Economia

La descarbonización abrirá un agujero de 7,2 billones en los países productores de petróleo

biz_19saudi_10-19-2004_252R3GJ
Spread the love

Laura OjeaEl Español

Los países productores de petróleo y gas que sigan invirtiendo en nuevos proyectos fósiles corren el riesgo de crear activos varados.

Los países productores de petróleo y gas se enfrentan a un agujero de varios billones en los ingresos del gobierno durante los próximos 20 años a medida que el mundo se descarboniza. Incluso algunos necesitarán un fuerte apoyo internacional para diversificar sus economías y evitar la inestabilidad social y política, según el informe “Beyond Petrostates” de Carbon Tracker.

La menor demanda y precios de combustibles fósiles tendrán implicaciones significativas para la sostenibilidad fiscal en los países productores de petróleo y gas.

Por primera vez, se calcula que 40 petro-naciones podrían enfrentarse a una caída promedio del 46% en los ingresos esperados del petróleo y el gas si la demanda se ajusta al endurecimiento de la política climática global y los avances tecnológicos. Lo que traería como consecuencia un déficit de 9 billones de dólares (casi 7,5 billones de euros).

Más de 400 millones de personas viven en los 19 países más afectados, donde la disminución de los ingresos por combustibles fósiles podría provocar una caída de los ingresos totales del gobierno en al menos un 20%, lo que provocaría recortes en los servicios públicos y pérdida de empleos.

Pero los países de nivel 5 (los más vulnerables) que se enfrentan a un déficit general de ingresos de más del 40%, son Angola, Azerbaiyán, Bahréin, Timor-Leste, Guinea Ecuatorial, Omán y Sudán del Sur.

Grandes dependientes

En el caso de Nigeria, una caída del 70% en los ingresos petroleros reduciría los ingresos totales del gobierno en un tercio. Angola, hogar de 33 millones, podría perder más del 40% de los ingresos del gobierno.

Muchos de los mayores productores de petróleo y gas del mundo, incluidos EEUU, Reino Unido, Rusia, Países Bajos, China, India y Brasil, también enfrentan importantes caídas en los ingresos, pero no son el foco del análisis porque sus economías dependen menos del petróleo y el gas.

La región de Medio Oriente y África del Norte (MENA) supera a la mayoría de las demás en el escenario bajo en carbono debido a su ventaja en los costes de producción. Sin embargo, los bajos precios significan que aún experimenta ingresos futuros promedio más de un 40% más bajos que durante la recesión de los últimos cinco años (2015- 2019), y significativamente más bajo que los niveles de la última década.

En todo el mundo, todos los países productores de petróleo corren el riesgo de perder colectivamente 13 billones de dólares para 2040 en comparación con las expectativas de la industria, una caída del 51%.

El autor del informe Mike Coffin, analista senior de petróleo, gas y minería, ha señalado que “es de interés para todas las naciones minimizar el aumento de la temperatura global y esto significa reducir rápidamente nuestro uso de combustibles fósiles. Pero muchos países dependen en gran medida de los ingresos del petróleo; ahora es el momento de actuar para reequilibrar sus economías. Esperar a que caiga la demanda lo dejará demasiado tarde “.

Por su parte, Andrew Grant, director de clima, energía e industria y coautor, ha añadido que “los ingresos petroleros del gobierno cambiarán drásticamente a medida que el mercado se sacuda durante la transición energética. Comprender la magnitud del desafío y qué naciones son más vulnerables ayudará a los encargados de formular políticas a concentrar sus esfuerzos. Amortiguar el aterrizaje para cientos de millones brindará mejores resultados tanto para el clima como para el desarrollo humano ”.

Activos varados

Más allá de las petro-naciones, hay una imperiosa necesidad de reducir la dependencia del petróleo en la transición energética en todo el mundo. Esto exige a las petro-naciones que actúen ahora para reducir su dependencia de los ingresos del petróleo y el gas, recortando el gasto público, aumentando nuevos impuestos y reestructurando sus economías.

El informe advierte que continuar invirtiendo en nuevos proyectos de petróleo y gas corre el riesgo de crear activos varados y desperdiciar capital que se gastaría mejor en desarrollar nuevas industrias sostenibles.

Los países productores de petróleo y gas minimizarán las pérdidas si hay una reducción ordenada de la producción, con la oferta global cayendo en línea con la demanda decreciente y la caída de los precios del petróleo. Si lo hacen solos y buscan monetizar sus reservas existentes mientras pueden, es probable que el exceso de oferta destruya el valor para todos, y la caída de los precios superará rápidamente el beneficio de una mayor producción.

La transición lenta

Muchos de estos países ya están adoptando medidas para tratar de salvar el agujero esperado en sus finanzas. Varios países del Medio Oriente han introducido impuestos al valor agregado y, con países como Nigeria, Angola e Irán, han tomado medidas para reducir los subsidios. Los estados ricos del Golfo están invirtiendo en industrias como la energía renovable y el turismo. Sin embargo, la escala del desafío es enorme y el ritmo de la transición se acelera.

Muchos países que enfrentan las mayores deficiencias también se encuentran entre los más pobres, tienen poblaciones jóvenes y en rápido crecimiento con la menor capacidad para adaptar sus economías.

La comunidad internacional puede ayudar a los países más vulnerables, por ejemplo, apoyando el desarrollo de nuevas tecnologías, ofreciendo asistencia técnica para la reforma regulatoria y fiscal y aportando capital.

El informe señala que redunda en interés de la comunidad internacional ayudar a los petro-países a navegar con éxito la transición energética. Reducir su dependencia de la producción de combustibles fósiles facilitará que el mundo cumpla los objetivos climáticos globales y también ayudará a estos países a evitar la inestabilidad y el malestar social a medida que la economía mundial se descarboniza.

El apoyo financiero para ayudar a los países en desarrollo a reducir las emisiones y adaptarse al cambio climático ya es un tema candente en el período previo a la cumbre climática COP 26. En 2009, los países ricos se comprometieron a proporcionar 100.000 millones de dólares de financiación climática al año a partir de 2020, pero todavía tienen que cumplir este objetivo.

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class