Economia

Todas las subidas de impuestos comprometidas con Europa

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confirmó este lunes la subida fiscal que el Gobierno envió a Bruselas en el plan de reformas conocido la semana pasada. Montero reconoció que algunas de las alzas afectará a la clase media “porque persiguen un cambio de conducta” de los ciudadanos.

“Cuando digo que este Gobierno no subirá los impuestos a la clase media siempre he diferenciado la denominada fiscalidad verde, porque lo que hace precisamente es que los ciudadanos cambien de hábitos. No hay que tomarlo como una medida aislada, forman parte de un conjunto de reformas encaminado hacia ese nuevo modelo”, dijo.

Sin embargo, Montero apuntó que las reformas podrían retrasarse más allá de lo que se recoge en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia en 2023 si no se ha recuperado el crecimiento económico previo a la pandemia, aunque no ve probable que esto pueda suceder. “La reforma fiscal estará siempre condicionada a la recuperación económica”, señaló la ministra en rueda de prensa para presentar los componentes sobre fiscalidad, lucha contra el fraude fiscal y eficacia del gasto público incluidos en el plan.

Según explicó Montero, no hay ninguna cifra de recaudación comprometida con Bruselas sobre la reforma fiscal de cara al año 2023, sino que hay un objetivo de reducir paulatinamente la diferencia de 7,7 puntos del PIB de presión fiscal que tiene España con la media de la zona euro. “No hay compromiso de cifras, ni se ha exigido ningún compromiso de cifras hasta no ver las conclusiones de los expertos”, ha remarcado la titular de Hacienda.

Por otra parte, la ministra rechazó revisar los tipos reducidos y superreducidos del IVA. “Es una materia en la que tenemos el foco porque se entiende en Europa que hacemos un uso demasiado elevado de los tipos reducidos”, argumentó. “Si la pregunta es si tenemos previsto en este momento subir el IVA de determinados productos ahora mismo la respuesta es no”, añadió. “Somos más partidarios de revisar los impuestos directos que de los indirectos”, apostilló.

La previsión del Ejecutivo es que se recuperarán las cifras de PIB prepandemia a finales del año 2022, por lo que las medidas fiscales contempladas se prevén para 2023, a pesar de que coincida con la celebración de elecciones generales. “Todo está en función de las previsiones de cifras de crecimiento. Si no llegamos a las cifras de recuperación, todo el calendario se movilizará”, indicó la ministra, quien añadió que así se ha negociado con Bruselas y que si se cambia el “cronograma”, también se acordará con la Comisión, por lo que no cree que se puedan poner en entredicho la recepción de los fondos si hay algún retraso de alguna reforma.

La ministra recalcó, sobre una posible subida del IRPF, que “en ningún caso” se van a subir impuestos a la clase media o trabajadora, sino que se abordará la progresividad del mismo. “Entendemos que la clase media proporcionalmente paga más impuestos respecto a patrimonios más altos”, dijo la ministra. No obstante, sí admitió que en lo referido a algunos impuestos, como la fiscalidad verde o a la salud -en el caso del impuesto a bebidas azucaradas-, sí que afecta a la clase media y trabajadora aunque no persigan un afán recaudatorio.

Más funcionarios

El plan de reformas enviado a Bruselas contiene la creación de 2.600 plazas en la Agencia Tributaria. Con esta medida, Hacienda espera alcanzar los 28.000 funcionarios en la Aeat. Además, prepara un plan de inversiones que suma 600 millones de euros.

Este incremento de plantilla exige inversiones inmobiliarias, siempre tomando en cuenta las consideraciones medioambientales y de eficiencia energética, así como de dotación de las oficinas de nuevos equipamientos tecnológicos.

Además, se pretende abordar una modernización informática de la gestión tributaria. Así, en la inversión recogida en el plan se plantean cambios informáticos que tienen un sobrecoste para el Departamento de Informática de la Agencia Tributaria. De igual forma, el Ejecutivo ha señalado que son necesarias inversiones en el ámbito de Aduanas para reforzar la lucha contra el contrabando y el narcotráfico.

La Agencia Tributaria contaba, a 31 de diciembre de 2019, con una plantilla de 25.400 personas, un 0,02% más que en 2018, de las cuales el 53,06% son mujeres y el 46,94% hombres, con una edad media de 52,04 años (prácticamente la misma edad que en 2018).

“Por esta razón, se plantea como objetivo prioritario de la Agencia Tributaria, tal y como prevé su plan estratégico 2020-2023, la recuperación progresiva de la cifra de empleados de los que disponía antes del impacto de la crisis económica, con el compromiso de “reforzar y rejuvenecer la plantilla”, apuntó Montero.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class