Portada » Un año sin fútbol en el Bernabéu: la visión de Florentino, el Di Stéfano… y el drama de los negocios que están junto al estadio
Deporte

Un año sin fútbol en el Bernabéu: la visión de Florentino, el Di Stéfano… y el drama de los negocios que están junto al estadio

Spread the love

Nadie podía imaginar que cuando el 1 de marzo de 2020, a las 23.17 horas, los focos del Santiago Bernabéu se apagaron, ya no se volverían a encender. Aún retumbaba en la grada el último rugido de la afición del Real Madrid, que llegó con el gol de Mariano en ese Clásico que ganaron los blancos por 2-0 y que sirvió de despedida de una afición y de unos jugadores que no han vuelto a pisar el templo madridista. Ninguno lo sabíamos. La pandemia del Covid-19 paró el fútbol y se cerró el Bernabéu. De aquello ha pasado un año y el balón ya no rueda en el Paseo de la Castellana, sino en Valdebebas.

El Clásico y el gol de Mariano, tras el tanto de Vinícius, es el último recuerdo que tendrán los socios y los jugadores del Madrid del antiguo Bernabéu. Diluviaba aquella noche en Madrid en la que las conversaciones sobre el coronavirus empezaban a estar presentes en la previa del partido. Acudía Cristiano Ronaldo a uno de los palcos del estadio aprovechando, precisamente, que en Italia se había suspendido su partido por ese extraño virus que había empezado en China y que empezaba a sembrar el pánico en el norte de Italia. Nadie imaginaba sin embargo lo que vendría.

EL ESTADO DE ALARMA DIO PASO AL ACELERÓN EN LAS OBRAS

El 14 de marzo, Pedro Sánchez declaró el Estado de Alarma mediante la publicación del Real Decreto 463/2020, España se confinó y el fútbol, como todos los sectores no esenciales, se paró. No así el de la industria, que provocó que las grúas y las acciones en los exteriores y en el interior del Santiago Bernabéu se multiplicaran. No hacía falta ser un genio para darse cuenta que los aficionados tardarían en volver al fútbol y el Madrid, gracias a otra visión de Florentino Pérez, decidió volcarse en la remodelación de su estadio, “una de las obras civiles más emblemáticas de España”, señala. Sólo en el peor momento de la primera ola, en el período del 30 de marzo al 13 abril, siguiendo las órdenes del Gobierno para paliar la crisis sanitaria, se pararon las obras y el estadio quedó totalmente en silencio.

Desde ese 14 de abril, más de 700 obreros acuden a diario al Santiago Bernabéu para convertir el estadio del Real Madrid en el mejor del mundo. Una reforma sin precedentes que, junto a la prohibición de público en las gradas, ha movido el fútbol al Alfredo di Stéfano de Valdebebas y está permitiendo hacer las obras con mayor flexibilidad y velocidad. El ruido de los goles y de la afición ha dejado paso al estruendo de los camiones, las grúas y las tuneladoras. Por el Bernabéu ya no pasan desde hace un año los futbolistas, sino obreros que ahora mismo trabajan en más de 20 líneas distintas de actuación en todo el estadio. Por el cielo vuelan cerchas y vigas que pesan toneladas. Y el equipo, mientras, se juega los títulos en Valdebebas, con todo lo que ello supone…

EL DI STÉFANO, LA NUEVA CASA DEL REAL MADRID

El 14 de junio de 2020 comenzaba la andadura del Madrid en el Di Stéfano. Una aventura cargada de dudas sobre el impacto que tendría el nuevo escenario en el rendimiento del equipo. Más allá de ser la decisión lógica para dar rienda suelta a las obras del Bernabéu aprovechando la prohibición de público en los estadios, el Madrid era junto al Levante (que ya ha vuelto al Ciutat) el único equipo que abandonaba su hábitat natural en el regreso del fútbol.

Pero el cambio en lo deportivo no tuvo consecuencias negativas. Todo lo contrario. El Di Stéfano fue un fortín en la remontada liguera, primero, y finalmente el escenario del alirón blanco. Seis partidos, seis victorias. La última ante el Villarreal el 16 de julio que le daba al Madrid el título de Liga. El equipo pasó de un 55% de victorias en el Bernabéu esa temporada (10 de 18 partidos como local) al 100% en el Di Stéfano.

