Economia Plus

Miguel Garrido: “Se están derivando más inversiones a Cataluña que al resto de España”

  • “Los planteamientos de Díaz son malos para España y las empresas españolas”
  • “La recuperación tras el verano será consistente pese a los repuntes de contagios”
  • “En Madrid, la rebaja de impuestos ha mejorado mucho la calidad de vida”

Cuando le preguntas qué le quita el sueño al líder de los empresarios madrileños, reacciona rápido y contesta rotundamente con solo dos palabras: rentabilidad y viabilidad para el tiempo postpandemia. Sus amigos dicen que es un empresario pata negra, fundador en 1985 de Viajes Eco, compañía especializada en viajes de empresas. Miguel Garrido de la Cierva (Madrid, 1960), presidente de la Confederación Empresarial de Madrid y vicepresidente de CEOE fue presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Madrid y de la Confederación Española de Jóvenes Empresarios. Ha sido miembro de la Junta Directiva de CEOE y de CEIM, donde además ha ocupado el cargo de secretario general. Asimismo, ha sido director gerente de la Cámara de Comercio de Madrid y ha tenido una amplia trayectoria política en el Gobierno madrileño: viceconsejero de Empleo, Economía e Innovación Tecnológica, consejero de Medio Ambiente y presidente del Canal de Isabel II. Además tiene una reconocida fama de gastrónomo. Es un hombre amable y educado, de formas impecables y muy combativo que tiene muy claro lo que significa ser la cara y la voz de las empresas que representa.

Finalmente las grandes empresas de Madrid, como El Corte Inglés, Santander o Acciona, están vacunando. ¿Cuál es el alcance de esta decisión? y ¿en qué se diferencia Madrid de otras autonomías?

Dentro de la colaboración que estamos teniendo con la Comunidad de Madrid a través del plan Sumamos, se han incluido muchas acciones de centros de diagnóstico, testeo, etc. y otras colaboraciones con empresas. Ahora se ha puesto en marcha la campaña de vacunación. La diferencia del acuerdo de la Comunidad de Madrid con otras es que aquí las empresas no sólo vacunan a los empleados, sino a toda la población. Cualquier ciudadano de Madrid puede pedir cita y solicitarlo en estas tres empresas. En otros lugares, como en la Seat de Cataluña, se vacunó sólo a los trabajadores. Esa es la diferencia.

Pues el Gobierno inicialmente no era partidario de que se vacunara en las empresas. ¿Cómo se ha resuelto el tema?

En la pandemia, en muchas ocasiones lo que ha solicitado el Gobierno de Madrid primero fue absolutamente rechazado por el Gobierno de España para luego aplicarlo ellos. Sanidad dijo que no se podía consentir que se vacunara en las empresas y al final se han dado cuenta de que era un error. Esta es una colaboración altruista, absolutamente generosa, porque las empresas lo pagan todo. Al final se ha impuesto el sentido común.

¿Qué impacto tiene esta medida?

El impacto es importante porque los requisitos que se le han pedido a esas empresas es que vacunaran al menos a mil personas al día, y que estuvieran abiertas durante los meses de julio y agosto porque debido a las vacaciones del personal sanitario habrá mayor dificultad en los centros de vacunación y en los hospitales públicos.

¿Qué les quita el sueño a los empresarios madrileños?

A las empresas nos quita el sueño la rentabilidad. Necesitamos ser rentables para ser viables, y todo lo que dificulta la rentabilidad, como el aumento de la presión fiscal o la rigidez en los contratos nos perjudica y va en contra de lo que hace falta en estos momentos.

Tras finalizar el estado de alarma parece que la economía se está vitaminando y la recaudación de impuestos ha subido un 13%. ¿Hay razones para el optimismo?

