Economia

Peligrosa barra libre para las autonomías

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una de sus intervenciones ante la mirada de la portavoz del Gobierno y titular de Hacienda, María Jesús Montero. EFE

España no se puede permitir el lujo de repetir los errores cometidos con el ‘Plan E’ de Zapatero.

El Gobierno ha decidido ofrecer barra libre en el gasto a las comunidades autónomas para el próximo año, suspendiendo de facto los objetivos de estabilidad. Una propuesta bastante peligrosa que amenaza con hacer del gasto público un irresponsable objetivo en sí mismo, que podría provocar perversos efectos sobre la sostenibilidad a largo plazo de la economía española. En la memoria aparecen los recordados Planes E que puso en marcha en el pasado el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que sólo sirvieron para engrosar la deuda de los españoles a costa de proyectos sin retorno, con empleo temporal y poco productivo que, en su mayoría, habían sido improvisados y carecían de sentido. La euforia del Plan E y la España de las rotondas apenas duró dos años tras los cuales fue inevitable afrontar duros recortes para corregir una deriva diabólica que a finales de 2011 había situado a nuestro país al borde del colapso, con una prima de riesgo desatada que hacía inviable la inversión y la creación de empleo. Una espiral perversa que no se puede repetir. Es precisa una hoja de ruta que garantice la ortodoxia en el gasto de comunidades autónomas y ayuntamientos y que evite los graves errores que se cometieron en el pasado, centrados principalmente en valorar la urgencia de los proyectos sin tener en cuenta la productividad de los mismos .

La crisis provocada por el Covid ha dejado heridos a sectores productivos que será necesario apuntalar para que la economía recupere el pulso. Y eso exige programación y criterio en el destino de los recursos que se pondrán sobre la mesa. Unos recursos que no son gratis, que conformarán un importante volumen de deuda, de la que tendrán que responder las generaciones futuras. No hay atajos para salir de esta crisis que, en primer lugar, va a provocar un incremento del gasto -cobertura de desempleo y otras necesidades- acompañado de una abrupta caída de los ingresos. Es preciso poner en marcha políticas que pongan a funcionar a esa economía productiva sobre la que se asienta el crecimiento y el empleo.

La tentación de utilizar los recursos en gasto corriente o en políticas sociales insostenibles sería un error casi imposible de enmendar dada la virulencia de la crisis a la que se enfrenta toda Europa. España tiene una oportunidad para superar la crisis siempre y cuando el gasto venga acompañado de un programa de reformas y austeridad que garanticen la sostenibilidad.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class