Deporte

Wimbledon no se jugará este año

Dentellada a dentellada, el coronavirus sigue devorando el curso del tenis, que ahora pierde su torneo más carismático. Este miércoles, la organización de Wimbledon anunció que no se celebrará la edición de este año, programada del 29 de junio al 12 de julio, y que regresará en 2021, del 28 de junio al 11 de julio. Después de varias semanas analizando la situación y barajando distintas posibilidades, el major británico decidió finalmente cancelar el evento a causa de la expansión de la Covid-19, convirtiéndose de esta forma en el primer Grand Slam que oficialmente no se disputará. La gira de hierba, pues, también se va al garete, ya que la ATP y la WTA informaron de que ambos circuitos quedan congelados hasta al menos el 13 de julio.

Hace dos semanas Roland Garros anunció que trasladará la cita de mayo a septiembre, en una maniobra unilateral. Por el contrario, Wimbledon ha tomado la decisión después de haberse puesto en contacto con los principales entes: la Federación Internacional de Tenis (ITF), ATP, WTA y los otros tres grandes. En el All England Lawn Tennis & Croquet Club estudiaban distintas opciones, pero en ningún caso valoraban disputar el torneo sin público y el horizonte sigue siendo complicado. La epidemia también castiga con fuerza al Reino Unido —el primer ministro, Boris Johnson, dio positivo— y la mudanza a otra fecha también ha sido descartada, dada la incertidumbre.

“Lo más importante es la salud y la seguridad de todos”, señaló la organización en el comunicado, emitido a las cinco de la tarde. “Hemos tenido en cuenta una serie de consideraciones relacionadas con las preocupaciones provocadas por las reuniones masivas y la tensión sobre los servicios médicos y de emergencia, así como las restricciones de movimientos y viajes tanto en el Reino Unido como en todo el mundo”, sigue la nota. “Con la probabilidad de que las medidas del Gobierno continúen durante muchos meses, debemos actuar de manera responsable”, agrega.

Wimbledon es el torneo más antiguo de la historia del tenis. Nació en 1877 y desde entonces solo se detuvo durante las dos Guerras Mundiales: de 1915 a 1918, primero y de 1940 a 1945, después. Es decir, será la undécima vez que no se celebre, la primera después de 75 años de competición ininterrumpida. El año pasado, Novak Djokovic y Simona Halep fueron los campeones. Y el suizo Roger Federer, ocho veces campeón en el jardín sacro del tenis, reconoció estar “devastado” a través de sus redes sociales.

Antes de que se anunciase la cancelación de Wimbledon, el tenis había anunciado la suspensión del circuito, tanto el masculino como el femenino, hasta el 7 de junio. Una fecha en la que, en realidad, nadie confiaba. De esta forma, son ya 36 los eventos que han desaparecido del calendario de una temporada completamente desfigurada, que arrancó con el triunfo de Novak Djokovic en el Open de Australia y que ahora vislumbra borroso el futuro a medio plazo. La esperanza de los rectores es poder reanudar la marcha tras el verano, con el US Open como nuevo punto de partida, pero todo dependerá de la evolución de la pandemia.

El grande estadounidense arranca teóricamente el 31 de agosto y finaliza el 13 de septiembre, pero se desconoce cuál será la situación entonces tanto a nivel internacional como en el propio país, el que mayor número de personas infectadas registra y en el que la pandemia comenzó a expandirse más tarde. De momento, la Federación Estadounidense de Tenis (USTA) dejó claras sus intenciones, al emitir un comunicado nada más conocerse la cancelación de Wimbledon en el que dice mantener la fecha de este año.

Mientras tanto, el entorno profesional es muy escéptico. “Creo que el regreso del tenis este año va a ser difícil. Nuestro deporte se basa en viajes globales y creo que por eso es probablemente el último que volverá. Los deportes que tienen un enfoque nacional están en una posición más sólida”, manifestó al diario The Age el director ejecutivo de Tennis Australia, Craig Tiley. “Hay que fijar una fecha límite en la que tanto la ATP como la WTA decreten un año en blanco”, demandó en el deportivo L’Èquipe el consejero delegado del Mutua Madrid Open, Gerard Tsobanian.

Y mucho más gráfica se mostró la exjugadora Amelie Mauresmo, campeona en Australia y Wimbledon, en 2006: “Creo que tendremos que trazar una línea en la temporada 2020. Circuito internacional = jugadores de todas las nacionalidades más directivos, espectadores y personas de los cuatro rincones del mundo. Sin vacuna = sin tenis”.

Hasta ahora, el circuito se ha visto obligado a suspender los torneos mixtos de Indian Wells, Miami, Madrid, Roma, Roland Garros y Wimbledon. La ATP, además, ha eliminado Houston, Marrakech, Montecarlo, Barcelona, Budapest, Múnich, Estoril, Ginebra, Lyon (tierra), Stuttgart (hierba), s-Hertogensbosch, Queen’s, Halle, Mallorca y Eastbourne; y la WTA, organizadora del femenino, ha tenido que prescindir de Monterrey, Lyon (dura), Guadalajara, Charleston, Bogotá, Stuttgart (tierra), Estambul, Praga, Estrasburgo, Rabat, Bol, Nottingham, Birmingham, Berlín y Homburgo.

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class