Esta crisis ha tenido un origen única y exclusivamente sanitario, y sabíamos que cuando se fuera solucionado el problema y hubiera vacunas, iba a empezar la recuperación. La caída fue enorme y los crecimientos que se están produciendo ahora sólo compensan una parte de lo que perdimos, y todavía nos queda mucho camino por recorrer. La recuperación después del verano se producirá con cierta consistencia a pesar de los repuntes de contagios que estamos viendo. Otra cosa es que volvamos a conseguir la competitividad de nuestras empresas que teníamos en 2019, y en eso se tardará más.

Coyuntura: “La recuperación tras el verano será consistente pese a los nuevos repuntes de contagios”

¿Cuándo calcula usted que podríamos estar en cifras similares a las anteriores a la pandemia?

En CEIM no nos gusta hacer previsiones, primero porque en la pandemia todas las previsiones se equivocaron, y la caída fue mucho mayor que lo que cualquier analista pudo prever. Además, la recuperación va a depender de si se toman las medidas que la economía necesita para volver a ser competitiva. Los mensajes que estamos oyendo desde el Gobierno de España van en la dirección contraria, con lo que difícilmente podemos recuperar esa competitividad que nos permitiría un crecimiento.

¿A qué se refiere exactamente cuando habla de mensajes que van en la dirección contraria?

Me refiero a que se necesitan reformas para mejorar la productividad de las empresas españolas. En primer lugar, es fundamental la flexibilidad en el ámbito laboral para poder competir en un mundo globalizado. Esa flexibilidad laboral es muy importante para poder adaptar los costes que tiene la empresa con la producción que realiza. El empleo depende de que las empresas vayan bien y nos preocupan los mensajes que se están lanzando desde el Gobierno en la dirección contraria a la que se necesita y la que Europa pide.

Los sindicatos insisten en una derogación total de la reforma laboral. ¿Qué supondría ese escenario?

Una derogación total de la reforma laboral me parecería un disparate y supondría retroceder más de una década en la mejora de la competitividad de las empresas. Creo que sería un suicidio para todos.

Empleo: “Derogar la reforma laboral supondría retroceder una década en competitividad”

¿Los Ertes han sido una tabla de salvación o finalmente se están convirtiendo en Eres como se temía?

Los Ertes han cumplido una función importante para solventar un problema temporal, pero ahora los daños ya no son coyunturales, sino estructurales. Muchas de las empresas que tienen un problema de solvencia, y de liquidez, necesitan otras herramientas. Los Ertes han sido muy necesarios, han salvado muchas empresas y puestos de trabajo, pero ahora muchas empresas necesitan los Eres para seguir siendo competitivas y poder sobrevivir. Cuando se vuelva a la senda del crecimiento se podrá volver a crear empleo, pero por ahora hay que contener la sangría de empresas. Las cifras de concurso de acreedores son muy importantes porque a nivel nacional han aumentado en un 80%.

¿Qué le parece el nuevo Erte que propone la ministra de Trabajo que permitirá una reducción de la jornada laboral pero no se podrá despedir en seis meses?

Todo lo que sea limitar la libertad de gestión de un empresario es negativo, y esa fórmula de Erte que se propone ahora también lo es. El despido es una medida de ajuste que tiene efectos inmediatos negativos para el trabajador, pero pueden ser enormemente positivos para el conjunto de trabajadores de una empresa. Que por cuestiones ideológicas se limite la libertad empresarial y de gestión, y se imponga cómo gestionar los recursos humanos, me parece una barbaridad y muy negativo.

¿Cómo valora usted a la ministra Yolanda Díaz?

Creo que la ministra es una persona con un talante negociador, pero con unas ideas que yo no comparto, ni creo que sean positivas para lo que necesita España. Es una persona agradable, con la que se puede dialogar, pero sus planteamientos ideológicos son malos para España y para las empresas españolas.

Yolanda Díaz: “Los planteamientos de la ministra son malos para España y las empresas españolas”

Oiga, ¿los fondos europeos van a ser el maná que nos saque de la crisis o un arma electoral potentísima en manos del Gobierno?

