Economia

Las gestoras piden un recorte fiscal progresivo de los planes mientras el ‘megafondo’ crece

Spread the love

Rubén Escudero

Siete de cada diez gestoras quieren que se ralentice el hachazo fiscal a los planes individuales, y 21 profesores abogan por no llevarlo adelante.

Este puede ser el último año con las ventajas fiscales que conocemos en los planes de pensiones individuales. Esto es, con un límite máximo de 8.000 euros anuales en la aportación que se pueden desgravar en el IRPF. El Gobierno va a recortar los beneficios fiscales de estos productos para incentivar los planes de pensiones de empresa. En este sentido, las gestoras se oponen frontalmente y solicitan que, al menos, la medida sea implementada de forma progresiva.

Siete de cada diez gestoras de planes de pensiones en España creen que debería llevarse a cabo progresivamente y vinculado a la acumulación de un importe “razonable” en el fondo de pensiones de empleo, es decir, en el vehículo de ahorro finalista que las grandes corporaciones habilitan a sus trabajadores o en el nuevo ‘megaplan’ público promovido desde el Estado. Así se desprende de la XI Encuesta sobre Planes de Pensiones del Observatorio Inverco.

Esta crítica es compartida por 21 catedráticos y profesores de universidad españoles que han firmado un manifiesto para mantener el límite fiscal del ahorro individual para la jubilación. Entre ellos, hay nombres conocidos como Santiago Carbó (Universidad de Granada), Rafael Doménech (Universidad de Valencia), José Antonio Herce (Loris), Javier Santacruz (Iunit), Mercedes Ayuso (Universidad de Barcelona) o Pilar Gutiérrez Santiago (Universidad de León).

El manifiesto de los economistas y juristas se suma a uno reciente que, en la misma línea, firmaron patronales y asociaciones como la AEB, CEOE, Cepyme, ATA, Ascri, Unespa, Unacc, Ceca, Ocopen, IEE o la propia Inverco, entre otras.

En la encuesta del Observatorio Inverco se observa que, ante el inminente hachazo fiscal en los planes individuales, los partícipes se estarían preparando para una última ‘gran’ aportación a sus vehículos para la jubilación. El 75% de las gestoras pronostica que, pese a la crisis de la Covid-19, este año el volumen de aportaciones netas igualará o superará la cifra alcanzada en 2019, que fue de 1.167 millones de euros.

PGE para 2021

Cabe recordar las dos principales medidas del Gobierno en cuanto a los sistemas privados de pensiones, las cuales fueron anunciadas en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2021. La disminución de 8.000 a 2.000 euros en la deducción máxima que respecta a las aportaciones de los planes individuales, al tiempo que se aumenta de 8.000 a 10.000 euros el máximo deducible anual en las aportaciones a los planes de empresa.

Por otro lado, la creación de un fondo de pensiones público de empleo cuyas gestora y banco depositario serán escogidos mediante “concurso competitivo abierto”, en el que se espera que las pymes se adscriban y cuyo objetivo es alcanzar los 300.000 millones de euros en activos bajo gestión.

El ‘megaplan’ público

Sobre este fondo de pensiones del Estado de gestión privada, desde el área de Investments de Willis Towers Watson España sugieren que tener más de un fondo dentro del mismo tendría sentido a la hora de adaptar la estrategia de inversión a las necesidades de cada subcolectivo.

Además, para evitar el efecto que produce “no saber elegir a qué fondo de pensiones aportar”, quizás sería buena idea que hubiese fondos por defecto en formato ciclo de vida por el que un partícipe fuera cambiando de asignación estratégica en función de su edad.

Es algo “patente ya en el mercado internacional como tendencia imparable” y que supone, además, una ventaja a la hora de enfrentarse al entorno actual de tipos bajos, al poder modular el riesgo de las inversiones, ofreciendo a los más jóvenes un mayor potencial de rentabilidad-riesgo y protegiendo a su vez el patrimonio de los más cercanos a la jubilación, quitando riesgo de sus carteras.

Entre otras consideraciones, desde Investments de Willis Towers Watson apuntan que el ‘megaplan’ público debería ser “menos dependiente de la renta fija” y estar mucho más expuesto a activos de crecimiento a largo plazo menos desfavorecidos por el entorno actual de bajos tipos de interés, como la bolsa o los activos reales, caso del capital riesgo o las infraestructuras. Asimismo, habría de tener una asignación estratégica “muy globalizada”, con un peso importante en divisas diferentes al euro, “en especial al dólar”.

Ejemplo internacional

Según un informe publicado por Create-Research y Amundi a raíz de una encuesta entre más de 150 fondos de pensiones de 17 mercados diferentes, el 75% de los fondos encuestados acudirá a los mercados privados en busca de una resiliencia a medida, mientras que el factor “flujo de caja de alta calidad” en renta variable global encabezará la elección en asignación de activos para el 76% de los encuestados que buscan incorporar un componente “antifragilidad” en sus carteras.

Más de la mitad (58%) de los fondos internacionales recurrirá a la inversión temática en busca de resiliencia inherente a través de temas seculares. Un plan de pensiones del Reino Unido destaca algunas áreas. En primer lugar, demográficas: centrándose en la atención médica y la urbanización. En segundo lugar, tecnología: inteligencia artificial, redes 5G y la nube. Y en tercer lugar, la inversión ESG: centrada en energías renovables, prácticas laborales y gobierno corporativo.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class