Entretenimiento

Terelu y su estudiado acercamiento a ‘Sálvame’: lo que hay detrás de su regreso al plató de Telecinco

Jesús Carmona

La hija de María Teresa Campos entonó el ‘pelillos a la mar’ y volvió a ese plató tan agridulce para ella. Dijo que solo para cocinar, pero existen otros intereses.

Viernes 3 de julio de 2020. Plató de Sálvame, entrada de Terelu Campos (54 años) tras más de un año de su abrupto adiós entre lágrimas de ese estudio de Fuencarral, de sus compañeros y de su público. Aquel aciago día, 22 de abril de 2019, la hija de  María Teresa Campos (79) no podía más con la presión, con las críticas que tenía que defender y sortear sobre su hermana Carmen Borrego (53) y la guerra que libraba con SálvameDemasiados frentes, pocas fuerzas.

Dijo que se fue y, contra todo pronóstico, fue coherente. Se marchaba para no volver. Fichó por el programa de fin de semana Viva la vida, dirigido por su amigo Raúl Prieto. Allí, según ha podido confirmar JALEOS, Terelu es feliz, trabaja de forma relajada y aborda las cuestiones desde un punto de vista amable como a ella le gusta, pese al cambio notable que ha dado el espacio en el último tiempo, más inclinado a la salvamización. Allí, no solo ha encontrado en este tiempo un hueco Terelu, sino también su hija Alejandra Rubio (20) y Carmen Borrego.

El mundo Campos casi al completo. Todas juntas y en terreno amable. Felicidad, hasta la semana pasada. Cuando Terelu aceptó regresar al espacio Sálvame para cocinar en La última cena sorprendió a propios y extraños. Y es que, por más que la mayor de las hermanas Campos se empeñase durante la emisión del programa en insistir en que ella estaba allí únicamente para el cocinado, no fue así. Este periódico ha podido conocer que había, que hay, otros intereses ocultos tras ese acercamiento. Terelu quiere allanar terreno, tender puentes, “volver a no cerrar esa puerta”, se informa.

Su entorno confirma que Terelu “nunca ha dejado de sentir nostalgia por ese programa. Lo pasó muy mal, fatal, pero también le ha dado muy buenos momentos aunque ella quiera negarlo”. De ahí, este acercamiento, sumado a otra cuestión: quiere y necesita trabajar más allá del fin de semana. No solo por la facturación, que también, sino porque su deseo es hacer más cosas en televisión. Por ejemplo, se explica, “le encantaría” volver como colaboradora a Sábado Deluxe“Es un trabajo fácil en el que desempeñaría lo que mejor sabe hacer: entrevistar a los demás”, explica quien bien la conoce.

A este medio se informa de que la negociación que existió hace unas semanas entre Borrego y el Deluxe -que fue real- está en stand by. En punto muerto. Solo el tiempo dirá qué hermana Campos regresa oficialmente al todopoderoso Sálvame, pero lo que el entorno de Terelu reconoce y no oculta es que hay puentes y que lo que ocurrió el pasado viernes fue una demostración de Terelu a la cadena de Fuencarral de que “haciendo bien las cosas, se puede uno entender”.

Su tensión en ‘La última cena’

Terelu ha regresado este pasado viernes al plató de Sálvame y lo cierto es que su reaparición fue de lo más extraña y polémica posible. Atrás quedaron los años en los que las alfombras rojas llegaban desde afuera de las instalaciones de Telecinco; el viernes Terelu entraba por la puerta saludando a todos sus compañeros y se iba directa a la cocina, el que sería su lugar de trabajo en La última cena.

Pese a no querer entrar en polémicas, en la noche se vivieron momentos de tensión e incluso Terelu amagó con irse del programa. Primero esquivó la pelea que Rafa Mora (37) quiso mantener con ella y, más tarde, se enzarzó con Lydia Lozano (59). Así ocurrieron los hechos. Después de probar una de las especialidades de Terelu, Lozano, sin pelos en la lengua, aseguró que, a pesar de que le tenía cariño, no le había gustado el plato y que en su casa las había probado mejores. Terelu era muy clara, con pulla incluida: “A mi casa no vienen famosos, vienen amigos. A día de hoy solo invito a gente que no forma parte de mi entorno laboral”. Minutos después, la hija de Teresa Campos explotaba de nuevo contra Lydia, haciéndola llorar. “Llora, Lydia, llora, que es lo que quieren”, le soltó Terelu, y la periodista explotaba de malos modos mientras bailaba el chuminero: “¿Llora, llora? Llora tu puta madre”.

La madre de Alejandra Rubio tiene ahora una vida mucho más tranquila que la de antes. Trabaja los fines de semana en Viva la vida y son pocas las veces que está en el candelero. Cuando trabajaba en Sálvame, se hablaba de ella -y no precisamente en tono positivo- un día sí y otro también, y eso le terminó quemando. Lo advirtió al entrar al plató: “Nunca diré públicamente por qué me fui de Sálvame. Lo cierto es que Terelu Campos parece que ha pasado página, ella ya no necesita esos sillones y esas tertulias, ni si quiera esas lágrimas en pantalla, en cambio… parece que ahora los que sí que la necesitan son ellos.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class