Los fondos de reconstrucción son una apuesta europea que las generaciones futuras pagarán con sus impuestos. No son un maná ni un regalo del cielo, deben servir para transformar el tejido productivo y ser más competitivo. Que se pueda hacer un uso interesado, partidista o electoralista de esos fondos sería un gran error y además Europa no lo va a permitir. De momento, el Gobierno tiene una enorme opacidad sobre los mismos, no sabemos ni cómo ni cuándo van a llegar a las empresas españolas.

Usted ha sido muy crítico con Pedro Sánchez, acusándole de ofrecer privilegios a Cataluña frente a Madrid para contentar a los independentistas. ¿Es así?

Los hechos son contundentes, y en los últimos años las inversiones que se han derivado a Cataluña son muy superiores a las que se han hecho en el resto de España. Pedro Sánchez está contentando a sus socios independentistas. Eso es evidente. Estamos comprobando cómo en la mesa de negociación los partidos independentistas pretenden acotar competencias autonómicas de otras comunidades, concretamente de Madrid en materia fiscal, y eso es inaceptable. El Gobierno debería decir claramente que no va a negociar unilateralmente con Cataluña la financiación autonómica del resto de las autonomías . Nosotros vamos a ser muy beligerantes para defender los intereses de los madrileños.

¿La armonización fiscal que piden para Madrid es una forma de doblar el pulso a Isabel Díaz Ayuso porque gobierna el PP?

La armonización fiscal que se propone es un escándalo. Resulta bochornoso que quienes permanentemente están reclamando más competencias pretendan que se retire la autonomía fiscal a otras comunidades que están haciendo un uso eficiente de sus políticas fiscales. Pidiendo la armonización pretenden impedir que Madrid tenga políticas eficientes y valientes que han atraído mayor actividad, inversión y riqueza. Por otro lado, quieren que no se visualice que hay otra manera de gobernar, sin subir los impuestos.

¿Cree que ha habido una suerte de ‘madrileñofobia’ y de hostigamiento que, al final, ha reforzado electoralmente a Isabel Díaz Ayuso?

No sé si ha habido o no madrileñofobia, pero Isabel Díaz Ayuso y el Gobierno de la Comunidad de Madrid han demostrado de manera palmaria que se podía compatibilizar la lucha contra la pandemia con el fomento de la actividad económica. Ella ha ido muy por delante, no sólo del Gobierno de España, sino de la mayoría de las comunidades autónomas, incluso de las gobernadas por su propio partido y eso ha provocado que fuera un enemigo a abatir, porque otra vez dejaba en evidencia la gestión frente al relato.

Sea como fuere, desde La Moncloa se le sigue acusando de ‘dumping fiscal’, y quieren recuperar el Impuesto de Patrimonio, subir el de Donaciones y el de Sucesiones…

La experiencia de estos últimos años demuestra que con una presión fiscal más incentivadora de la actividad y menos invasiva, y confiscatoria, se genera más tranquilidad, más empleo, mayor crecimiento, recaudación y bienestar para los ciudadanos. En Madrid bajando los impuestos ha mejorado y mucho la calidad de vida de los madrileños, y además somos más solidarios con el resto de España que el resto

Fiscalidad: “En Madrid, la rebaja de impuestos ha mejorado, y mucho, la calidad de vida de los madrileños”

¿A usted que le han parecido los indultos? ¿Los condenados por el 1-O se han ido de rositas, como dicen algunos, o no?

Creo que es muy importante que se cumpla la ley, y que los hechos tengan consecuencias, porque la seguridad jurídica, y la certidumbre es fundamental para la inversión y para la actividad económica. Las leyes están para cumplirse, y no se debería beneficiar a quienes han transgredido gravemente la legalidad. Nosotros no estamos ni a favor ni en contra de los indultos que son competencia del Gobierno, pero nos parece muy negativo que se traslade la imagen de que delinquir sale gratis.

