Economia

Bruselas da 9.000 millones a España, sin criterio de reparto a las autonomías

  • Las ayudas europeas están condicionadas al cumplimiento de una serie de hitos
  • El reto de España es la absorción en seis años del mayor paquete de fondos que recibe de la UE
  • El plan español recibirá 19.000 millones de euros del fondo en 2021

Con las bendiciones del Ecofin, España recibirá antes de que finalice el mes de julio los primeros 9.000 millones de euros procedentes de las transferencias del Plan de Recuperación Transformación y Resiliencia. Esta primera entrega que forma parte de los 70.000 millones, y que llega sin ninguna condicionalidad- estará muy pronto incorporada a las arcas públicas del país, en un momento en que las CCAA todavía siguen pendientes de mantener una reunión sectorial en la que se les aclare hacia qué proyectos van a ir destinados estos fondos europeos, máxime cuando está previsto en el reglamento de la Comisión que el 50% de los mismos debe ir a manos de las comunidades autónomas.

La falta de transparencia, de vehículos o de mecanismos para el reparto de los fondos está siendo una de las principales críticas sobre la gestión de estas ayudas, donde cabe reseñar además que, a estas alturas, España solo ha presentado un Perte, el de automoción; pero quedan pendientes los de Salud de Vanguardia, y el del sector Agroalimentario -estos dos pertes más maduros- y, los de sector Aeroespacial y el del Hidrógeno Verde y las Energías Renovables -estos dos últimos con más retraso-.

El martes, la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, recordaba que España aún tiene pendientes de enviar las reformas laboral y de pensiones, dos reformas imprescindibles para la recepción de los fondos, y que deben estar en Bruselas a más tardar en diciembre de este año.

Esto quiere decir que, a partir de ahora, España, como el resto de los estados miembros, habrá de cumplir con el calendario de hitos y reformas que empieza a contar desde el 1 de enero de 2022.

La primera entrega

Los ministros de Finanzas de la UE (Consejo Ecofin) aprobaron ayer el Plan de Recuperación español. Nuestro país recibirá de Bruselas, probablemente antes de que termine julio, los primeros 9.000 millones de prefinanciación para sus propuestas de inversiones y reformas. Como indicó el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, España “probablemente” accederá a un nuevo pago este año de otros 10.000 millones, dado que ya ha completado gran parte de los hitos y objetivos acordados.

De este modo, se inaugura  una auténtica maratón reformadora de seis años, porque será a través del cumplimiento de hitos y objetivos que desgranan las inversiones y reformas españolas como Madrid desbloqueará la ayuda europea. El cheque comunitario llegará a los 140.000 millones entre subvenciones y préstamos, que ayudarán no solo a superar el hundimiento que provocó el Covid sino también a transformar nuestra economía. El aprobado del plan español llegó junto al de 11 países que también fueron de los primeros en enviar sus propuestas de inversiones y reformas a la Comisión, entre ellos Alemania, Francia e Italia.

El reto de España es la absorción en seis años del mayor paquete de fondos que recibe de la UE

El Ejecutivo comunitario emitió su veredicto sobre los planes el pasado mes, comprobando que cumplían con los requerimientos del fondo: al menos un 20% de inversiones dirigidas a la transformación digital, al menos un 37% del gasto para la transición “verde”, y un número importante de las recomendaciones dirigidas a las capitales abordadas en los planes de reformas.

Falta de precisión

Como avisó Dombrovskis, este primer pago es solo el principio. “Será vital poner en práctica todos los planes [de recuperación] de manera adecuada y rápida. Nuestra prioridad compartida es ahora poner en marcha estas inversiones y reformas”, dijo el letón.

Esto será aun más cierto si cabe en el caso de España, por contar con uno de los planes más ambiciosos. Como explicó en el Parlamento Europeo la vicepresidenta Nadia Calviño, la ambición española ello queda reflejado en el montante que movilizará (somos los segundos beneficiarios tras Italia), en la envergadura de las reformas, incluida las pensiones y el mercado laboral, y la concentración de medidas en los tres primeros años. Tanto en la Comisión como entre los Estados miembros valoran el esfuerzo español, aunque algunos países plantean cuestiones sobre la concentración de reformas y la falta de precisión de medidas de calado como la revisión del sistema de pensiones o del mercado laboral, ya que ambas aun están sujetas al diálogo social.

La llegada del maná europeo representará un punto de giro en la recuperación española, sobre todo a partir de 2022, opina la Comisión Europea, dando alas a un probable contraataque político desde Moncloa de cara a las elecciones previstas para 2023. Sin embargo, también planteará importantes quebraderos de cabeza al Gobierno. Primero por el desafío que supone absorber y gestionar un volumen de fondos sin precedentes antes de 2026, siendo nuestro país uno de los que tienen más dificultades con el gasto de fondos comunitarios. Además, porque el gobierno se ha comprometido a presentar antes de que acabe el año gran parte de la reforma laboral, incluida la reducción de contratos y la revisión de

Nueva emisión

La Comisión Europea realizó ayer una nueva emisión de bonos europeos con la que captó 15.000 millones de euros. Con esta cantidad, sumada a los 35.000 millones que la Comisión ya consiguió en los mercados en dos ocasiones en junio y julio, la UE ya tendría fondos suficientes para cubrir las necesidades de prefinanciación.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class