Entretenimiento

La guerrera Marta y la estafa de Canales en la noche que Miguel Bosé pagó su pena en SV 2021

Spread the love

Unos buscan foco como mosquitos en verano, otros se agarran a un clavo ardiendo. Lo que sea para sobrevivir en esa jaula de locos. Antonio Canales, entre palmadas, se ha ido por la puerta de atrás.

Este jueves me he quedado pegado y extasiado con Supervivientes 2021. Dirán ustedes que como siempre, sí, pero muy especialmente. No solo porque esta ha sido la primera gala con expulsión definitiva -con Palito DominguínAlejandro Albalá (26) y Alejandro Albalá (26) en la pista de salida-, sino porque, hay que ser francos, ¡solo me ha interesado hoy el juego de recompensa! Lo digo infatuado y extasiado: qué maravilla. Eso es, para mí, Honduras y el concurso selvático. Teniendo como recompensa, y como viene siendo habitual, una gran hamburguesa.

Ay, luego venden penuria, ¡comen sin parar!, vociferaban las redes, a tontas y a locas, chalaneando sin orden ni concierto. Mientras que clamo esto y escuchaba aquello, centro el ojo en el juego y me quedo extasiado. Se detiene el tiempo. La fuerza bruta, nada nuevo ni homenajeable en exceso, sí. Uno tirando de un lado; y el otro, del otro. Quien más fuerza exprese, gana. Simple y llano. Y yo me quedo noqueado, extático viendo a Gianmarco y a Carlos Alba. Fíjate la vida: a los que más detesto. Y qué juego me han dado. ¡Ese es el espíritu del juego que nunca debería perderse! 

Cómo lo han defendido, con fuerzas hercúleas y sobresalientes. Sí, merecían la pena esa hamburguesa y solo para ellos. Ahora sí que sí la merecían. Vale, también Tom y Albalá lo han hecho de Oscar, pero nada que ver. Ay, nada, nada. Carlos no me gusta, pero tampoco Gianmarco. ¡Era el duelo que estaba deseando ver: con objetividad! Y me debatía entre uno y otro por nanosegundos: con la trampa de uno, me iba con el otro. Pero es que luego no había trampa o no era capaz de verla. Bravo a los cuatro, en serio. Sois únicos y dignificáis el reality.

¿Que es verdad que Carlos no pone las manos en el tronco mientras que Gianmarco sí tras la indicación de Lara Álvarez (34)? Sí, es verdad. Pone la parte superior del brazo; y Gianmarco, las manos, como se indica. Eso es un hecho. Total, ¡que gana el equipo rojo! El de Gianmarco. ¿Qué pasa? Que por avatares terminan renunciando a la hamburguesa y se llevan un kit premium de pesca. ¡Qué injusticia más grande! Se merecían comer todos como dioses. ¡Más cosas! Qué pareja más divertida me resulta la compuesta por Lola y Antonio Canales (59)!

Me encantaba -pena el pasado- esa pareja, allí en Supervivientes. Solo allí, en Honduras. El matiz se entiende, ¿no? Componen la típica estampa de vodevil mona y simpática, pero a ver quién es el majo que se atreve a tenerlos en casa. La una por la una; y el uno, por el uno. Él es un falso peligroso con no sé cuántos años de carrera: traducción, aún más temerario. Me refiero a esa desenvoltura que pregona en televisión, tan engolada como excesiva que nadie cree. No, este tipo -íntimo de Fidel Albiac (48) caiga un rayo en mi casa ahora mismo- es un impostor de emociones. Y debe ser desenmascarado. Ojo, me ha encogido ver a la pobre Lola tirada en el suelo desmayada. No sé si por el colapso en sí o por la atención de Canales. La pobre se ha despertado: seguro que por no oírlo.

Él, el pobre, peca de intenso. Y de falso, a raudales. Hey, Palito ha hablado y sacando, bueno, ‘sacando’, las uñas: “Tengo miedo de que luego, fuera, se vea que no hago suficiente”. Y a mí me conquista, mucho, muchísimo. Es una concursante nueva, con aires frescos, que batalla por buscar su identidad… ¿cuál es su cruz, su condena? Miguel Bosé, esa sombra que pesa tanto. Bosé el negacionista -hace tiempo que perdió su identidad para ser ese, ‘ese que tú ves ahí’, en las sombras. Qué pena-, se ha cargado a Palito. El público no es tonto y nunca la ha jugzado a ella, a Lucía, a Palito. A secas. Es una tía estupenda, según me cuentan… pero la sombra de Bosé, demasiado larga. Qué pena que lleguen los ecos negacionistas hasta allí.

Lo que no se pierden son las ansias de Marta López, la guerrera López, por buscar jarana. Se ha asentado en la isla y parece que ha buscado su momento idóneo para disparar a diestro y siniestro. Es una diosa del barullo, de la marejada y la confusión. Le da mil vueltas a los demás en cuanto a televisión y sabe dónde está la bomba atómica de cada cual. Le dispara con el mismo efecto a Melyssa, que a Omar, Olga y Tom. ¡Que se salve quien pueda! “Melyssa se tira el día tomando el sol en la playa. También Omar se ha tirado al sol, no estaba. Tom ha estado malo esta semana y también Palito, por eso han tomado el sol”. Oye, parece que todos trabajan menos ellos, qué injusta la vida. Llamo, pregunto en Honduras cuántos peces pescó Marta López. Sin noticias de allá. S.O.S. ¿Alguien sabe algo de la respuesta?

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class