¿Es verdad que en el seno de la CEOE obligaron a Antonio Garamendi a rectificar cuando dijo que estaba a favor de los indultos?

Antonio Garamendi después de aquellas declaraciones, sin que nadie le presionara ni obligara, dijo que si todo el mundo había entendido una cosa distinta a la que él quería decir probablemente se había confundido e incluso pidió disculpas por la confusión que eso había provocado.

O sea, que el presidente de la CEOE no está a favor de esa medida de gracia…

Él ha dicho que estaba a favor de la normalidad en Cataluña, pero no de los indultos. Su aclaración fue suficiente y válida, y nosotros no tenemos ningún reproche que hacerle.

¿Es aceptable que la Generalitat haya creado un fondo de 10 millones para pagar las multas del Tribunal de Cuentas?

No conozco con detalle ese fondo y no me puedo pronunciar sobre su legalidad. Creo que no se puede hacer una mala utilización del dinero público y que todo se quede en nada. Si han decidido, en muchos casos, en contra de las recomendaciones de los propios servicios jurídicos de la Generalitat, seguir adelante con acciones que han supuesto una malversación de fondos públicos, pues lógicamente hay que rendir cuentas por ello.

El consejero de Economía de Cataluña Jaume Giró ya ha adelantado una hoja de ruta independentista rechazando el déficit fiscal, proponiendo la emisión de deuda, creando un banco público, etc. ¿Estamos en el día de la marmota?

La economía catalana y el conjunto de los ciudadanos han sufrido unas políticas identitarias muy alejadas del bien común, y eso ha provocado falta de seguridad y la salida de muchísimas empresas de allí. Todo lo que sea continuar con políticas que dificulten la convivencia es malo para los catalanes y para el conjunto de España.

¿Qué le ha parecido la afirmación de José Luis Escrivá sobre el ajuste de las pensiones para la generación del baby boom?

Ese es un tema enormemente complejo. Todos somos conscientes de que el modelo de financiación de las pensiones es insostenible, y que hay que acometer una reforma profunda para garantizar las pensiones de los futuros jubilados de España. Creo que falta valentía para afrontar el problema y la reflexión del ministro Escrivá tenía todo el sentido. Nosotros creemos que tiene que haber mecanismos de estabilidad para hacer viable el sistema, y esa es una negociación que se tiene que tomar por el conjunto de la sociedad española en el Parlamento, no entre los agentes sociales, porque eso no es nuestra competencia.

Dígame ¿el salario mínimo debe subirse este año como insiste Yolanda Díaz, o aplazarse al año próximo como piden Calviño y el propio presidente Sánchez?

Ahora lo que deberíamos priorizar es el empleo. Tenemos cerca de seis millones de personas sin trabajo, a quienes debemos darles oportunidades para trabajar, especialmente a aquellos que tienen más dificultad por tener una menor cualificación o por ser jóvenes y no tener experiencia. Volver a subir el salario mínimo en estas circunstancias puede tener un efecto negativo para el empleo en estos momentos.

Por último, dígame, ¿cómo se va a recuperar un sector que usted conoce bien como el de los bares, la hostelería y el turismo?

Creo que la pandemia está dando los últimos coletazos, y después del verano tendremos cierta tranquilidad para ir recuperando todo lo que hemos perdido en este tiempo. El turismo se va a recuperar, pero debemos aprovechar esta profundísima crisis para transformar el sector. En Madrid tenemos todo lo necesario para ofrecer una oferta turística de enorme calidad y valor añadido, y hay que caminar en esa dirección. En cuanto a la hostelería, gracias a las medidas que se han producido durante la pandemia ha permitido que muchas empresas puedan sobrevivir, y están en una mejor situación para volver a crecer porque muchas de ellas se han transformado. A medio plazo podemos ser optimistas en estos tres sectores porque en Madrid se han hecho las cosas bien.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class