Esta campaña el Di Stéfano perdió su ‘magia’ y ya conoce la derrota en varias ocasiones (4), pero aun así el porcentaje de victorias del Madrid como local (80%) es el segundo mejor de las últimas seis temporadas, sólo superado por el 88% de la 15-16. En total ya son 20 partidos en ‘exilio’ de Valdebebas, con un balance de 16 victorias, cuatro derrotas, 40 goles a favor y 12 en contra.

DERBI, PERO NO CLÁSICO

Por el Di Stéfano ya han pasado 14 equipos de la Liga, algunos en dos ocasiones (Valencia, Getafe y Alavés). Ha habido un derbi, pero no un Clásico. Barcelona, Elche, Betis, Osasuna, Sevilla y Real Sociedad (el próximo visitante) son los únicos que todavía no han pasado por Valdebebas donde, por cierto, el Madrid aún no ha empatado. El 10 de abril pasará el Barcelona por un estadio que también está disfrutando de la Champions. Quién se lo iba a decir a don Alfredo, que ese estadio que lleva su nombre y que él mismo inauguró hace 15 años, escucharía el himno que tanta gloria ha dado al conjunto blanco.

En el capítulo de goleadores, el Di Stéfano es el jardín de Benzema, que lleva 15 goles en el improvisado estadio. Han marcado 12 jugadores más, con Ramos y Asensio empatados a cuatro dianas como perseguidores a distancia del 9 blanco. A Courtois tampoco le ha ido mal. Lo ha jugado todo en el Di Stéfano y sólo ha encajado 14 goles, dejando la portería a cero en 11 ocasiones de los 20 partidos disputados (55%).

UN DI STÉFANO CINCO ESTRELLAS

Pero el Madrid no se mudó al Alfredo di Stéfano de la noche a la mañana. El club blanco se lo tuvo que trabajar en LaLiga y en la UEFA, hasta obtener todos los permisos. Fue más sencillo obtener el OK en España que en Europa, donde son mucho más exquisitos a la hora de autorizar campos. Pero en un tiempo récord, y con la lógica inversión, el Madrid convirtió el estadio del Castilla en un recinto cinco estrellas.

Con una inversión que superó los tres millones de euros, el Madrid instaló un nuevo grupo electrógeno para que la iluminación en Valdebebas fuera la misma que en el Bernabéu. Desaparecieron las sombras en las retransmisiones de televisión y poco a poco el Di Stéfano se iba adaptando a las necesidades del primer equipo. El césped, que siempre estuvo perfecto, se convirtió en una fotocopia del que había en el Bernabéu y hasta se instaló una calefacción en la grada y se levantó un centro de prensa para las noches de Champions. La UEFA quedó impresionada con las instalaciones del Madrid y dio el OK a la aventura europea del Madrid en el que ya es el estadio más pequeño de la historia de la competición. “Nos resulta especialmente emocionante que el estadio que lleva el nombre del mejor jugador de todos los tiempos sea la casa del primer equipo en estas circunstancias tan complejas y tan difíciles”, dijo Florentino Pérez en su sentido mensaje a los socios durante la última Asamblea de socios, en el mes de diciembre.

En Europa, el Madrid ha disputado tres partidos con un balance de una derrota ante el Shakhtar y dos victorias, ante el Inter y el Gladbach. Pese a que el Di Stéfano se estrenó con un partido perdido, se remontó la situación y el estadio de Valdebebas pudo asistir a su primera gran noche europea, curiosamente ante el Borussia Moënchengladbach, el equipo ante el que se vivió una de las noches más grandes en la historia del Bernabéu. Esta vez sin gente en la grada, pero con la obligación de ganar para no quedarse fuera de Europa en la primera fase, los de Zidane firmaron uno de sus mejores partidos de la temporada y vencieron por 2-0 a los alemanes. La Atalanta será el siguiente rival en la Liga de Campeones.

UNA CRISIS QUE GOLPEA A TODOS LOS SECTORES

El cerrojazo del Bernabéu por la pandemia está permitiendo acelerar las obras, pero ni mucho menos es una buena noticia la mudanza al Di Stéfano desde el punto de vista económico. Como les sucede a todos los clubes de Europa, especialmente a los que tienen los estadios más grandes, la puerta vacía está haciendo mucho daño a las cuentas del Real Madrid.

