Entretenimiento

Kiko Matamoros también fue acusado de maltrato: ¿debería ser apartado de ‘Sálvame’?

Spread the love

El programa de Telecinco despidió fulminantemente a Antonio David Flores tras el duro testimonio de Rocío Carrasco en su serie documental.

Antonio David Flores fue fulminantemente despedido de Sálvame al conocerse el duro testimonio de Rocío Carrasco en la serie documental Rocío, contar la verdad para seguir viva. A La Fábrica de la Tele le bastó el relato de la víctima para apartar al colaborador a pesar de no haber sido condenado judicialmente. Sin embargo, este mismo caso podría repetirse con otros de los trabajadores de la productora: Kiko Matamoros.

El colaborador de Sálvame fue acusado en 2016 por su propio hijo, Diego Matamoros, de haber maltratado psicológicamente a su exmujer, Marian Flores, y a toda la familia: “Mi padre es un tipo muy difícil, es un machaque continuo vivir con él. No sé si es violento, pero es maltratador psicológico. Me ha machacado a mí, a mi madre, a mi hermana mayor… a todos”, afirmaba el joven en el peor momento de su relación con su padre.

Pero el relato de Diego no es la única causa a la que el programa de Telecinco podría aferrarse para prescindir de Kiko Matamoros, pues su segunda mujer, Makoke, también le ha acusado de haberla maltratado.

El miércoles 3 de marzo, la colaboradora de Viva la vida interponía una denuncia contra su expareja en un juzgado de violencia de género por amenazas, vejaciones y violación de la intimidad. Según reveló entonces la revista Lecturas, Makoke aseguró en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº4 de Madrid haber recibido insultos y mensajes amenazantes por parte de su expareja, hacia quien afirmó sentir terror por las supuestas amenazas vertidas hacia ella y porque practica boxeo.

El propio colaborador narraba en plató que fue puesto en libertad tras prestar declaración en la comisaría de Leganitos, Madrid. Sin embargo, esta no es la primera ocasión en la que trasciende un conflicto entre él y su exmujer.

En 2010, cuando todavía eran pareja, Kiko y Makoke protagonizaron una tremenda pelea en una discoteca de la capital que continuó en el domicilio que ambos compartían. Según consta en el acta que redactaron los agentes de la Guardia Civil que acudieron a la vivienda tras una llamada de la modelo, “de camino a casa Kiko le dice a su esposa ‘puta, zorra, mira lo que me dicen por tu culpa’ propinándole golpes en la nuca“.

El relato también detalla que, según Makoke, Kiko “arranca un teléfono, la agarra de los pelos tirándola al suelo, llegando a pisarle la cara, la insulta y golpea varias veces“. Sin embargo, Makoke decidió no denunciar y aseguró que solo quería “que se fuera de casa”.

Con estos datos, Sálvame tendría información más que suficiente para apartar a Matamoros de su plató al menos temporalmente, sobre todo ahora que el asunto ha vuelto a ponerse de actualidad con la nueva denuncia de Makoke. Pero el programa ha optado por guardar silencio, tal y como hizo durante dos décadas con los indicios existentes contra Antonio David Flores.

Alessandro Lequio, en la diana

A pesar de que uno de sus colaboradores ha sido directamente acusado de maltrato, el programa de las tardes ha preferido poner el punto de mira sobre otro rostro de la cadena, Alessandro Lequio.

Tras el testimonio de Antonia Dell’Atte acusando a su exmarido de haberla maltratado, Sálvame desvelaba que hace treinta años la italiana denunció a Lequio y aportó cartas manuscritas en las que él admitía haberla maltratado y le pedía perdón. El programa, además, recordó que en 2004 la justicia consideró que la exmodelo dijo la verdad, aunque no abrió diligencias contra Alessandro porque los malos tratos habían prescrito.

“En estos momentos Antonio David puede estar pensando… ¿por qué estoy yo fuera y Alessandro Lequio no?”, deslizaba Jorge Javier Vázquez al conocerse esta información, lanzando un órdago a la productora de Ana Rosa Quintana por mantener al italiano en su plantilla.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class