Economia

Precios de peajes en autovías si se aprobase la reforma del Gobierno: 25 euros Madrid-Barcelona, 14 euros Madrid-Valencia…

  • Pese a enviar el plan a Bruselas, el Ejecutivo no ha hablado aún de costes
  • Las estimaciones del sector hablan de un precio entre 3 y 5 céntimos
  • España tiene la red más larga de toda Europa y es donde menos se cobra

Con la confirmación por parte del Gobierno de la intención de imponer una tasa en toda la red de autovías españolas, e incluso en otras carreteras autonómicas, la polémica está servida dada la gratuidad que siempre ha caracterizado a España. Un coste que aún ni es oficial que se implantará, aunque las previsiones hablan de 2024, ni tiene un precio determinado, las diferentes instituciones implicadas manejan una cifra entre 3 y 5 céntimos por kilómetro.

Con 17.338 kilómetros, España tiene la red de vías de alta capacidad más larga de Europa y la tercera del mundo. Una característica que, sin embargo siempre ha chocado respecto a los países de su entorno, dado que también lidera el porcentaje de tramos gratuitos (concentra el 73,5% de la red de carreteras gratuitas de Europa).

Una condición que ha llevado a un considerable déficit por parte del Estado en la conservación de estas carreteras, hasta llegar a acumular una deuda de casi 8.000 millones de euros. Además, con la previsión de que el pasivo crecerá en casi 500 millones por año, con los nuevos tramos eliminados de peaje en autopistas, el Gobierno ha considerado llevar a Bruselas este nuevo plan por el que cobrará en las autovías a partir de 2024.

Una medida que defiende la Dirección General de Tráfico (DGT) argumentando que “el que usa y contamina, paga”. Además, siempre apoyado por los argumentos del Ejecutivo, el director de esta institución Pere Navarro ha recordado que “en todos los países europeos se paga en la conservación y el mantenimiento de las carreteras de alta capacidad. Cuando uno va en tren, no va gratis. Hay unas infraestructuras que hay que pagarlas aquí y en cualquier país”.

Calculadora de las principales autovías

No sin polémica, pues rompe por completo con esta gratuidad que caracteriza a España, el Gobierno y los diferentes sectores implicados consideran apropiado cobrar una tasa “accesible” para todos los ciudadanos, con el fin de que esto no repercuta en sus bolsillos.

Un precio que la patronal de la construcción de infraestructuras (Seopan) cifró en unos 8 céntimos de media (0,03 para los vehículos ligeros y 0,14 para los pesados), y así han confirmado todas las estimaciones, donde destaca la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (Acex), que ronda el coste entre los tres y cinco céntimos para los coches convencionales.

De esta forma, situando una media de cuatro céntimos por kilómetro, las seis principales autopistas (las que unen Madrid con todo el radio del territorio peninsular) tendrían un coste de inicio a final entre 14 y 25 euros. Una cifra que va desde la red más corta que une la capital con Valencia, 352 kilómetros, hasta la más larga que junta a Madrid con Barcelona, 610 kilómetros.

A-1 (Autovía del Norte). Madrid-Irún, 421 kilómetros = 18,16 euros.

A-2 (Autovía del Nordeste). Madrid-Barcelona, 610 kilómetros = 24,4 euros.

A-3 (Autovía del Este). Madrid-Valencia, 352 kilómetros = 14,08 euros.

A-4 (Autovía del Sur). Madrid-Sevilla, 558 kilómetros = 22,32 euros.

A-5 (Autovía del Suroeste). Madrid-Badajoz, 407 kilómetros = 16,28 euros.

A-6 (Autovía del Noroeste). Madrid-La Coruña, 593 kilómetros = 23,72 euros.

¿Qué pasará con las autopistas de pago?

A finales de 2021 España tendrá un peso de solo el 11,5% sobre sus vías de pago. Una condición muy distante del resto de Europa, donde 23 países tienen tarifado el 100%, que deja la presencia de estos costes solo sobre determinadas autopistas.

Siendo el tramo más caro el que une Zaragoza con Bilbao, la AP-68, que cuesta 33,1 euros por 302 kilómetros, la media por lo general de estas carreteras sale a unos 10 céntimos el kilómetro para vehículos ligeros.

Además, se da la condición de que este anuncio del Gobierno de cobrar en autovías y otras carreteras choca con la reducción de las autopistas tarifadas por fin de concesión. Destacando el fin de los costes en la AP-1 y la AP-4, dos de las más transitadas, estas podrían volver a generar sobrecargos dejando en efímero el paso libre desde Vitoria hasta Irún (desde 2018) o desde Sevilla hasta Cádiz (desde 2020).

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class