El impacto por el Covid superó los 100 millones de euros en pérdidas por parte del Real Madrid, tal y como viene recogido en el informe económico anual del Real Madrid. En el caso del estadio, además de los ingresos no recaudados por los partidos a puerta cerrada, el club procedió a la devolución del 25% del importe anual de las cuotas de abonos y de los contratos de clientes de las áreas de hospitalidad. Tampoco pudo el Madrid girar el cobro con fecha de 30 de junio, como se hacía cada año, de las cuotas de los abonos de la temporada 20/21, que se va a disputar en su totalidad a puerta cerrada, con el pertinente impacto financiero que va a tener.

“Igualmente, con motivo de la situación sanitaria, se han visto afectadas con reducción de ingresos las actividades comerciales del club, tanto de manera directa en actividades como el Tour y la tienda del Bernabéu, que fueron cerradas a mediados de marzo (ya están operativas de nuevo, aunque con un flujo de clientes muchísimo menor), como de manera indirecta en actividades de merchandising gestionadas por terceros tanto en España como en el mundo. En el caso de los patrocinadores, el impacto ha sido básicamente financiero debido a los aplazamientos de pago de los contratos concedidos por el club a solicitud de determinados patrocinadores que han visto afectadas sus actividades operativas experimentando dificultades de liquidez”, señala el Madrid en su informe económico.

En cuanto a las obras del estadio, la crisis no afecta a la evolución del mismo, ya que el Madrid aprobó en abril de 2019 el cierre de la financiación del proyecto de remodelación, con un crédito de 575 millones de euros, a un plazo de 30 años y un interés fijo de 2,5%. Un crédito, además, que no se empieza a pagar hasta 2023, cuando las obras ya estarán acabadas y se empezará a poder explotar los recursos del estadio en su totalidad. Mientras, el pago de las obras se va sufragando con este crédito que el Madrid está recibiendo en tres tramos de disposición: 100 millones de euros en julio de 2019, 275 en julio de 2020 y 200 millones en julio de 2021.

EL DRAMA DE LOS BARES Y LOS NEGOCIOS JUNTO AL ESTADIO

Sin público, sufre el Madrid y sufren todos los bares, los restaurantes y negocios que se encuentran junto al estadio y que multiplicaban sus ingresos los días de partido. A ellos les ha golpeado el Covid por partida doble, porque a las restricciones se ha unido la mudanza a Valdebebas del Real Madrid… y el engorro de las obras. “Nosotros ya ni abrimos los días de fin de semana, no merece la pena”, cuenta Antonio Pérez Moreno, del restaurante Más Jamón, ubicado en el Paseo de la Castellana y sitio de referencia los días de partido. “Estamos sufriendo mucho, necesitamos que el público vuelva cuanto antes. Y menos mal que al menos Ayuso nos deja luchar en el día a día, pero la situación es dura sin hoteles, con la gente de los ministerios teletrabajando… Y luego ya sin fútbol, imagina”.

Espera Antonio, eso sí, que la situación mejore y que el público vuelva pronto. “La esperanza está en la vacuna, en que vuelva pronto el público. Es lo único que nos puede hacer remontar la situación ahora mismo. Y, por supuesto, que se acaben las obras cuanto antes, que aceleren. A ver, el nuevo Bernabéu nos va a dar muchísimo, porque esta zona se va a revalorizar mucho más. A nosotros el nuevo Bernabéu nos viene muy bien. Yo me quedo hipnotizado mirando las obras, las grúas, las cerchas subiendo… es espectacular”.

Nieves Domingo, sin embargo, no es tan optimista. Es la dueña del quiosco que está ubicado en la calle Concha Espina número 6, justo enfrente del estadio. Y la situación para ellos es “dramática”, principalmente por las obras. Están sufriendo.

Para el negocio de Nieves, es el peor momento. “Se ha juntado todo, el Covid y esto. Tampoco hay turistas que antes venían al tour del estadio y nos dejaban algo, ahora no hay nada porque la gente no viene al Bernabéu…” ¿Mejorará la situación cuando acabe las obras? “Mejor estaremos, pero no sabemos cómo nos va a afectar el nuevo Bernabéu. Igual ponen 30 quioscos dentro del estadio, en el centro comercial, y es aún peor… Yo de verdad que no lo sé…”, dice Nieves, que ha echado de menos un poco de cariño: “Nadie del Madrid se ha acercado nunca a preguntar cómo estamos y somos muchos los pequeños negocios los que lo estamos pasando mal por culpa de sus obras… Los que estamos justo al lado estamos sufriendo mucho”.

Etiquetas

Añade un comentario

Pulsa aquí para comentar

Mercedes Benz
The new Mercedes-Benz C-Class