Economia Plus

Cómo invertir en oro para proteger el valor de tus ahorros (y beneficiarte de la fiscalidad)

La pandemia por Covid-19 embarcó al mundo en la recesión económica más intensa de las últimas décadas. Esta situación ha provocado que los gobiernos aumenten su deuda pública en pro de elevar sus paquetes de ayudas económicas y sociales. A la par, los bancos centrales han puesto en marcha su máquina de emitir billetes, reduciendo aun más los tipos de interés. Ahora, más de un año después, los fantasmas de la inflación han vuelto a escena, lo que de cumplirse disminuiría automáticamente el valor del dinero.

Ante esa situación son muchos los inversores que buscan invertir en valores descorrelacionados para proteger su dinero. En este sentido, “el oro ha demostrado a lo largo del tiempo que es un buen activo para diversificar las carteras de inversión”, señala Jonathan Capelo, asesor patrimonial en Portocolom AV. El experto afirma que el precio de este metal precioso está principalmente ligado a cuatro factores: dólar, tipos de interés, inflación y al sentimiento inversor. “El precio del oro está muy ligado al momentum del mercado y el escenario de reflación es un buen escenario para este metal“, indica Capelo.

Por su parte, Ned Naylor-Leyland, responsable de estrategia de oro y plata de Jupiter, muestra como el extraordinario nivel de gasto público y estímulos de los bancos centrales para la renqueante economía mundial sugieren que la caída de los rendimientos reales es inevitable. “Esta caída suele tirar al alza de los precios del oro y la plata, porque se considera que los metales monetarios ofrecen protección frente a la erosión del poder adquisitivo”, asegura.

El precio del oro ha aumentado una media de un 9,2% al año en euros desde 2015, en 2019 creció un 22,7% y en 2020, un 14,4%. Teniendo en cuenta estos datos, Gilles Seurat, gestor multiactivo de La Française AM, aunque no prevé que su rendimiento este año vaya a ser tan impresionante como el de 2020, cuando se revalorizó más de un 25% en términos de dólares, si se muestra positivo. “Muchos inversores, especialmente los minoristas, están preocupados por un posible aumento de la inflación, e históricamente, tienden a comprar oro para protegerse de la inflación, por lo que podríamos esperar flujos adicionales en el metal precioso este año”, comenta Seurat.

Sin olvidar, “que la política monetaria debería seguir siendo muy acomodaticia en Estados Unidos, lo que debería seguir aumentando la base monetaria rápidamente y contribuyendo a que el oro tenga un buen comportamiento en términos de dólares”, añade el experto de La Française AM.

Xavi San Miguel, director de inversiones de la EAFI BISSAN Value Investing, empresa presente en la plataforma de asesores de Finect, se muestra más escéptico. “De seguir los tipos de interés reales artificialmente bajos como hasta ahora, será necesario seguir lanzando nuevas medidas fiscales o monetarias, por lo que el oro puede seguir subiendo. Pero si los gobiernos empiezan a reducir sus medidas y permiten que el libre mercado haga su trabajo, puede suceder que los tipos de interés se normalicen al alza y el oro sufra mucho”, afirma. Y añade, “si no hay ninguna medida suficientemente clara en una u otra dirección, el oro seguirá un patrón lateral durante cierto tiempo. Pero dejemos que el mercado nos guíe primero antes de tomar posiciones”.

Por el contrario, Santiago Gil Luezas, socio director de Personal Family, presente también en la plataforma de asesores financieros de Finect, si piensa que sea un buen momento. “El oro es un activo refugio que suele revalorizarse cuando hay incertidumbre en los mercados, y está en alza debido a la fuerte revalorización de los últimos meses y la sensación de que puede haber una cierta sobrevaloración tanto en la renta variable como en la fija. Si a esto le añadimos la creciente rumorología sobre un fuerte incremento de la inflación, diríamos que se dan todas las circunstancias para que sea un momento adecuado para la inversión en oro”, resume.

La mejor manera de invertir

A pesar de ello, Gil Luezas no es partidario de dedicar una parte importante de la cartera a este activo, “máximo 5-10% si el cliente nos lo solicita. Es un activo con gran volatilidad. Y creemos que la subida de la inflación puede ser un tema coyuntural”, argumenta. Pero ¿cuál es la mejor manera de invertir en este activo?

