Economia Plus

Todas las enfermedades por las que pueden darte una pensión por incapacidad: requisitos y cómo solicitarla

Las enfermedades crónicas que generan un nivel de dependencia imposibilitan en gran medida poder llevar a cabo una actividad laboral, un serio problema a la hora de poder conseguir un salario con el que ganarse la vida. Por este motivo, la Seguridad Social garantiza una prestación para este que este colectivo pueda contar con cierto grado de independencia.

En este sentido, según el grado de dependencia puede tratarse de tres niveles de discapacidad, que puede ir del 33%, al 64%, o del 65% en adelante, que se denominan moderada, severa o gran dependencia, respectivamente.

¿Cómo solicitar la prestación por incapacidad permanente?

En primer lugar, el servicio público de salud, la mutua o el INSS deben determinar la causa que incapacite al trabajador. Cualquiera de estas entidades podrá iniciar el expediente de incapacidad permanente en caso de que consideren que las lesiones son suficientes como para incapacitar a la persona.

En caso de que ninguna de estas entidades inicie el procedimiento, puede hacerlo el trabajador por su propia cuenta, ya que, de no existir una incapacidad temporal previa, la solicitud deberá ser promovida obligatoriamente por el trabajador, ya que estas no la iniciarán de oficio.

Para solicitar la prestación tan solo será necesario cumplimentar el modelo de solicitud de incapacidad permanente, así como entregar la documentación necesaria, que en la mayoría de los casos solo será el DNI. Por otra parte, también habrá que aportar informes privados, el historial médico de la sanidad pública, y cualquier otro documento que la persona trabajadora considere relevante.

Este trámite deberá llevarse a cabo en cualquiera de los centros de atención e información del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Para ello, se puede solicitar cita previa, hacerlo en la sede electrónica o en el registro presencial.

Requisitos para solicitar la prestación por incapacidad permanente

Hay que tener en cuenta que, dependiendo del grado de incapacidad, se exigen unos requisitos generales y de cotización. No obstante, desde un punto de vista general, para acceder a una incapacidad es necesario:

– No haber alcanzado la edad de jubilación.

– Estar dado de alta en la Seguridad Social, o en una situación de asimilada al alta.

– Un tiempo mínimo de cotización previa, a no ser que la contingencia de la invalidez sea una enfermedad profesional o un accidente laboral.

¿Qué enfermedades dan derecho a una prestación por incapacidad?

La Seguridad Social prevé un total de 52 enfermedades susceptibles de garantizar el derecho a una prestación por incapacidad permanente. Estas son:

– Agorafobia

– Albinismo

– Alzhéimer

– Aniridia

– Artritis Reumatoide

– Artrosis cervical

– Ataxia

– Cáncer

– Cardiopatía Isquémica

– Condromalacia Rotuliana

– Depresión

– Diabetes

– Distimia

– Distrofia de conos y bastones

– Enfermedad de Behçet

– Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa

– Enfermedades hepáticas

– Enfermedades renales

– Epilepsia

– EPOC

– Esclerosis Múltiple

– Espondilitis anquilosante

– Espondilosis degenerativa

– Esquizofrenia

– Estenosis foraminal

– Fibromialgia

– Fibrosis quística

– Hernia discal

– Ictus

– Lesión medular

– Lumbalgia crónica

– Lupus

– Maculopatía

– Miopía Magna

– Narcolepsia

– Neuropatía cubital

– Postpolio

– Radiculopatía Lumbar

– Retinopatía diabética

– Retinosis pigmentaria

– Rizartrosis

– Síndrome de Ménière

– Síndrome de Sjögren

– Síndrome de Südeck

– Síndrome de Tourette

– Síndrome del túnel carpiano

– Síndrome subacromial

– Siringomielia y Arnold Chiari

– Stargardt

– Trastorno Adaptativo Mixto

– Trastorno bipolar

– Trastorno de ansiedad

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class