Famosos y Cotilleos

Eugenia Martínez de Irujo, la emprendedora: su nuevo proyecto en un año cargado de trabajo en la sombra

Spread the love

La duquesa de Montoro es experta en diversificar su negocio no solo para ganar dinero, sino también para ayudar a las causas más necesitadas.

Eugenia Martínez de Irujo (52 años) ha sabido hacer de su pasión su mejor proyecto de vida y convertirla en su fuente de ingresos. La hija de la fallecida Cayetana de Alba no ha frenado su creatividad pese a la situación de pandemia que vive el planeta y de hecho, durante el confinamiento tuvo su etapa más fructífera en lo que a creación artística se refiere. Un año después de decretarse el estado de alarma, la duquesa de Montoro sigue diversificando su negocio hasta límites insospechados y siempre bajo la premisa de ayudar a las causas que más le importan.

Tras lanzar su colección de pinturas el pasado otoño, con la que logró un rotundo éxito tanto en la exposición como en la venta de los cuadros, esta primavera de 2021 Eugenia ha vuelto a emprender nuevas vías de negocio gracias a su talento para el diseño.

La hija pequeña de la duquesa de Alba ha querido sacar mayor partido a su obra pictórica y ha decidido traslada las pinturas que arrasaron en el mes de octubre a un nuevo formato: las mascarillas. Eugenia no ha perdido la ocasión de lanzar su propio catálogo del accesorio más necesario de los últimos tiempos.

Martínez de Irujo las ha puesto a la venta en su página web oficial -EMI Shop- por un precio de 15 euros cada una. Tal y como se presentan en la tienda online, son mascarillas “exclusivas” y se detalla que siguen los requisitos estipulados por las organizaciones sanitarias: “Cumplen la Especificación UNE 0065/2020: Mascarillas higiénicas reutilizables”.

Los diseños están “inspirados en mis pinturas de la exposición El arte de Querer que se vendieron durante la pandemia en el Espacio Valverde”, cuenta la propia Eugenia en su web. Y es que la colección pictórica que cita obtuvo una crítica muy positiva por parte de los expertos y fue muy demandada por los compradores de arte.

La pareja de Narcís Rebollo (51) cedió sus cuadros a la Fundación Querer con el fin de recaudar fondos con fines solidarios. La inauguración de la obra tuvo lugar el 23 de octubre de 2020 en El espacio Valverde, una galería de arte madrileña que dirige actualmente su sobrino, Jacobo Fitz-James Stuart.

La duquesa de Montoro y grande de España logró deshacerse de gran parte de los cuadros en solo tres días, concretamente, vendió 94 de sus 107 creaciones, consiguiendo un total de 26.700 euros en tiempo récord.

Ese éxito es innegable, pero ocurrió hace ya unos meses. Sin embargo, en pleno 2021 tampoco ha parado de trabajar, ya que, solo semanas antes de lanzar las citadas mascarillas también salió al mercado su nueva colección de joyas, bajo el nombre de Save.

Una agenda ajetreada

A pesar del extenso patrimonio que posee Eugenia Martínez de Irujo, fruto de la herencia de su madre y el linaje aristócrata del que proviene, la empresaria sigue emprendiendo proyectos profesionales y volcándose en aportar su ayuda a los que más lo necesitan -sobre todo a los sectores más silenciados como el medioambiente y la naturaleza salvaje-.

Después de triunfar con su faceta como pintora, dedicó el invierno a preparar su colección de joyas para la prestigiosa firma Tous con la que colabora y de la que es embajadora desde hace décadas. Esta vez, los diseños que ha creado son más especiales que nunca para ella, pues están ligados a la fauna que tanto le apasiona.

Se trata de un catálogo muy selvático que “representa un recorrido por la naturaleza de la mano de siete animales en peligro de extinción (el oso, la jirafa, el tucán, el león, el elefante, el rinoceronte y el mono) y dos símbolos de África como son la cabaña y el árbol de la sabana”, según explican desde la firma.

Save refleja una parte importante de mí, de lo que soy, de mis recuerdos, de todo aquello con lo que me identifico, me inspira y conmueve”, explicó Martínez de Irujo en el comunicado posterior al lanzamiento. “Soy una apasionada de la vida, de la familia, de los pequeños gestos que intentan mejorar el mundo, de la naturaleza y, por supuesto, de los animales”, señalaba en esas líneas.

Y existe una razón muy rotunda por la que se ha escogido el nombre Save -del inglés “cuidar” o “salvar”- para esta colección, y es que reivindica su compromiso con la conservación del medioambiente, no solo por el diseño animal de las piezas, sino porque el 5 por ciento de las ventas se destinan a la ONG WWF España. Todas las obras de Eugenia poseen siempre un mensaje oculto y solidario, que de ser de otra manera nunca lo haría.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class