Economia Plus

Historia de dos derrotas en la era Fridman: los minoritarios de Dia, condenados en la segunda ampliación de capital

El calvario de los pequeños accionistas cumple ya tres años en los que han sufrido ‘profit warnings’, la salida del Ibex35 y una opa, entre otras cosas.

Parece que Dia está condenada a repetir la historia con sus accionistas minoritarios, que poco a poco pierden poder y protagonismo. Más concretamente, desde la llegada del magnate Mikhail Fridman y su obsesión por diluir la participación en el accionariado de los más pequeños. Este lunes 31 de mayo, la cadena llevará a la junta de accionistas una ampliación de hasta 1.028 millones de euros.

Se trata del doble del importe anunciado inicialmente, a un precio de emisión, aplicable por igual a ambos tramos, de 0,02 euros por cada nueva acción (0,01 euros de valor nominal y 0,01 euros de prima de emisión por cada nueva acción).

Dos accionistas han levantado la voz para quejarse. El primero fue la sociedad luxemburguesa Naturinvest, titular del 4,01% del capital, que considera que los accionistas minoritarios salen altamente perjudicados por el efecto dilución de dicha ampliación cuando Dia ya no se encuentra en una situación de tensión que justifique tal descuento.

Mikhail Fridman, en una imagen de archivo.

Después, Western Gate Private Investments Limited (Western Gate), que ostenta una participación del 2,18 % en el capital social, también protestó. La sociedad considera que con estas condiciones, los accionistas minoritarios se verán obligados a ejercer sus derechos de suscripción, dado que si no lo hacen, materializarán la mayor parte de su pérdida.

Primera ampliación

Y aquí es donde la historia se repite, porque estas mismas quejas son las que lanzaron hace dos años con la primera ampliación de capital de Dia. Por aquel entonces, sus reivindicaciones parecían tener más eco, a pesar de que el ‘plan de B’ de algunos minoritarios aglutinados en la Asociación de Accionistas Defensores de DIA (AADD) no sirvió de nada puesto que la opa de Fridman salió adelante y el magnate se hizo con el 70% de las acciones.

Tampoco consiguieron frenar la ampliación de capital de 605 millones que se completó el 20 de noviembre de 2019. De hecho, ni siquiera cubrieron el tramo dirigido a ellos y Fridman elevó su participación aún más en la cadena de supermercados. En esta segunda ampliación, si no acuden, podría incluso llegar al 96% del capital.

Otro elemento que coincide en ambas ampliaciones de capital es la petición de ayuda a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para que defienda los intereses del pequeño accionista. En este caso, como ya pasó en el anterior, no parece que el regulador vaya a interferir en la ampliación de capital.

Los dos accionistas solicitan que se revise el precio de suscripción de 0,02 euros y la relación de canje correspondiente, que deberían ser más favorables para los accionistas minoritarios. También reclaman que examine el acceso de LetterOne al segundo tramo en el periodo de asignación adicional.

Con esta segunda ampliación, el calvario de los accionistas minoritarios cumple ya tres años. Un trienio por el que han sufrido profit warnings, la salida del Ibex35, una opa, una ampliación de capital, bajadas de rating y toda la reestructuración operativa y organizativa que se ha llevado por delante 780 tiendas de Dia en tan solo dos años.

De ahí que desde Western Gate consideren que la nueva ampliación de capital es “sumamente injusta para los accionistas minoritarios que ayudaron a la empresa a sobreponerse a un periodo decisivo y que ahora se enfrentan a estas condiciones altamente dilusivas”.

Segunda ampliación

Así, Dia ampliará capital por hasta un total de 1.028 millones de euros. De esta cantidad, según ha precisado el grupo, 769 millones provienen de la conversión de deuda en fondos propios y 259 millones de un tramo de caja para los accionistas minoritarios que deseen acudir a la ampliación.

La operación, que se espera que se cierre a principios del tercer trimestre, reducirá el apalancamiento de Dia en un 60%, fortalecerá su solvencia y mejorará su liquidez, según subrayó la empresa, que no tendrá que afrontar vencimientos significativos de deuda hasta finales de 2025.

Según ha resaltado el grupo, esta operación supone una “nueva inyección de liquidez”, que acelerará el proceso de transformación de la compañía, que desde julio de 2019 ha recibido más 1.600 millones de euros.

Adicionalmente, la operación incluye la extensión del vencimiento del préstamo sindicado de 902,4 millones de 31 de marzo de 2023 a 31 de diciembre de 2025 por parte de los acreedores sindicados.

Etiquetas
Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class