Hay diferentes alternativas para invertir en oro. Se puede hacer a través del oro físico o del oro papel. “En este último caso, existen diferentes formas para hacerlo y no toda la oferta está respaldada por oro físico, lo que lo convierte en un producto arriesgado”, presenta Tomás Epeldegui, director de Degussa Metales Preciosos. Cuando se invierte en oro a través de productos financieros se está invirtiendo en el devenir de su precio, pero no se posee el metal precioso, y, en su opinión, se asumen riesgos, como el de crédito del emisor, que están fuera de nuestro control.

“”Dado que uno de los principales atractivos de la inversión en este metal precioso es su valor intrínseco, eso es algo que solo podemos conseguir cuando adquirimos oro físico, que pasa a nuestras manos”, afirma Epeldegui. Otra parte positiva de la inversión en oro físico es su fiscalidad especial, al estar exento de pagar IVA, de acuerdo con la legislación europea. Para ello, los lingotes o láminas de oro de ley igual o superior a 995 milésimas de más de dos gramos. Además, en el caso de las monedas de oro, deben ser de ley igual o superior a 900 milésimas, estar acuñadas con posterioridad al año 1800, ser o haber sido de curso legal en su país de origen, comercializadas habitualmente por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro contenido en ellas, y estar incluidas en el ‘Diario Oficial de la Unión Europea’.

Sin embargo, en opinión de Xavi San Miguel, los fondos de inversión son el mejor vehículo de inversión para tener exposición al oro, bien sea a través de derivados o en empresas mineras. Y más en concreto en esta segunda opción. “Preferimos comprar fondos que invierten en empresas mineras de oro y plata. Su comportamiento es como una espada de doble filo, si el oro o la plata se comportan al alza, ellos suben de forma muchísimo más acelerada. Y viceversa”, resume. “La exposición en oro físico es extremadamente costosa por costes transaccionales y de almacenamiento, a todas luces es mejor mediante derivados o acciones de mineras”, añade

Gil Luezas, por el contrario, aunque la inversión en fondos le parece más versátil, se muestra abierto a ambas opciones. “En fondos no hay gran oferta y principalmente encontraremos fondos que invierten en oro a través de participar en empresas mineras, que, aunque estén muy correlacionadas, no es exactamente invertir en el metal, pero siempre nos ofrecen gran variedad y flexibilidad en la reestructuración de carteras”, indica. Pero si el importe a invertir no es suficiente para tomar posiciones en un fondo se puede optar por otros tipos de entrada, incluso, “por la compra de oro físico, tan de moda ahora, con empresas dedicadas a ello que te lo facilitan y lo custodian”. “Habría que estudiar cada caso y preferencias del cliente”, añade.

Entre los fondos que Luezas recomienda a sus clientes si quieren tomar posiciones en este metal, se encuentra el Ninety One Global Strategy Fund – Global Gold Fund A Acc EUR Hedged y el DWS Invest Gold and Precious Metals Equities LC. El primero, pierde un 9,45% en 2021, y en 2020 cayó un 6,95%. Mientras que el segundo, de mayor trayectoria, suma un 1,23% este ejercicio y logró un alza del 16,97% en 2020. A más largo plazo, aporta una rentabilidad del 18,89% a tres años y del 7,15% a cinco años. A 10, pierde un 2,09%.

En el caso de optar por el oro físico, Epeldegui advierte que lo importante es acudir a un establecimiento acreditado que tenga el sello de la London Bullion Market Association (LBMA), la asociación de profesionales del mercado que operan con oro y plata más importante del mundo. Eso sí, el experto de Degussa recomienda diversificar la compra en varias piezas. “De esta manera, si en un momento dado necesitamos liquidez y tenemos que vender el metal precioso, no estaremos obligados a desinvertir más de lo necesario”, aconseja, e insiste en que siempre es un buen momento para invertir en oro si lo que buscamos es un depósito de valor a largo plazo. “Hacerlo de forma recurrente nos ayuda a promediar el precio”, finaliza.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class