Economia

EEUU avista la mejor temporada de resultados desde finales de 2009

  • El beneficio para el S&P 500 crecería un 63,6% en el segundo trimestre
  • El sector financiero del principal íncide del país tiene un rendimiento del 23,3%

Entre la incertidumbre de un repunte económico que podría haber tocado techo, una Reserva Federal dividida sobre cuándo iniciar la reducción de compras de deuda y al acecho de la variante Delta, los inversores estadounidenses se preparan para el inicio la próxima semana de una espectacular temporada de resultados.

En estos momentos, el consenso proyecta una tasa de crecimiento de los beneficios para el S&P 500 del 63,6% durante el segundo trimestre del año. De cumplirse con estas expectativas que recopila FactSet estaríamos ante el mayor auge de las ganancias desde el cuarto trimestre de 2009.

“Entre los factores fundamentales de este sólido repunte en el segundo trimestre se encuentra el descenso del rendimiento del bono americano a 10 años por debajo del nivel del 1,50%, tras haber repuntado en el primer trimestre hasta el 1,75%, a medida que los inversores comienzan a claudicar con las perspectivas de la Reserva Federal de que el actual repunte de la inflación sería transitorio”, explica Sam Stovall, de CFRA Research.

Es más, como la economía siguió expandiéndose y el mercado laboral mejoró, aunque a un ritmo más suave de lo esperado, las previsiones de crecimiento del beneficio por acción (BPA) del S&P 500 en el segundo trimestre se elevaron continuamente a lo largo del trimestre.

Prueba de ello es que de abril a junio un total de 66 empresas del S&P 500 emitieron orientaciones positivas de beneficios, un récord desde que FactSet comenzó a hacer seguimiento en 2006.

Estas mejoras no solo se ciñen al segundo trimestre sino también al resto del año. Además, más allá del S&P 500, las previsiones del consenso de los analistas para los beneficios agregados de las empresas del índice MSCI USA (con 627 compañías de gran y mediana capitalización) en 2021, 2022 y 2023 también han aumentado significativamente durante el último año.

Según destaca Franziska Palmas, economista de mercado de Capital Economics, “ahora se espera que los beneficios agregados superen su nivel prepandémico en alrededor de un 20% este año y que crezcan un 10% más, aproximadamente, tanto en 2022 como en 2023″.

Pero el optimismo no llega solo del lado de los beneficios. También de los ingresos. A día de hoy se espera que el S&P 500 registre un crecimiento de los ingresos (interanual) del 19,6%, lo que marca el mayor crecimiento de la facturación registrado por el índice desde al menos 2008. Se prevé que los once sectores registren un crecimiento interanual de los ingresos, encabezados por los sectores de energía, consumo discrecional y materiales.

La banca abre la veda

Los principales bancos estadounidenses serán los encargados de iniciar la temporada de resultados el próximo martes, cuando rendirán cuentas tanto JPMorgan Chase como Goldman Sachs.

Dentro del S&P 500, el sector financiero acumula un rendimiento hasta la fecha del 23,3%, aupado por la solidez de los mercados de capitales y por la subida constante de los tipos de interés registrada a comienzos de año. Los mercados de capitales siguen siendo fuertes pero los mercados de tipos han deshecho casi totalmente la tendencia alcista. Los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años han bajado hasta el 1,25%, un nivel visto por última vez el pasado 16 de febrero.

Para Richard Ramsden, analista de este sector en Goldman Sachs, la atención entre los bancos de gran capitalización estará “en el ritmo de crecimiento de los balances, la normalización de los mercados de capitales, las perspectivas de gastos, la liberación de reservas y el despliegue de capital”.

El sector financiero ha registrado el tercer mayor aumento porcentual de los beneficios estimados del índice desde el inicio del trimestre, un 10,2%. Como consecuencia, el crecimiento de los beneficios estimados de este sector ha aumentado hasta el 117,0%, frente al 96,9%.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class