Ellos se han abierto enseguida, esas charlas han sido muy familiares. Yo no quería entrar en la vida privada de nadie. Antonio y yo lo teníamos claro, pero es verdad que hablando de la música salen todos los temas. En todas las canciones hay amistad, amor, la vida, la muerte… Aparece todo y, de golpe, aparecen charlas muy bonitas. Sin entrar en nada feo, al contrario, pero siempre a partir de la música y de las letras de las canciones.

En concreto, con Alborán se crea un clima especial 

Se crea magia entre nosotros. Surge todo con mucha naturalidad, porque no nos conocíamos. Mira, de todo ellos solo conocía a David Bisbal, de cuando lo entrevisté hace 20 años y no lo había vuelto a ver. Pero al resto no los conocía. Con Pablo, el momento del piano, fue un momento especial. Había surgido el momento de compartir historias. Él me contaba cómo había pasado su confinamiento, yo le conté cómo había pasado el mío. Se generó una historia bonita, de contarnos cosas íntimas. Surgió, eso no está guionizado. Ahora cuando lo veo pienso ‘parece que está guionizado’, pero no: surgió sin más, con la chispa. Conectamos. Me vi reflejada en muchas cosas de Pablo, y eso se nota en la charla. ¡Fíjate que nos llevamos años!

¿Habrá más temporadas?

Ojalá que haya más programas. Con toda la familia de Amazon Prime hemos estado comodísimos, nos han permitido trabajar con total libertad. No nos han puesto límites. Ahí ha habido libertad. Lo hemos hablado, pero primero queremos ver cómo va, si a la gente le gusta o no. A mí me encantaría porque sé que es un formato que tiene recorrido. Sobre todo, nos han quedado muchos artistas que nos hubiera encantado que pasaran por el programa.

¿Echa de menos la televisión?

Para nada, no la echo de menos. Mis amigos me preguntan si echo de menos hacer tele en diario, y no. No, porque estoy aprendiendo mucho. Mi parte de delante de la cámara la disfruto cuando la tengo que hacer, pero la tengo cubierta. Me apetecía mucho bichear lo que había detrás, y estoy como un enano disfrutando. 

¿Cómo es trabajar con Antonio?

Trabajar con él es una locura maravillosa. Porque esa cabeza es que no para quieta. Es una persona contagiosa en la ilusión en lo que hace, te arrastra. Te contagia que todo es posible. Pese a ser un tío tan grande, comparte todo, no es alguien que te haga sentir pequeña, sino que saca lo mejor de cada uno de los que están con él. Es maravilloso, porque te pone a prueba. Y eso para mí, que soy una tía muy exigente, el sentido crítico me lo ha multiplicado. Me ha abierto otro mundo, con una visión panorámica a lo que yo tenía.

“Echo de menos a mi gente de Madrid”

María Casado junto a Pasión Vega en su nuevo programa. 

Además, usted lo va a entrevistar

Lo voy a entrevistar, sí. Él es el séptimo artista. Ese programa nos costó, fíjate. Nos costó convencerlo a él, porque no estaba previsto. Al final, el arma del programa es él, esto es una idea suya, y no podía faltar. ¡Él ha cantado en Broadway! Nos costó, pero le hemos puesto la sinfónica y hace dos actuaciones brillantes sin ensayar siquiera. Es alucinante. Hay, además, charla con él y muy bonita y cercana. Me ha contado anécdotas divertidas de cuando él estaba con Pedro Almodóvar (71), de su paso por Hollywood…

¿Ya está afincada en Málaga?

Totalmente, para quedarme a vivir. Me dio tiempo un día a ir a cerrar el piso de Madrid y volverme con el coche lleno hasta arriba. Madrid siempre va a estar ahí. Echo de menos a mi gente y a los buenos amigos, pero, como los marineros, uno va dejando un amor en cada puerto. Aunque te vas alejando, sigues manteniendo contacto. El día a día es verdad que lo pierdes. Pero iré a Madrid en cuanto se pueda, porque ahora es complicado.

¿Cómo es su tiempo libre?

Entre el confinamiento y el toque de queda es complicado, pero es verdad que estoy rodeada de buenos malagueños y malagueñas para el poco rato que tengo de salir a cenar o a comer. Me están enseñando rinconcitos que no me puedo perder de Málaga. Tampoco me pierdo ninguna mañana ir a correr por el paseo marítimo.

¿Ve ‘La mañana’ de TVE?

Estoy tan metida en esto que no veo más que series por la noche. Estamos sin parar de trabajar. Pero sí estoy pendiente de todos mis compañeros, tengo mucha relación con amigos ahí. Están peleando, estoy convencida de que eso va para arriba. Les deseo lo mejor, porque yo a esa casa la quiero mucho. Esa casa se merece siempre estar arriba.

¿Cómo pasará la Navidad?

Si la autoridad sanitaria me lo permite, iré a ver a mi madre a Barcelona. Tengo muchas ganas de abrazarla. Ojalá pueda, estoy deseando que me digan que sí.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class