Economia

El sector del streaming amenaza a la televisión tradicional, pero aún no logra vencerla

Con el auge de las plataformas de streaming, gran parte de la población se ha hecho la misma pregunta: “¿YouTube y Twitch van a acabar con la televisión tal y como la conocemos?”. La respuesta es no. Los espectadores siguen interesados en la pequeña pantalla y dedican prácticamente las mismas horas a disfrutar de ella que hace más de una década.

Los medios de comunicación cada vez se hacen más eco de la influencia que tienen estos nuevos canales de entretenimiento audiovisual en los jóvenes. Si bien esta visualización es necesaria, también es cierto que pocas veces se comparan con los canales tradicionales. La realidad es que esos fantásticos datos que consiguen los streamers no le han robado audiencia a la televisión.

Ahora se consumen más horas de televisión que en el pasado

Atendiendo al aumento de horas de visualización de estos medios de transmisión, se podría entender que se originan en detrimento de las horas que se consumen los programas televisivos. Sin embargo, sería una afirmación muy alejada de la realidad.

Según los datos de Barlovento, consultora especializada en audiencias, en 2006, los espectadores dedicaban 217 minutos al día a ver la televisión. Los datos actuales, lejos de caer, han aumentado. En enero de 2021, el consumo diario por persona alcanzó los 251 minutos.

No obstante, lo primero que se podría llegar a pensar es que las personas más mayores son las que suben la media, y sería cierto. El segmento de la población que más consume la televisión son las personas mayores de 45 años. Sin embargo, esta tendencia era la misma en el pasado y los datos de audiencia de los jóvenes tampoco han variado significativamente desde el 2006.

Según la consultora, los jóvenes de entre 13 y 24 años, que podrían tratarse como el público objetivo de las plataformas de streaming, consumían 143 minutos de televisión al día en 2006. Hoy en día, dedican 38 minutos menos.

Estos datos no demuestran que los canales alternativos hayan ganado terreno a la televisión. Si los espectadores no han dejado de ver programas televisivos pero las audiencias de canales como YouTube o Twitch cada vez son mayores, significa que el espectador ha aumentado notablemente su consumo audiovisual.

Los canales de streaming reciben millones de espectadores

La realidad es que estas nuevas plataformas han tomado una posición importante en la industria del entretenimiento mundial. Si bien no han robado horas de visualización a la televisión, su consumo es cada vez mayor.

Un gran ejemplo de ello es la aparición de estos canales en un evento que, hasta hoy, era terreno de las cadenas televisivas: las campanadas de año nuevo. Estas navidades fueron noticia porque, por primera vez en la historia, un streamer competía con los magnates del audiovisual. Ibai Llanos, conocido protagonista de estas plataformas, retransmitía las campanadas a través de su canal de Twitch.

Cabe destacar que no superó a ninguna cadena importante. Sin embargo, llego a alcanzar un pico de audiencia de 552.000 espectadores. Por su parte, TVE fue la cadena más vista, con 7,3 millones de espectadores; 2 millones más que la segunda en el ranking, Antena 3.

De hecho, la influencia de personajes como Ibai Llanos en la sociedad es cada vez más notable. El streamer se posicionó como la segunda entrevista más vista del periodista Jordi Évole, con algo más de 2,3 millones de espectadores; superando otros episodios como el de Lionel Messi, estrella mundial del FC Barcelona, o José María Aznar, expresidente de España. El único programa que ha superado al de Llanos ha sido el del Papa Francisco, que tuvo 3,5 millones de espectadores.

La televisión tiene que atender a los jóvenes

Atendiendo a la masificación de estas nuevas plataformas y a los 38 minutos de audiencia juvenil que ha retrocedido la televisión frente a ellas, el consumo tradicional tiene algunos deberes pendientes. El primero de ellos es atender a los nuevos intereses de la población más joven. Por ejemplo, como bien apuntó el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, en una entrevista concedida hace unos meses a El Chiringuito de Jugones, este segmento de la población ya no está interesada en ver partidos de fútbol.

Por el contrario, a los jóvenes sí les interesan las retransmisiones de eSports. En 2019, se registró una audiencia global de este tipo de eventos de 395 millones, incluyendo entusiastas y espectadores ocasionales, y se prevé que para 2023 esta cifra supere los 645 millones de personas, según datos de Statista. Sin embargo, en España, la gran mayoría de estos campeonatos se retransmiten a través de Twitch o se ven en diferido en YouTube.

Por otro lado, estos creadores de contenido están sabiendo conectar muy bien con este segmento poblacional. “El combate del año”, un evento de boxeo que enfrentaba a los youtubers Reven y Elmillor, llegó a conseguir 1,5 millones de espectadores en Twitch en su pico de audiencia, tal y como aseguran desde TVTop, analista de plataforma de streaming.

De hecho, las grandes televisiones ni siquiera tienen que ver estas plataformas como un elemento a derribar, sino como una nueva forma de llegar a los jóvenes. Programas como El Chiringuito de Jugones son conscientes de ello, llegando a colarse en el top 3 de streamers con una media de 63.400 espectadores y picos de 148.000 durante el mes de mayo.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class